> English
> Français
> Italiano
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Secciones  |  Comunidades  |  Servicios  |  Opiniones  |  Alianzas  |  Mapa del sitio
Documentos de apoyo | Base documental de Catholic.net

Catequesis sobre la Confirmación

Autor: Excmo. Sr. Obispo Javier Navarro Rodríguez
El sacramento de la confirmación es la investidura de una misión a favor de la Iglesia y del mundo.
Indice:
• Introducción general
Introducción catequesis sobre confirmacion
1.- Jesús nos confía la vida
2.- Dios regala su Espíritu para la vida en abundancia
3.- En la Confirmación Jesús marca con su Espíritu
4.- Jesús da vida a la comunidad por su Espíritu
5.- Catequesis para papás y padrinos
6.- SIGLAS UTILIZADAS

Catequesis sobre la Confirmación
Autor: Excmo. Sr. Obispo Javier Navarro Rodríguez

Introducción catequesis sobre confirmacion



El diálogo que Dios entabla con nosotros por medio de los sacramentos es un diálogo transformador, vivificante. A quienes toman en serio ese diálogo, se les va transmitiendo la vida de Dios. Debemos cuidar, fortalecer y nutrir esa vida, poderosa en sus raíces, pero frágil y amenazada constantemente.

El sacramento de la confirmación es para cada fiel cristiano la plena investidura de una misión a favor de la Iglesia y del mundo.

Podemos llamar cristiano adulto a quien sabe a asumir sus responsabilidades en el seno de la Iglesia y toma parte activa en la edificación del Reino de Dios. Por la efusión del Espíritu Santo, el creyente que ha recibido el sacramento de la Confirmación hace un altar en cualquier actividad de su vida diaria. Sobre ese altar él se une al sacrificio de Cristo para introducir en el mundo el amor del Padre. Así, el Espíritu se manifiesta en el cristiano a través del testimonio activo y lo hace progresar hacia la Eucaristía, culmen del misterio pascual, con las manos ricas en dones de alabanza.

Por la Confirmación, el Hijo encarnado de Dios nos comunica la misma misión que el Padre le dio a El: dejarnos guiar por el Espíritu Santo, para hacer visible en este mundo su amor infinito.

PRESUPUESTOS PASTORALES A TOMAR EN CUENTA

La Confirmación es un sacramento íntimamente unido al del Bautismo.
Es una especie de desdoblamiento de éste para significar de que se trata de un bautismo en el mismo Espíritu con el que fue ungido Jesús. ¨ El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido para que dé la buena noticia a los pobres (Lc. 4, 18). La unción de Jesús, en continuidad con la unción de los reyes del Antiguo Testamento, le capacita para ser el defensor y el salvador de los pobres (ver Sal 72, 1-75). El comunica su mismo Espíritu a los Apóstoles en Pentecostés (ver He 2, 4). Y ellos, a la vez, lo comunican a los creyentes.

Es tarea de la catequesis el subrayar esta conexión bautismal de la Confirmación.

El sacramento de la Confirmación implica la participación activa en la dinámica comunitaria y misionera de la Iglesia.

Esto implica que la comunidad sea capaz de hacerle un lugar al confirmado, de reconocer la acción del Espíritu Santo en él, de darle voz y responsabilidades en el interior de la comunidad, de escucharle y valorar sus aportaciones.

Participación en el compromiso misionero, que exige que la comunidad no esté cerrada sobre sí misma, sino que viva abierta al mundo para que el don de Dios, que hay en ella, llegue a la vida de todos.

El sacramento de la Confirmación comunica en plenitud al Espíritu Santo, que es el Espíritu de los tiempos nuevos y ahora debemos ser testigos de Cristo en la Iglesia y el mundo.

Se trata del Espíritu que impulsó a Jesús a anunciar el Evangelio a los pobres y a liberar a los cautivos. No se puede reducir la acción de este Espíritu a un ámbito intimista e individual. Su ámbito de acción es la realización en la historia del Reino que Jesús anunció, y hace surgir comunidades en que la justicia y la comunión no son sólo la promesa de un futuro, sino una realidad presente y creciente. Todo lo que hay de justo y de bueno en la Iglesia, procede de la acción de ese Espíritu.

El Espíritu Santo impulsa una praxis nueva a favor de la justicia, tanto en el bautizado-confirmado como en la comunidad eclesial.

Los signos que confirman la presencia de la vida nueva de Dios en el mundo son las obras de la justicia al servicio del amor. Obras que nacen del Espíritu de Jesús que impulsa a la construcción del Reino.

Es muy conveniente que se haga una fuerte promoción en torno al sacramento de la Confirmación.

Sobre todo durante 1998 en que, como preparación al Gran Jubileo de la Encarnación, reflexionaremos de manera especial en torno a este sacramento.

Es un tiempo oportuno para preparar a quienes por distintas circunstancias se han rezagado (jóvenes y adultos) en la celebración de su confirmación, por lo que las comunidades parroquiales pueden realizar diversas acciones para integrarlos a grupos de catequesis en vistas a la celebración de este sacramento, ya que todos los fieles estamos obligados a confirmarnos en la edad oportuna (ver CDC 890).

