> English
> Français
> Italiano
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Escritores actuales | sección
Schooyans Michel | categoría
Demografía | tema
Autor: Michel Schooyans | Fuente: Creación y Procreación a la luz de Evangelium vitae
Radicalización de las ideologías hostiles a la vida
Analiza el maltusianismo obstinado, el materialismo, el humanismo ateo,y el cientificismo,
 
Maltusianismo obstinado

Mientras que la fecundidad baja en todas partes del mundo, la ideología maltusiana continúa a ser divulgada y celebrada en el plano internacional. La tesis central de esta ideología es bien conocida: según ella, la población crece según una progresión geométrica, mientras que la producción alimentaria crece según una progresión aritmética. Para hacerlo más científico se utiliza una expresión alarmante: el crecimiento de la población sería «exponencial». Ya contestado en vida de Malthus (1766-1834), rechazado regularmente por los especialistas, desmentido por los hechos, esta ideología es la fuente prebenda de los tecnócratas internacionales que vaticinan una «explosión demográfica» mundial. Este aviso de temporal conviene mucho a ciertos funcionarios de agencias de la ONU, tales como el Fondo de las Naciones Unidas para la Población (FNUAP) o la Organización Mundial de la Salud (OMS), o también las Organizaciones no Gubernamentales (ONG), tales como la International Planned Parenthood Federation (IPPF). No obstante, como la ideología maltusiana está perdiendo credibilidad, hacía falta preconizar otras «justificaciones» en vista a yugular el crecimiento de las poblaciones mundiales.

Hacia nuevas «justificaciones»

Sin que se pueda hablar de una verdadera novedad, lo que más impresiona, desde la publicación de Evangelium vitae a nuestros días, es que los programas hostiles a la vida y a la familia proceden de tres corrientes ideológicas (EV 8) que terminan por confundirse: corrientes materialista, atea y cientista.

La primera corriente es materialista: sólo la materia es real y es solo en la materia que deben ser buscadas todas las respuestas a las preguntas que el hombre se hace. Entre los autores a los cuales se relaciona esta corriente figura La Mettrie (1709-1751) : «El cuerpo humano es una máquina que ella misma monta sus resortes: imagen viviente del movimiento perpetuo.» (p. 25). «De los animales al hombre, la transición no es violenta.» (p. 35). «El cuerpo del hombre solo es un reloj» (pp. 68, 73, etc.). «El Hombre es una Máquina, y en todo el Universo hay una sola sustancia diversamente modificada.» (p. 82).

Este materialismo es afirmado más sistemáticamente y con más vigor por Darwin (1809-1882). El hombre es el producto de una evolución puramente material, y esta evolución está marcada por la lucha por la vida y la selección de los más fuertes. Primo de Darwin, Galton (1822-1911) precisa que hay que ayudar a la naturaleza a operar esta selección y precisa el papel de los médicos en esta selección artificial.

Estos temas florecen hoy en día en los medios impregnados de filosofía materialista. En estos medios, el hombre es percibido como una máquina súper sofisticada, que puede ser desconstruida con vistas a, por ejemplo, un proyecto de transplante por canibalización, o construida por manipulación de células madre embrionarias. La eliminación de los molestos de todo orden y de todas las edades es considerada como una oportuna cooperación del hombre al trabajo selectivo de la naturaleza. Sólo queda, pues, una moral residual: una moral natural, en este sentido que el hombre debe cooperar con la naturaleza, y no dudar en ser despiadado, como ella misma lo es. Los escritos del New Age y la Carta de la Tierra están entre los documentos más reveladores de la actualidad de estas ideas.

Del humanismo deísta al humanismo ateo

La segunda corriente que se reafirmó fuertemente desde 1995, es el humanismo ateo. En sus formas hoy más vivaces, esta corriente encuentra su origen en el deísmo y en el Iluminismo de los tiempos modernos. No se niega la existencia de un ser supremo, pero él no puede ser conocido por la Revelación. Estos deístas son igualmente racionalistas: Dios sólo puede ser conocido por la razón. Según este deísmo y este racionalismo, los derechos del hombre están arraigados únicamente en la naturaleza humana, sin referencia a Dios. La idea de una participación personal del hombre a la existencia de Dios no tiene ningún lugar. La relación primordial, la relación creadora, es considerada como desprovista de sentido. Resulta que el hombre es un individuo librado a su subjetividad (EV 19). Su relación hacia el otro se caracteriza por el miedo. Frente a los otros, el hombre se coloca en unidad de fuerza. Solo su conciencia subjetiva define sus normas de conducta, variables a merced de sus placeres y de sus intereses (EV 20,24, 95). Según esta corriente, estamos inmersos en el relativismo absoluto, la tolerancia doctrinal, el consenso, la regla de la mayoría (EV 70).

A partir de semejante reducción antropológica, el humanismo deísta solo puede derivar hacia el humanismo ateo. La sola evocación de la Revelación, que admite el teísmo, y de la Creación despierta en el hombre un violento sentimiento de envidia con relación a Dios, un sentimiento de rebelión y de repulsión frente a este Dios del cual depende existencialmente (EV 34, 36). Entonces, le queda al hombre autodeificarse. Se pone como fuente última de su propia existencia. Que esta existencia cese de ser atribuida a Dios es la condición a priori que hay que poner para que la existencia pueda ser atribuida al hombre. Así liberado de lo que él percibía como una alineación existencial, el hombre - ¿genéricamente? ¿individualmente? – puede comportarse como dios, conociendo el árbol de la vida, definiendo soberanamente el bien y el mal.

