> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Familias Católicas | sección
Matrimonio | categoría
Más testimonios | tema
Autor: Guillermo Urbizu | Fuente: Catholic.net
El Amor en Tiempos de Inquina
Aprender a querer no es un ejercicio fácil. Lo parece, pero no lo es. Exige olvido de uno mismo, paciencia, exquisito cuidado de los detalles. En definitiva, desprendimiento de lo propio.
 
El Amor en Tiempos de Inquina
El Amor en Tiempos de Inquina
No pienso corregir nada de lo que aquí escriba, que lo sepan. Renuncio de antemano a esa posibilidad, porque quiero que estas líneas sean -ojalá lo fueran- como un ramillete de flores silvestres. Es decir, variadas en su colorido y textura, naturales, desdeñando toda retórica insustancial. Así de sencillo. ¿El motivo? La verdad es que no sabría explicarlo muy bien. Simplemente ella. Ella, Ana, mi mujer. Una criatura de fuerte carácter, no lo negaré, pero con un corazón que me hace vislumbrar la entraña más humana de las cosas, esa belleza que trajina entre los niños, los excesivos libros y la casa. Porque soy muy consciente de que la coherencia de la creación pasa por sus manos cuando acarician. Y esto me ayuda a comprender, a saber leer en sus ojos la mirada cercana de Dios.

Sí, Ana es mi mujer. Y todo en mi vida pasa por ella. Absolutamente todo. Pasado, presente y futuro se funden por ejemplo en el encanto de su cuello, enhiesto de gracia y de pureza. No tengo nada que aguantarle, ni la soporto a contrapelo, simplemente la quiero. Sin evasivas o afectación. Lo escribo de nuevo para que quede claro: la quiero. El amor no cansa. Es una presencia que fortalece el alma y hace más vivos los colores. Transforma el cotidiano sacrificio en un gozo extraordinario. A pesar de los pesares. El amor es nuestro verdadero hogar, sin hipotecas ni melindres. Con vocación de infinito.

En muchas ocasiones me quedo mirándola absorto. Como si fuera la primera vez. Como se mira el flamear de los sauces o la caligrafía de la lluvia. Como se contempla el escorzo de la luz o la geografía de lo sublime. Y me parece mentira que la bienaventuranza se encarne en tan elegante porte, por otra parte tan frágil. La miro sin descanso, imaginando en ocasiones lo que hubiera sido de mí sin ella, o las pocas veces que le agradezco su generosidad con algún detalle. O con un beso. Es triste decirlo, pero nos acostumbramos al milagro. Al menos a mí me ocurre. El egoísmo prende en uno cuando menos se espera, dando por supuesto demasiadas cosas, descuidando la magnitud del compromiso.

Ana, mi mujer, posee la pedagogía del cariño. Es catedrática en dicha materia. Yo no hago si no tomar apuntes con premura, apasionadamente, día a día. Aprender a querer no es un ejercicio fácil. Lo parece, pero no lo es. Exige olvido de uno mismo, paciencia, exquisito cuidado de los detalles. En definitiva, desprendimiento de lo propio. Es entonces cuando el amor alcanza su madurez, y uno comprende que la felicidad en realidad se llama Ana.

GUILLERMO URBIZU

Comentarios al autor:
guilleurbizu@hotmail.com
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro de Familias Católicas
Mapas Mapa de Familias Católicas
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Familias Católicas
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Miembros de la Comunidad
• Mujer...feliz de ser mujer
• Matrimonio
• Amor y comunicación
• Diferentes etapas
• Sexualidad y Vida
• Más testimonios
• Divorcio/Anulación
• Educar a un hijo
• Familia
• Encíclicas y Documentos para la Familia
• Proyecto Familia
• Curso: Catequesis básica para padres
• Biblioteca familia
• Entretenimiento
Lista de correo
El diario caminar de una familia, es todo un reto que merece de nuestra mejor preparación; para ello esta comunidad ofrece una gran variedad de artículos sobre: matrimonio, comunicación familiar, educación de los hijos, y muchos otros temas.

Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la comunidad
Consejo y asesoría en tus dudas, problemas y dificultades matrimoniales y familiares en general. Especialistas en el área familiar, educativa, legal y médica
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Estudios Universitarios sobre la Familia
• Matrimonios Cristianos
• Interrogantes.net
• Del escritorio de Guillermo Urbizu
• Encuentro Matrimonial Argentina

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
cursos de informatica
clases particulares de office
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Cuál de las siguientes definiciones corresponde mejor a tu relación con el Espíritu Santo?
Es sólo la respuesta teórica a una pregunta del catecismo: la tercera Persona de la Sma. Trinidad
Es mi Compañero, mi Abogado, el Huésped de mi alma que me acompaña e ilumina siempre
Es un perfecto desconocido para mí
Es algo simbólico, como una paloma o una llama de fuego
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro de Familias Católicas
¡Participa!
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
Publicidad: