> English
> Français
> Italiano
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Aprende a orar | sección
Evangelio meditado | categoría
Solemnidades y Fiestas Ciclos A, B,C | tema
Autor: P Juan Pablo Menéndez | Fuente: Catholic.net
La anunciación de Jesús
Lucas 1, 26-38. Solemnidad de La Inmaculada Concepción. Madre, ayudanos a decir "si" a Dios.
 
La anunciación de Jesús
La anunciación de Jesús
Lucas 1, 26-38


Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin». María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?» El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios». Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y el ángel dejándola se fue.


Reflexión

La Sagrada Escritura está llena de anuncios, de mensajes de parte de Dios a los hombres. Desde aquel que recibió Abraham, para salir de su tierra o el de la concepción de Isaac por parte de su estéril mujer Sarah. Con el pasar del tiempo, a través de la historia de patriarcas y profetas y hasta el último de sus heraldos, que será Juan Bautista, se diría que Dios no ha dejado de comunicarse a los hombres. La Anunciación a María es sin lugar a dudas un anuncio único e irrepetible, el mensaje al que toda esta historia milenaria tiende, y del cual todo el porvenir depende.

Cuando el hombre anuncia algo, sobre todo si lo considera importante, suele hacerlo llamando la atención o provocando la curiosidad. Tal vez estamos un poco saturados de recibir correo con su implacable carga publicitaria o a sufrir la decepción que conlleva estar demasiado pendientes de los medios de comunicación. ¡Qué diferentes son los anuncios de Dios! Son personales porque tocan la intimidad más profunda del alma. Llegan para traer la paz, la alegría y la felicidad. Porque Dios busca la realización del hombre, pero ni fuerza ni obliga. Sus anuncios se presentan como una propuesta y una invitación. María recibió el más excelso de los mensajes que se podía haber recibido: ser Madre de su Hijo. A Ella el mérito de haber dicho “Sí”, sin apenas conocer qué implicaba.

A nosotros nos toca dar nuestros propios “síes” cuando Dios nos busca y nos llama. Sin ángeles, pero con no menos objetividad, Dios nos invita a seguirle cada día, a aceptar su voluntad, a buscarla y a ver su mano en las cosas y circunstancias personales de la vida. Con pequeños y cotidianos “síes” se preparó María para dar el “Sí” definitivo, pues había abierto su corazón a las inspiraciones de Dios. Ábramos también el nuestro para recibir esos “anuncios” de Dios.







 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro de círculo de oración
Mapas Mapa de Aprende a orar
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Aprende a orar
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
Evangelio meditado
Ciclos A B C
Solemnidades y Fiestas Ciclos A, B,C
Adviento
Cuaresma y Semana Santa
La Pascua de Resurrección
Tiempo Ordinario
Parábolas de Jesús
Milagros de Jesús
Reflexión diaria
Habla con Dios
Cambia tu vida
Devocionario
Libros de meditación y oración
 
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la sección
Acompañamiento y ayuda espiritual. Dudas acerca de la oración y la vida espiritual en general; problemas de fe y de cuestiones morales y éticas. En general, cualquier duda acerca del desarrollo espiritual y apostólico en tu vida
Ver todos los consultores
Apoyan a la sección
Buscadores del Reino
Adoración Real, Perpetua y Universal al Santísimo Sacramento
Asociación Cultural Salvadme Reina de Fátima
María Visión
Espacio Sagrado

Ver todas las alianzas que apoyan a la sección

Eventos
Ejercicios Espirituales Ignacianos
Estricto retiro espiritual
Ver todos los eventos

Encuesta
El Taller de oración interactivo de Catholic.net me ha servido para:
Cambiar el concepto que yo tenía de la oración
Controlar mejor mis pensamientos e imaginación durante la oración
Cuidar el tiempo, el lugar, la postura y el contenido de mi oración
Dedicar más tiempo a la oración
Darle una mayor importancia a la oración en mi vida
No me ha servido para nada
No conozco el taller de oración de Catholic.net
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro de círculo de oración
¡Participa!
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red