Cuales son los cinco pecados que solo perdona la Santa Sede

Un espacio de discusi贸n, para comentar todos los temas de la fe y la moral que pueden crear cierta controversia dentro de la vida diaria: dudas, hechos, noticias, opiniones y testimonios.

Moderadores: Catholic.net, monik, julian_consolad, rt, miles_dei

Cuales son los cinco pecados que solo perdona la Santa Sede

Notapor magaga » Vie Dic 04, 2009 9:44 pm

Hola buenas noches
Tengo entendido que hay cinco pecados que solo puede perdonar la Santa Sede, me gustar铆a saber cuales son

Besos y muchas gracias anticipadas.
magaga
 
Mensajes: 12
Registrado: Lun Jul 27, 2009 6:13 pm

Re: Cuales son los cinco pecados que solo perdona la Santa Sede

Notapor pepa » Vie Dic 04, 2009 10:30 pm

Hola. No entiendo la pregunta. Los pecados, s贸lo Dios puede perdonarlos. Y en la confesi贸n el sacerdote, como representante de Cristo, nos da la absoluci贸n. Ese sacerdote, que puede ser el Santo Cura de Ars, un sacerdote ordenado ayer, o el Papa, cumplidas las condiciones, perdona nuestros pecados, mediante el Sacramento de la Reconciliaci贸n o Confesi贸n.



CATECISMO DE LA IGLESIA CAT脫LICA
SEGUNDA PARTE
LA CELEBRACI脫N DEL MISTERIO CRISTIANO

SEGUNDA SECCI脫N:
LOS SIETE SACRAMENTOS DE LA IGLESIA

CAP脥TULO SEGUNDO
LOS SACRAMENTOS DE CURACI脫N

ART脥CULO 4
EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA Y DE LA RECONCILIACI脫ON

1422 "Los que se acercan al sacramento de la penitencia obtienen de la misericordia de Dios el perd贸n de los pecados cometidos contra El y, al mismo tiempo, se reconcilian con la Iglesia, a la que ofendieron con sus pecados. Ella les mueve a conversi贸n con su amor, su ejemplo y sus oraciones" (LG 11).

I El nombre de este sacramento

1423 Se le denomina sacramento de conversi贸n porque realiza sacramentalmente la llamada de Jes煤s a la conversi贸n (cf Mc 1,15), la vuelta al Padre (cf Lc 15,18) del que el hombre se hab铆a alejado por el pecado.

Se denomina sacramento de la Penitencia porque consagra un proceso personal y eclesial de conversi贸n, de arrepentimiento y de reparaci贸n por parte del cristiano pecador.

1424 Es llamado sacramento de la confesi贸n porque la declaraci贸n o manifestaci贸n, la confesi贸n de los pecados ante el sacerdote, es un elemento esencial de este sacramento. En un sentido profundo este sacramento es tambi茅n una "confesi贸n", reconocimiento y alabanza de la santidad de Dios y de su misericordia para con el hombre pecador.

Se le llama sacramento del perd贸n porque, por la absoluci贸n sacramental del sacerdote, Dios concede al penitente "el perd贸n y la paz" (OP, f贸rmula de la absoluci贸n).

Se le denomina sacramento de reconciliaci贸n porque otorga al pecador el amor de Dios que reconcilia: "Dejaos reconciliar con Dios" (2 Co 5,20). El que vive del amor misericordioso de Dios est谩 pronto a responder a la llamada del Se帽or: "Ve primero a reconciliarte con tu hermano" (Mt 5,24).
VI El sacramento de la Penitencia y de la Reconciliaci贸n

1440 El pecado es, ante todo, ofensa a Dios, ruptura de la comuni贸n con 茅l. Al mismo tiempo, atenta contra la comuni贸n con la Iglesia. Por eso la conversi贸n implica a la vez el perd贸n de Dios y la reconciliaci贸n con la Iglesia, que es lo que expresa y realiza lit煤rgicamente el sacramento de la Penitencia y de la Reconciliaci贸n (cf LG 11).

S贸lo Dios perdona el pecado

1441 S贸lo Dios perdona los pecados (cf Mc 2,7). Porque Jes煤s es el Hijo de Dios, dice de s铆 mismo: "El Hijo del hombre tiene poder de perdonar los pecados en la tierra" (Mc 2,10) y ejerce ese poder divino: "Tus pecados est谩n perdonados" (Mc 2,5; Lc 7,48). M谩s a煤n, en virtud de su autoridad divina, Jes煤s confiere este poder a los hombres (cf Jn 20,21-23) para que lo ejerzan en su nombre.