Resurgencia del cientificismo

El humanismo ateo recordado más arriba encuentra un poderoso aliado en el cientismo actual. Liberado de tormentos metafísicos y teológicos, el hombre se debe el proclamar que los únicos conocimientos válidos provienen de la Ciencia. Sin embargo, mientras que el cientismo del siglo XIX celebraba el valor cognitivo de las ciencias físicas y químicas, el cientismo actual exalta principalmente los conocimientos procurados por las disciplinas biomédicas. El horizonte que le fascina, es la fabricación del ser humano, es el dominio total de la vida (EV 22s., 89). Hay que privar a la metafísica y a la teología de su objeto: el ser y Dios. Los problemas antes tratados por dos estas disciplinas recibirán sus respuesta de las hazañas de las cuales el hombre se siente, se sabe o se imagina capaz.

La muerte: ineludible

Queda, es verdad, la cuestión ineludible de la muerte. Esta nos recuerda que nosotros somos ineluctablemente seres finitos, incluso si hemos rechazado nuestra condición de criatura. ¿Cómo entonces dar sentido a lo que parece imponerse a nosotros como el sin sentido absoluto? La respuesta está en una palabra: por el suicidio (EV 66). Darse muerte es la expresión suprema de la libertad humana. Nuestros contemporáneos precisarán que hacerse asistir en la ejecución suicida, hacerse suicidar en cierta manera, dar a otro el «derecho» de darme la muerte, e incluso imponerle el deber, son tantas expresiones del dominio de la vida.

Preguntas o comentarios al autor

Si deseas consultar el artículo completo Creación y Procreación a la luz de Evangelium vitae
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foros de discusión
Mapas Mapa de Escritores actuales
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Escritores actuales
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Dr. Guzmán Carriquiry
• Dirección Editorial de Catholic.net
• Conferencias episcopales
• Abdala Alberto
• Aguer Héctor, Mons.
• Álvarez Rodríguez Máximo
• Aguiló Alfonso
• Benedicto XVI, Joseph Ratzinger
• Bojorge Horacio S.J.
• Buela Carlos Miguel, Sacerdote del VE
• Burggraf Jutta
• Cases Enrique
• Casadevall Salvador
• Cabellos Llorente Pablo
• Caro, Gustavo
• Chesterton G K
• Cipriani Thorne Juan Luis, Card.
• Corcuera Álvaro LC
• Córdova Sergio
• Cuevas Aníbal
• Dennis Doren, L.C.
• DApice Gustavo Daniel
• De las Heras Muela Jesús
• De Ariño María Esther
• De Blas Mariano
• De Castro Claudio
• De Andrés Marcelino
• De Wohl Louis
• Dib Alberto Miguel
• Esquivel Juan Pablo
• Equipo de Buenas Noticias
• Escritores de Yo influyo
• Ferrán Juan José, L.C.
• Fernández Texeira Nunes Álvaro
• Mauricio I. Pérez
• Montiu José María
• García Pimentel Luis
• Garza Medina Luis
• García José
• García Olivas José Guillermo
• García Pedro Misionero Claretiano
• Ortega Trillo Alejandro L.C.
• Gómez Navarro Eusebio
• Grupo Esfera Educativa
• Guardini Romano
• Irure Martín
• Iraburu José María
• Jil Portilla José
• Juan Pablo II
• Larumbe Sergio, IVE
• Lira Rugarcía Eugenio
• Llera Vázquez Pedro Luis
• López Quintás Alfonso
• Loring Jorge
• Martínez Abad Eduardo
• Martí Ballester Jesús
• Martín Descalzo José Luis
• Martín Rincón Estanislao
• Mena Hernandez Víctor Hugo
• Mújica Jorge Enrique
• Munilla José Ignacio, Mons.
• Obispos de Latinoamérica
• Obispos de España
• Ortega Ruiz Pedro
• Parga Limón Ernesto
• Palencia Ramírez de Arellano Jorge, Monseñor
• Pascual, Fernando, L.C.
• López Pedraz, Juan SJ
• Pérez Gallego, José Luis
• Pérez Lozano José María
• Peña Ángel O.A.R.
• Pou Sabaté Llucià
• Quevedo Paulino
• Ratero María Susana
• Ramírez Mozqueda Alberto
• Rego de Planas, Lucrecia
• Rivero Antonio LC
• Rivilla San Martín Miguel
• Rivas Sánchez, Marcelo
• Ryan Michael
• Sánchez Griese Germán
• Schooyans Michel
• ONU y sus organismos
• Bioética
• Familia
• Demografía
• Sánchez Sebastián
• Schmidt Oscar
• Schwizer Nicolás
• Santos Felipe
• Tagle Moreno Hugo, padre de Schöenstatt
• Urbizu Guillermo
• Vélez Gustavo
• Volpacchio Eduardo María
• Zavala, Martín
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores en línea
Consulta a nuestro grupo de consultores, son más de 300 disponibles para responder todas tus dudas
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Pontificio Consejo para los Laicos
• Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales
• Periodismo Católico
• Revista Arbil, apostando por los valores
• Web de Filosofía Ética, Javier Borrego

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
ORAR - LEER - TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Presentación del Libro: ORAR LEER TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Catholic.net te ayuda de alguna manera a la conversión, es decir, a un cambio de vida fruto de un encuentro con Jesucristo?
Sí me ha ayudado a llegar al arrepentimiento y al sacramento de la confesión
Sobre todo a la conversión del corazón concretado en obras
Me recuerda la reconciliación con Dios y la ruptura con el pecado.
Encuentro motivación y razones para ser fiel a la gracia de Dios
Me ayuda a convertirme constantemente a Jesucristo
Favorece a la comunión íntima de vida con Dios
No, sólo encuentro recursos pastorales y artículos interesantes
No, pues pienso que la conversión no llega a través de un portal.
Otros (escribe a participa@catholic.net)
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foros de discusión
¡Participa!
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red