La Confirmación se administrará en la edad de la adolescencia.
Es muy importante el hacer eco a la practica pastoral de los obispos de la Región Pastoral de Occidente quienes ya no administran este sacramento a niños, aspecto que en nuestra diócesis se expresaba desde hace tiempo en las conclusiones del II Sínodo Diocesano (ver II SDG disposición 21) y que en varias ocasiones nuestro Cardenal y Arzobispo nos ha invitado a celebrar después de los 12 años de edad.

Las parroquias organizarán una adecuada y consciente catequesis sobre la confirmación.

Las comunidades parroquiales deberán organizar cursos de catequesis sobre la Confirmación en los que los futuros confirmados sean convenientemente instruidos (ver CDC 889.2; II SDG disposición 21), en esta catequesis la responsabilidad de los fieles sean bien preparados y se confirmen en la edad señalada es, principalmente, de los padres de familia y los sacerdotes, sobre todo los párrocos (ver CDC 890), quienes se apoyarán en el equipo de catequistas de la comunidad (ver CIC 1309).

Dicha preparación para la confirmación debe tener como meta conducir al cristiano:
a una unión más íntima con Cristo, a una familiaridad más viva con el Espíritu Santo, su acción, sus dones y sus llamadas, a fin de asumir las responsabilidades apostólicas de la vida cristiana (ver CIC 1309).

A fin de suscitar en el confirmado:
el sentido de la pertenencia a la Iglesia, tanto universal como parroquial (ver CIC 1309).

“Es de desear que se realice una preparación profunda a este sacramento, que permita a los que lo reciben renovar las promesas del bautismo con plena conciencia de los dones que reciben y de las obligaciones que asumen. Sin una larga y seria preparación, correrían el riesgo de reducir el sacramento a pura formalidad, o a un rito meramente externo, o, incluso correrían el peligro de perder de vista el aspecto sacramental esencial, insistiendo unilateralmente en el compromiso moral” (Papa Juan Pablo II, Audiencia General, 1-IV-92).

Solemnizar la celebración del sacramento de la confirmación: “realizarla como un Pentecostés parroquial”.

La Confirmación se celebrará de ordinario en la propia parroquia a la que pertenezca el confirmado y con la participación de la comunidad cristiana. (ver II SDG disposición 13). En una comunidad real y personalizada, donde se conocen los rostros y los nombres de los confirmados y se tiene la capacidad de integrarlos en sus tareas evangelizadoras.

Es conveniente aprovechar la riqueza de los formularios para la celebración de la Confirmación, elegir los signos que parezcan más adecuados, resaltar y organizar en conjunto con los que se confirmarán con sus papás y padrinos el desarrollo de la celebración.

La conexión del bautismo con la confirmación se expresa, entre otras cosas, por la renovación de las promesas bautismales. y su celebración dentro de la eucaristía contribuye a subrayar la unidad de los sacramentos de la iniciación cristiana.

La celebración de la confirmación conviene realizarla como un Pentecostés parroquial. Es nacer de nuevo a la vida de Dios y Para Dios.

Metodología
Siendo adolescentes los destinatarios preferenciales de ésta catequesis , el ideal es seguir una metodología dinámica, motivadora, experiencial, participativa, transformadora y que los lleve a la integración con la comunidad parroquial. Llegar a una auténtica experiencia de Cristo y de su Iglesia, en la que predomine un ambiente de acogida, ya que algunos de los muchachos han estado parcialmente alejados de un proceso de educación en la fe.

Las sesiones siguen los pasos metodológicos que actualmente se practican en la catequesis de nuestra Diócesis que trata de responder al llamado que nos hace el documento de Santo Domingo en su número 119. VEAMOS, PENSEMOS, ACTUEMOS Y CELEBREMOS. En este caminar metodológico ha de integrarse el crecimiento de la fe en el proceso del crecimiento humano que muy fuertemente experimenta una persona durante su adolescencia.

“La Iglesia con su palabra y su testimonio debe ante todo presentar a los adolescentes y jóvenes a Jesucristo en forma atractiva y motivante, de modo tal que sea para ellos el camino, la verdad y la vida que responde a sus ansias de realización personal y sus necesidades de encontrar sentido a la misma vida”.

Lleno de Esperanza pongo en sus manos éstas “Catequesis sobre la confirmación”. En ellas se encuentran los esfuerzos por lograr a las puertas del tercer milenio, una catequesis que nos lleva a acompañar el crecimiento de los creyentes hacia una madurez en la fe y hacia una clarificación de su identidad cristiana.

En este año jubilar que la Iglesia entera ha dedicado al Espíritu Santo y en que también celebramos un caminar diocesano, a lo largo de 450 años, confiamos nuestros trabajos por lograr una catequesis que atienda todas las edades y circunstancias de la vida de los creyentes, a Jesucristo Nuestro Señor, a Nuestra Señora de Zapopan y a nuestros Beatos y Mártires. Que ellos nos acompañen siempre en éste caminar hacia el Señor.




.
 Ver otros documentos de apoyo
 Indice del documento
 Siguiente capitulo:
 Jesús nos confía la vida
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red