1442 Cristo quiso que toda su Iglesia, tanto en su oraci贸n como en su vida y su obra, fuera el signo y el instrumento del perd贸n y de la reconciliaci贸n que nos adquiri贸 al precio de su sangre. Sin embargo, confi贸 el ejercicio del poder de absoluci贸n al ministerio apost贸lico, que est谩 encargado del "ministerio de la reconciliaci贸n" (2 Cor 5,18). El ap贸stol es enviado "en nombre de Cristo", y "es Dios mismo" quien, a trav茅s de 茅l, exhorta y suplica: "Dejaos reconciliar con Dios" (2 Co 5,20).

Reconciliaci贸n con la Iglesia

1443 Durante su vida p煤blica, Jes煤s no s贸lo perdon贸 los pecados, tambi茅n manifest贸 el efecto de este perd贸n: a los pecadores que son perdonados los vuelve a integrar en la comunidad del pueblo de Dios, de donde el pecado los hab铆a alejado o incluso excluido. Un signo manifiesto de ello es el hecho de que Jes煤s admite a los pecadores a su mesa, m谩s a煤n, 茅l mismo se sienta a su mesa, gesto que expresa de manera conmovedora, a la vez, el perd贸n de Dios (cf Lc 15) y el retorno al seno del pueblo de Dios (cf Lc 19,9).

1444 Al hacer part铆cipes a los ap贸stoles de su propio poder de perdonar los pecados, el Se帽or les da tambi茅n la autoridad de reconciliar a los pecadores con la Iglesia. Esta dimensi贸n eclesial de su tarea se expresa particularmente en las palabras solemnes de Cristo a Sim贸n Pedro: "A ti te dar茅 las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedar谩 atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedar谩 desatado en los cielos" (Mt 16,19). "Est谩 claro que tambi茅n el Colegio de los Ap贸stoles, unido a su Cabeza (cf Mt 18,18; 28,16-20), recibi贸 la funci贸n de atar y desatar dada a Pedro (cf Mt 16,19)" LG 22).

1445 Las palabras atar y desatar significan: aquel a quien excluy谩is de vuestra comuni贸n, ser谩 excluido de la comuni贸n con Dios; aquel a quien que recib谩is de nuevo en vuestra comuni贸n, Dios lo acoger谩 tambi茅n en la suya. La reconciliaci贸n con la Iglesia es inseparable de la reconciliaci贸n con Dios.

El sacramento del perd贸n

1446 Cristo instituy贸 el sacramento de la Penitencia en favor de todos los miembros pecadores de su Iglesia, ante todo para los que, despu茅s del Bautismo, hayan ca铆do en el pecado grave y as铆 hayan perdido la gracia bautismal y lesionado la comuni贸n eclesial. El sacramento de la Penitencia ofrece a 茅stos una nueva posibilidad de convertirse y de recuperar la gracia de la justificaci贸n. Los Padres de la Iglesia presentan este sacramento como "la segunda tabla (de salvaci贸n) despu茅s del naufragio que es la p茅rdida de la gracia" (Tertuliano, paen. 4,2; cf Cc. de Trento: DS 1542).

1447 A lo largo de los siglos la forma concreta, seg煤n la cual la Iglesia ha ejercido este poder recibido del Se帽or ha variado mucho. Durante los primeros siglos, la reconciliaci贸n de los cristianos que hab铆an cometido pecados particularmente graves despu茅s de su Bautismo (por ejemplo, idolatr铆a, homicidio o adulterio), estaba vinculada a una disciplina muy rigurosa, seg煤n la cual los penitentes deb铆an hacer penitencia p煤blica por sus pecados, a menudo, durante largos a帽os, antes de recibir la reconciliaci贸n. A este "orden de los penitentes" (que s贸lo concern铆a a ciertos pecados graves) s贸lo se era admitido raramente y, en ciertas regiones, una sola vez en la vida. Durante el siglo VII, los misioneros irlandeses, inspirados en la tradici贸n mon谩stica de Oriente, trajeron a Europa continental la pr谩ctica "privada" de la Penitencia, que no exig铆a la realizaci贸n p煤blica y prolongada de obras de penitencia antes de recibir la reconciliaci贸n con la Iglesia. El sacramento se realiza desde entonces de una manera m谩s secreta entre el penitente y el sacerdote. Esta nueva pr谩ctica preve铆a la posibilidad de la reiteraci贸n del sacramento y abr铆a as铆 el camino a una recepci贸n regular del mismo. Permit铆a integrar en una sola celebraci贸n sacramental el perd贸n de los pecados graves y de los pecados veniales. A grandes l铆neas, esta es la forma de penitencia que la Iglesia practica hasta nuestros d铆as.

