> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Escritores actuales | sección
Esquivel Juan Pablo | categoría
Muy interesante | tema
Autor: P. Juan Pablo Esquivel
Homilía del Domingo III de Adviento (ciclo "B")
En este III Dom. de Adviento la liturgia hace referencia a un ingrediente esencial del tiempo litúrgico que vivimos, y fundamental en la vida del cristiano: la alegría.
 
Homilía del Domingo  III de Adviento (ciclo
Homilía del Domingo III de Adviento (ciclo "B")
DOMINGO TERCERO DE ADVIENTO

La alegría de la Adviento

En este III Dom. de Adviento la liturgia hace referencia a un ingrediente esencial del tiempo litúrgico que vivimos, y fundamental en la vida del cristiano: la alegría.

IIª lectura (San Pablo): "Estén siempre alegres..." No se trata de cualquier alegría, sino de la alegría profunda de la Salvación: la que viene de Dios... la de la Virgen María: "Desbordo de gozo en el Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador" (encontramos expresiones similares en la Iª, lect. y en el S.R.).

+ La alegría es característica esencial de toda fiesta. Y nuestra vocación eterna es a la fiesta de Dios con los hombres (el Cielo). Nuestra mayor alegría siempre será experimentar la cercanía de Dios. Una persona es más feliz cuanto más cerca está de Dios. Y, por el contrario, las tristezas más profundas muchas veces tienen que ver con el estar lejos de Dios, que es la fuente de nuestra felicidad

Los designios definitivos de Dios sobre nosotros siempre son de alegría, de gozo. Los misterios dolorosos los hemos provocado nosotros, no Él. Esta alegría porque Dios está cerca es la que anuncia el ángel a María: "¡Alégrate!... "; la que hace saltar al Bautista, y llena el corazón de su madre Santa Isabel; la que el ángel anuncia a los pastores; la que hace que los niños se sientan atraídos hacia Jesús (ellos se sienten espontáneamente atraídos por las personas alegres); la que hace alegrarse al pueblo viendo las maravillas que hacía Jesús; la alegría de los apóstoles frente al Resucitado, alegría que nada pudo quitarles...

+ La alegría es, en cierto modo, un termómetro de nuestra vida espiritual... La alegría es tener a Jesús... y la tristeza es perderlo. Si estamos tristes, preguntémonos cómo andamos con Cristo, y si nuestros corazones no están acaso tibios y faltos de generosidad para con Él.
+ La Alegría del cristiano es totalmente distinta de las alegrías superficiales y mundanas, que no llenan el corazón, e incluso tantas veces lo dejan más vacío que antes. Cuando se busca la felicidad fuera del camino que lleva a Dios, al final sólo se halla infelicidad y tristeza. Fuera de Dios (o al margen de Él) no hay, no puede haber nunca alegría verdadera. Sin Dios estamos vacíos por dentro: es cuando nos da miedo, nos molesta y no aguantamos estar un rato "solos": escapamos de nosotros mismos, nos volcamos hacia cosas puramente exteriores, distraemos nuestra propia atención... Salimos, cuando todavía es temprano, buscando cosas o pasatiempos que nos pongan alegres... y volvemos, cuando ya es tarde, sintiendo que los gustos del mundo nos dejan vacíos de calma, de paz interior, de verdadera alegría.

La única alegría posible es la del corazón que encuentra a Cristo, y lo vuelve a encontrar cada día, de un modo profundo y siempre nuevo. El cristiano lleva esta alegría en sí mismo, porque encuentra a Dios en su alma en gracia. Su corazón es así un torrente de alegría, que salta hasta la Vida eterna.

Nuestra generación posee una particular sensibilidad para los valores estéticos, y particularmente por la belleza física: regímenes, dietas, cirugías, tratamientos, gimnasio...
Pero ¿qué pasa con la belleza interior? ¿Quién puede describirla? Cuando estamos en amistad con Dios, en gracia (con una buena confesión, por ej.), cuando comulgamos, rezamos, y tenemos el Amor como norma de conducta, entonces Dios mismo es en nosotros fuente de alegría, de vida y de amor: es el hombre en paz consigo mismo, en relación fraternal con los demás y en armonía con todo el universo. ¿No es ésta la alegría de la Virgen María, llena de alegría con Dios, haciéndose hombre en su seno?
El Adviento es precisamente el tiempo para llenarnos de esta alegría.

+ Esta alegría es compatible con el dolor, la enfermedad, los fracasos, las contradicciones... "Yo les daré una alegría que nadie les podrá quitar" (Jn. 16,22). No es un "seguro de vida". No nos garantiza que "nada nos pasará". Pero sí nos asegura que en todo lo que nos toque vivir, Dios mismo, desde nuestro corazón, será nuestra fuerza, nuestro apoyo, nuestro consuelo, nuestra alegría...

No podemos esperar épocas sin contrariedades ni sufrimientos para ser felices. Nuestra alegría interior, nuestra vida interior, tiene que aprovechar estas situaciones para crecer en las virtudes, madurar... ser cada día un poco más dignos de nuestra vocación celestial [una vez más, miremos a Cristo... a María... a los santos...].

Y la verdadera alegría tiene un dinamismo especial: se hace más fuerte y profunda cuando se comparte con los demás...
Mientras preparamos interiormente esta Navidad, pensemos por un momento: ¿qué cuota de alegría podemos llevar para compartir con los excluídos, marginados, pobres, abandonados...?

