> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Secciones  |  Comunidades  |  Servicios  |  Opiniones  |  Alianzas  |  Mapa del sitio
Documentos de apoyo | Base documental de Catholic.net

Preparación para la Primera Comunión

Autor: Juventud y Familia Misionera
Doce sesiones para una preparación completa y sistemática para recibir por primera vez a Jesucristo.
Indice:
• Introducción general
1.- Dios creó al hombre y le dio la vida sobrenatural
2.- Dios quiere que vivamos como hijos suyos
3.- Los Mandamientos de la Ley de Dios
4.- La Iglesia y sus mandamientos
5.- El pecado nos aparta de Dios.
6.- El sacramento de la reconciliación.
7.- Jesús nos salva por medio del sacrificio
8.- La última cena, institución de la Eucaristía
9.- El sacrificio de la misa
10.- La preparación al Banquete de Cristo
11.- La imitación de Cristo y la oración
12.- LA VIRGEN MARÍA

Preparación para la Primera Comunión
Autor: Juventud y Familia Misionera

Capítulo 12: LA VIRGEN MARÍA

Objetivo doctrinal:
Explicar la misión de la Virgen María.

Objetivo moral o vivencial:
Incrementar el amor y la devoción a María.

Enlace:
Cuando nosotros queremos a alguien, deseamos lo mejor para esa persona, todo nos parece poco. Acostumbramos a hacerle regalos, tratamos de tener detalles con ella. Igual sucedió con Jesús, que quiso dejarnos lo que Él más quería como regalo, nos dejó a Su Madre, la Virgen María.

Dinámica:
Leer Jn. 19, 26-27 y comentarlo.

Puntos a desarrollar:
Cristo antes de morir nos deja de regalo a su Madre, la Virgen María como una ayuda para nosotros, para vencer la tentación y vivir en vida de gracia.

La Virgen María es nuestra Madre que nos ayuda, intercede por nosotros para que lleguemos al Cielo.

La Virgen María es también Madre de la Iglesia. Ella es la que la mantiene unida y se preocupa por todos sus miembros.

A María le debemos de tener un respeto muy especial por ser la Madre de Dios. Durante toda su vida nos dio un gran ejemplo de sencillez, disponibilidad, siempre dispuesta ayudar a los demás, fiel a Dios, nunca hizo alarde de ser la Madre de Dios, por el contrario, la humildad fue una de sus grandes virtudes. En Ella tenemos otro ejemplo a seguir.

En nuestra oración no debemos de olvidarnos de María, pues es nuestra intercesora, nuestra abogada, nuestro auxilio. En la Virgen tenemos una gran aliada, pidámosle su ayuda para llegar a su Hijo, Cristo, nuestro Señor. Siempre que acudamos a Ella, tengamos en mente que es nuestro medio, no nuestro fin. Dios es nuestro fin.

En algunos momentos de la historia, la Virgen se ha aparecido en diferentes partes del mundo, como sucedió en el Tepeyac con la Virgen de Guadalupe. El fin de estas apariciones es ayudarnos y motivarnos a seguir por el camino de la santidad.

María está siempre con nosotros. Y nosotros podemos corresponder a su amor por medio de diferentes devociones.

Una de estas devociones es el rezo del Rosario, que implica rezar cinco decenas de Avemarías y al mismo tiempo recordar los misterios de la vida de Cristo. Además de un Padrenuestro y un Gloria. al terminar se reza una Salve.

Hay tres tipos de misterios:
- Misterios gozosos: que se rezan los lunes y los jueves.
- Misterios dolorosos: que se rezan los martes y viernes.
- Misterios gloriosos: que se rezan miércoles, sábado y domingo.

Debemos de meditar en cada misterio sobre el momento de la vida de Cristo que toca y al mismo tiempo, decirle a María lo mucho que la amamos. Rezar el Rosario es como llevarle flores a María y repetirle muchas veces cuánto la amamos.

Si rezamos el Rosario diariamente, la Virgen nos ayudará a obtener nuestra salvación.

Tratemos de imitar a María que nunca tuvo duda en decirle Si a Dios, aunque muchas cosas no las entendía, Ella confiaba plenamente en Dios porque estaba muy cerca de Él. Vivamos siempre unidos a Dios para nunca tener miedo, por muy difícil que nos parezca las cosas.

Aplicaciones en la vida diaria:
- Tratar de rezar un misterio del Rosario todos los días en familia.
- Imitar una de las virtudes de María cada día.

Actividades sugeridas:
Rezar un Rosario viviente

.
 Ver otros documentos de apoyo
 Indice del documento
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red