1448 A trav茅s de los cambios que la disciplina y la celebraci贸n de este sacramento han experimentado a lo largo de los siglos, se descubre una misma estructura fundamental. Comprende dos elementos igualmente esenciales: por una parte, los actos del hombre que se convierte bajo la acci贸n del Esp铆ritu Santo, a saber, la contrici贸n, la confesi贸n de los pecados y la satisfacci贸n; y por otra parte, la acci贸n de Dios por ministerio de la Iglesia. Por medio del obispo y de sus presb铆teros, la Iglesia en nombre de Jesucristo concede el perd贸n de los pecados, determina la modalidad de la satisfacci贸n, ora tambi茅n por el pecador y hace penitencia con 茅l. As铆 el pecador es curado y restablecido en la comuni贸n eclesial.

1449 La f贸rmula de absoluci贸n en uso en la Iglesia latina expresa el elemento esencial de este sacramento: el Padre de la misericordia es la fuente de todo perd贸n. Realiza la reconciliaci贸n de los pecadores por la Pascua de su Hijo y el don de su Esp铆ritu, a trav茅s de la oraci贸n y el ministerio de la Iglesia:

Dios, Padre misericordioso, que reconcili贸 consigo al mundo por la muerte y la resurrecci贸n de su Hijo y derram贸 el Esp铆ritu Santo para la remisi贸n de los pecados, te conceda, por el ministerio de la Iglesia, el perd贸n y la paz. Y yo te absuelvo de tus pecados en el nombre del Padre y del Hijo y del Esp铆ritu Santo (OP 102).
1461 Puesto que Cristo confi贸 a sus ap贸stoles el ministerio de la reconciliaci贸n (cf Jn 20,23; 2 Co 5,18), los obispos, sus sucesores, y los presb铆teros, colaboradores de los obispos, contin煤an ejerciendo este ministerio. En efecto, los obispos y los presb铆teros, en virtud del sacramento del Orden, tienen el poder de perdonar todos los pecados "en el nombre del Padre y del Hijo y del Esp铆ritu Santo".
El alma no puede vivir sin amar, y cuando no ama a Dios se ama desordenadamente a s铆 misma. Santa Catalina de Siena
Imagen
Avatar de Usuario
pepa
 
Mensajes: 1326
Registrado: Mi茅 Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Cuales son los cinco pecados que solo perdona la Santa Sede

Notapor magaga » Sab Dic 05, 2009 6:00 am

Hola Pepa

Buenos d铆as y gracias por tu respuesta.

Los pecados, s贸lo Dios puede perdonarlos. Y en la confesi贸n el sacerdote, como representante de Cristo, nos da la absoluci贸n. Ese sacerdote, que puede ser el Santo Cura de Ars, un sacerdote ordenado ayer, o el Papa, cumplidas las condiciones, perdona nuestros pecados, mediante el Sacramento de la Reconciliaci贸n o Confesi贸n.


Esto que tu me dices lo tengo bien claro, ahora bien, se que hay pecados que por lo graves que son solo un obispo puede perdonar como es el caso del aborto. Si confiesas a un sacerdote un pecado de aborto, bien sea tuyo o bien sea que lo provocas, el sacerdote te env铆a para que realices tu confesi贸n con un obispo y sea este quien te di la absoluci贸n.
Estando ayer en un taller sobre la confesi贸n, un sacerdote presente nos dijo al llegar a este punto, que hay pecados tan graves, que son cinco, que solo la Santa Sede puede perdonar, me gustar铆a saber cuales son estos pecados, los cuales creo que por razones de tiempo no dijo cuales son.
magaga
 
Mensajes: 12
Registrado: Lun Jul 27, 2009 6:13 pm

Re: Cuales son los cinco pecados que solo perdona la Santa Sede

Notapor pepa » Sab Dic 05, 2009 8:38 am

Hola. Entonces, se refer铆a a la excomuni贸n. Aqu铆 te dejo una explicaci贸n, incluidos los cinco pecados graves que llevan a ser excomulgado:
Excomuni贸nPadre Jordi Rivero

La pena impuesta por ley can贸nica por la que un cat贸lico es parcialmente excluido de la vida de la Iglesia.