* Al celebrar, no podemos ni debemos dejar de lado la realidad de que celebramos entre los conflictos del mundo y las contradicciones de nuestra fe, ya que olvidarlo podría convertir en superficial e hipócrita nuestra celebración...

 ¿qué acciones celebrativas podemos poner por obra que manifiesten la contracara de los antitestimonios y escándalos, errores, infidelidades, incoherencias y lentitudes de los hijos de la Iglesia?
 ¿cómo manifestar, celebrando, que nos hemos arrepentido de los pecados contra la unidad, de los pecados de intolerancia y de violencia, de la falta de discernimiento ante la violación de los derechos humanos, de la injusticia y de la marginación social?
 ¿cómo finalmente celebrar sin olvidar la sangre de los mártires silenciosos que ya ha comenzado a fabricar este nuevo milenio?

+ El Evangelio hoy nos presenta a Juan Bautista, "testigo" de Cristo (saltó de alegría ya antes de nacer). Y el testigo habla no de “opiniones” o “ideas”, sino de lo que ha visto y oído... El mundo necesita hoy nuevos testigos de esta alegría de Salvación que viene de Dios, y para la que nos estamos preparando en este tiempo.

La Tristeza es hermana del pecado... pero la Alegría es hija de la Salvación
(lejanía de Dios) # (Dios está cerca)

+ Como Juan Bautista, demos testimonio de Cristo; para que en esta Navidad la auténtica alegría cristiana (la del Emanuel, Dios con nosotros) renueve nuestros corazones y los de todos los hombres.
Amén
 
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
 
 
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foros de discusión
Mapas Mapa de Escritores actuales
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Escritores actuales
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Dirección Editorial de Catholic.net
• Dr. Guzmán Carriquiry
• P. José Antonio Medina
• Editoriales
• Conferencias episcopales
• Abdala Alberto
• Aguer Héctor, Mons.
• Aguiló Alfonso
• Álvarez Rodríguez Máximo
• Benedicto XVI, Joseph Ratzinger
• Bojorge Horacio S.J.
• Burggraf Jutta
• Buela Carlos Miguel, Sacerdote del VE
• Cabellos Llorente Pablo
• Caro, Gustavo
• Cases Enrique
• Casadevall Salvador
• Cipriani Thorne Juan Luis, Card.
• Chesterton G K
• Córdova Sergio
• Corcuera Álvaro LC
• Cuevas Aníbal
• Dennis Doren, L.C.
• DApice Gustavo Daniel
• De Ariño María Esther
• De Blas Mariano
• De Castro Claudio
• De Andrés Marcelino
• De Wohl Louis
• De las Heras Muela Jesús
• Dib Alberto Miguel
• Esquivel Juan Pablo
• Su vida y su obra
• Homilías Sacerdotales
• Homilías ciclo B 2009
• Muy interesante
• Equipo de Buenas Noticias
• Escritores de Yo influyo
• Fernández Texeira Nunes Álvaro
• Ferrán Juan José, L.C.
• Mauricio I. Pérez
• Montiu José María
• García Pimentel Luis
• Garza Medina Luis
• García José
• García Olivas José Guillermo
• García Pedro Misionero Claretiano
• Ortega Trillo Alejandro L.C.
• Gómez Navarro Eusebio
• Guardini Romano
• Grupo Esfera Educativa
• Iraburu José María
• Irure Martín
• Jil Portilla José
• Juan Pablo II
• Larumbe Sergio, IVE
• Llera Vázquez Pedro Luis
• Lira Rugarcía Eugenio
• López Quintás Alfonso
• Loring Jorge
• Martín Descalzo José Luis
• Martín Rincón Estanislao
• Martínez Abad Eduardo
• Martí Ballester Jesús
• Mena Hernandez Víctor Hugo
• Munilla José Ignacio, Mons.
• Mújica Jorge Enrique
• Obispos de Latinoamérica
• Obispos de España
• Ortega Ruiz Pedro
• Pascual, Fernando, L.C.
• Palencia Ramírez de Arellano Jorge, Monseñor
• Parga Limón Ernesto
• López Pedraz, Juan SJ
• Pérez Gallego, José Luis
• Pérez Lozano José María
• Peña Ángel O.A.R.
• Pou Sabaté Llucià
• Quevedo Paulino
• Ramírez Mozqueda Alberto
• Ratero María Susana
• Rego de Planas, Lucrecia
• Rivilla San Martín Miguel
• Rivas Sánchez, Marcelo
• Rivero Antonio LC
• Ryan Michael
• Santos Felipe
• Sánchez Griese Germán
• Schooyans Michel
• Sánchez Sebastián
• Schmidt Oscar
• Schwizer Nicolás
• Tagle Moreno Hugo, padre de Schöenstatt
• Urbizu Guillermo
• Vélez Gustavo
• Volpacchio Eduardo María
• Zavala, Martín
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores en línea
Consulta a nuestro grupo de consultores, son más de 300 disponibles para responder todas tus dudas
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Pontificio Consejo para los Laicos
• Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales
• Periodismo Católico
• Revista Arbil, apostando por los valores
• Web de Filosofía Ética, Javier Borrego

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
ORAR - LEER - TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Presentación del Libro: ORAR LEER TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
Sí, pero creo que no soy capaz
Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
Estoy satisfecho con mi vida de oración
No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foros de discusión
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red