> English
> Français
> Italiano
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Secciones  |  Comunidades  |  Servicios  |  Opiniones  |  Alianzas  |  Mapa del sitio
Documentos de apoyo | Base documental de Catholic.net

Preparación para la Primera Comunión

Autor: Juventud y Familia Misionera
Doce sesiones para una preparación completa y sistemática para recibir por primera vez a Jesucristo.
Indice:
• Introducción general
1.- Dios creó al hombre y le dio la vida sobrenatural
2.- Dios quiere que vivamos como hijos suyos
3.- Los Mandamientos de la Ley de Dios
4.- La Iglesia y sus mandamientos
5.- El pecado nos aparta de Dios.
6.- El sacramento de la reconciliación.
7.- Jesús nos salva por medio del sacrificio
8.- La última cena, institución de la Eucaristía
9.- El sacrificio de la misa
10.- La preparación al Banquete de Cristo
11.- La imitación de Cristo y la oración
12.- LA VIRGEN MARÍA

Preparación para la Primera Comunión
Autor: Juventud y Familia Misionera

Capítulo 1: Dios creó al hombre y le dio la vida sobrenatural

Objetivo doctrinal:
Explicar que Dios es quién nos dio la vida y su presencia en nuestra alma, es lo que nos da la vida sobrenatural.

Objetivo moral o vivencial:
Que se agradezca el don maravilloso de la vida natural y el don de la vida de gracia.

Enlace:
Nosotros pertenecemos a una familia. Nuestra familia nos conoce, sabe como nos llamamos. También nuestros amigos nos conocen, pero a ellos no los vemos a veces, porque se van a vivir a otro lado. Con Dios no sucede lo mismo, Él siempre está con nosotros.

Dinámica:
Preguntar:
¿Quién hizo todas las cosas que vemos a nuestro alrededor? ¿Por qué lo hizo? ¿Dónde puedo encontrar a Dios? ¿Cómo me puedo comunicar con Él? ¿Sabe Dios mi nombre?

Puntos a desarrollar:
Todas las cosas fueron hechas por Dios, que es nuestro Creador y nuestro Padre.

Dios es un ser espiritual, todopoderoso, creador, salvador, no tiene principio ni fin, es decir es eterno, infinitamente bueno, dueño y señor de todas las cosas.

Dios nos ama intensamente y por eso nos dio la vida y desde un principio quiso que fuéramos felices.

Él nos creó a su imagen y semejanza. Esto quiere decir que nos parecemos a Él, aunque no físicamente, pero sí tenemos sus virtudes, como por ejemplo: somos capaces de amar, de ser buenos, etc.

Para Dios cada uno de nosotros somos únicos e irrepetibles, nos conoce muy bien, nos conoce por nuestro nombre y nos quiere a cada uno en particular. Nos ayuda y siempre está con nosotros.

Dios nos creó con cuerpo y alma que no se pueden separar. Las dos cosas van juntas.

Nosotros nos podemos comunicar con Dios hablándole de nuestras cosas, de nuestras alegrías, de nuestras tristezas, de nuestras preocupaciones o problemas. Él siempre está con nosotros aunque no lo veamos. Él nunca nos deja, siempre y cuando nuestra conducta sea buena , sin faltas contra Él o contra los que nos rodean.

Dios nos da la vida sobrenatural porque cuando convivimos con Él, estamos en vida de gracia y esto nos hace superiores.

Dios nos invita a pertenecer a su gran familia, la Iglesia. Para poder pertenecer a la Iglesia es necesario que nos bauticen. El Bautismo es el primer sacramento que recibimos y que nos abre las puertas a la vida de gracia y a la Iglesia.

La Iglesia es la comunidad a la que pertenecemos todos los bautizados que creemos en Jesucristo, el Hijo de Dios. Y en todas sus enseñanzas, no podemos aceptar unas y rechazar otras.

El día de nuestro Bautismo, Dios vino a nuestra alma, comenzamos a ser hijos de Dios. Por medio de él, Cristo nos da la bienvenida a la vida sobrenatural, a la vida de gracia.

El Bautismo nos borra el pecado original, que es el pecado que cometieron nuestros primeros padres, Adán y Eva. Nos hace hijos de Dios y miembros de su familia, la Iglesia. Nos comunica las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. Y nos abre las puertas para recibir los demás sacramentos.

Debemos de sentirnos muy felices de ser hijos de Dios.

Hemos dicho que el Bautismo es la puerta de entrada para formar parte de la gran familia de Dios, pues hay otros sacramentos, instituidos por Cristo, que nos ayudan a continuar en vida de gracia. Ellos son el alimento del alma, cuando los recibimos nos acercamos más a Dios, nos santificamos.

Aplicaciones en la vida diaria:
Pensar que somos hijos de Dios y que Él nunca nos deja solos.

Actividades sugeridas:
- Dibujar la Creación:
- Hacer un dibujo del Bautismo.
- Leer el relato de la Creación en el Génesis.

.
 Ver otros documentos de apoyo
 Indice del documento
 Siguiente capitulo:
 Dios quiere que vivamos como hijos suyos
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red