Por el bautismo, el cristiano es unido a Cristo y a su Iglesia, en la que El vive y se nos comunica. No puede haber cosa peor que perder esa unidad.

Catecismo 1463

Ciertos pecados particularmente graves est谩n sancionados con la excomuni贸n, la pena eclesi谩stica m谩s severa, que impide la recepci贸n de los sacramentos y el ejercicio de ciertos actos eclesi谩sticos, y cuya absoluci贸n, por consiguiente, s贸lo puede ser concedida, seg煤n el derecho de la Iglesia, por el Papa, por el Obispo del lugar, o por sacerdotes autorizados por ellos. En caso de peligro de muerte, todo sacerdote, incluso privado de la facultad de o铆r confesiones, puede absolver de cualquier pecado y de toda excomuni贸n.

Mas all谩 de la p茅rdida de la gracia, la excomuni贸n implica una ruptura con los v铆nculos que nos unen a Cristo por medio de su Iglesia. La excomuni贸n no pone a la persona fuera de la Iglesia pero si la separa de la participaci贸n de su comuni贸n. Es posible tambi茅n la auto-excomuni贸n, cuando la persona rompe los v铆nculos de comuni贸n con la Iglesia.

La excomuni贸n autom谩tica (latae sententiae) "de modo que incurre ipso facto en ella quien comete el delito". Se trata de delitos sumamente graves: apostas铆a, herej铆a o cisma. (Canon 1364); la violaci贸n directa del sacramento de la confesi贸n por un sacerdote (Canon 1388); el procurar o participar en un aborto o la cooperaci贸n necesaria para que un aborto se lleve a cabo (CIC 2272; Ley Can贸nica 1398).
Los pecados veniales no rompen la comuni贸n con Dios (aunque si la debilitan). Los pecados graves si nos quitan la gracia (la vida de Dios en nuestras almas). La persona en pecado mortal es como una rama seca, que aunque unida f铆sicamente al 谩rbol (Iglesia) no tiene vida. Por medio del arrepentimiento y el sacramento de penitencia, el pecador puede volver a la plenitud de la vida en la Iglesia.

En excomuni贸n por un proceso formal (ferendae sententiae) (C谩nones 1314, 1341).

La ley can贸nica advierte algunos factores que quitan imputabilidad - ignorancia de la ley, falta de libertad, etc. (Canon 1323). Otros factores pueden disminuir la culpa, como el uso imperfecto de la raz贸n e ignorancia de la pena envuelta por la violaci贸n. (1324.3).

Efectos de la excomuni贸n
El efecto mas notable de la excomuni贸n es la exclusi贸n de la recepci贸n o administraci贸n de los sacramentos, incluso de la confesi贸n, ya que no puede haber reconciliaci贸n de algunos pecados mientras no hay arrepentimiento de uno que sea mortal. (cf. Canon 1331.1.2) Lamentablemente, con frecuencia personas que han incurrido excomuni贸n autom谩tica contin煤an recibiendo los sacramentos sin arrepentirse. Estos cometen un sacrilegio y quien les aconseja a continuar en el error los est谩 encerrando en el pecado.

Se les proh铆be adem谩s ejercer oficios o funciones eclesi谩sticas. Si la excomuni贸n ha sido impuesta p煤blicamente, todo atento de ejercer un oficio eclesi谩stico es inv谩lido

El fin de la excomuni贸n es medicinal.
Es el pecador, y no la Iglesia, quien rompe la comuni贸n. La Iglesia, como madre y maestra, debe advertir sobre la seriedad de los males mortales para el alma y las consecuencias, con el prop贸sito de atraer al pecador al arrepentimiento y el retorno a la comuni贸n. Pero si este se obstina en el pecado, la excomuni贸n le sirve para entender claramente su situaci贸n. En casos de pecado grave y p煤blico, la Iglesia tiene adem谩s la obligaci贸n de proteger a sus fieles del esc谩ndalo que ocurre cuando se aparenta que el pecado grave es compatible con la pr谩ctica de la fe. El arrepentimiento hace posible la absoluci贸n de la excomuni贸n (cf. CCC 1463)

San Pablo:
Y 隆vosotros and谩is tan hinchados! Y no hab茅is hecho m谩s bien duelo para que fuera expulsado de entre vosotros el autor de semejante acci贸n. Pues bien, yo por mi parte corporalmente ausente, pero presente en esp铆ritu, he juzgado ya, como si me hallara presente, al que as铆 obr贸: que en nombre del Se帽or Jes煤s, reunidos vosotros y mi esp铆ritu, con el poder de Jes煤s Se帽or nuestro, sea entregado ese individuo a Satan谩s para destrucci贸n de la carne, a fin de que el esp铆ritu se salve en el D铆a del Se帽or. 隆No es como para gloriaros! 驴No sab茅is que un poco de levadura fermenta toda la masa? - I Corintios 5:2-6

El lenguaje de San Pablo parece duro para la mente moderna que no entiende la gravedad del pecado. En realidad San Pablo conoce mucho mejor la realidad del hombre y desea salvar del infierno tanto al que cometi贸 el grave pecado como a la comunidad. Estima que sacar al hombre de la comunidad le servir谩 para comprender su mal y volver arrepentido. Quiere la "destrucci贸n" de su carne (las tendencias de pecado) para que se salve para la eternidad.

Catecismo 2272: Iglesia no pretende restringir el 谩mbito de la misericordia; lo que hace es manifestar la gravedad del crimen cometido, el da帽o irreparable causado al inocente a quien se da muerte, a sus padres y a toda la sociedad.

La pena de excomuni贸n siempre ha existido en la Iglesia. Hay referencias a ella ya en los primeros concilios (ej. Nicea, 325d.C.). La pena de excomuni贸n p煤blica es poco frecuente. El caso mas notable despu茅s del Concilio Vaticano es el del Arzobispo Lefebre (m.1991), quien comenz贸 un cisma al consagrar obispos sin el permiso del Papa.
El alma no puede vivir sin amar, y cuando no ama a Dios se ama desordenadamente a s铆 misma. Santa Catalina de Siena
Imagen
Avatar de Usuario
pepa
 
Mensajes: 1326
Registrado: Mi茅 Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Cuales son los cinco pecados que solo perdona la Santa Sede

Notapor magaga » Dom Dic 06, 2009 6:15 pm

Pepa

Muchas gracias por tu ayuda

Besos
magaga
 
Mensajes: 12
Registrado: Lun Jul 27, 2009 6:13 pm

Re: Cuales son los cinco pecados que solo perdona la Santa Sede

Notapor pepa » Dom Dic 06, 2009 7:37 pm

De nada!
El alma no puede vivir sin amar, y cuando no ama a Dios se ama desordenadamente a s铆 misma. Santa Catalina de Siena
Imagen
Avatar de Usuario
pepa
 
Mensajes: 1326
Registrado: Mi茅 Jul 22, 2009 9:35 am

Re: Cuales son los cinco pecados que solo perdona la Santa Sede

Notapor again » Dom Dic 06, 2009 9:28 pm

magaga escribi贸:Hola buenas noches
Tengo entendido que hay cinco pecados que solo puede perdonar la Santa Sede, me gustar铆a saber cuales son

Besos y muchas gracias anticipadas.

Quiz谩s te refieras a aquellas excomuniones que s贸lo puede levantar la Santa Sede. Excomuni贸n por violar el sigilo sacramental, excomuni贸n por arrojar por tierra las Sagradas Especies, excomuni贸n por matar o maltratar de obra al Santo Padre, excomuni贸n por pecado torpe (sacerdote absuelve al c贸mplice de pecado contra el sexto mandamiento), excomuni贸n por grabar con medios t茅cnicos una confesi贸n o por divulgarla despu茅s. Creo que esas son.
Avatar de Usuario
again
 
Mensajes: 26
Registrado: Dom Dic 06, 2009 8:53 pm


Volver a Temas Controvertidos de la fe y la moral

驴Qui茅n est谩 conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Yahoo [Bot] y 0 invitados