.
Teresa Beem es una mujer norteamericana que creció en una familia adventista y estaba muy involucrada en las actividades de esta secta. Fue adventista por casi 40 años. Luego de su matrimonio con Arthur Beem, empezó a notar cierta disonancia entre el sistema de creencias y su práctica, por lo que decidió abandonarla. Esto causó conmoción en su ámbito familiar. Visitó muchas iglesias protestantes diferentes, hasta que un pastor bautista le dijo que tenía que tener en cuenta la tradición cristiana. Llegó por ello a vivir un breve período protestante.

Desilucionándose de la doctrina adventista

En 1997, Arthur y yo estábamos cada vez más desilusionados con el sistema adventista. Así que decidimos comenzar a leer la Biblia solamente, pidiéndole al Espíritu Santo que nos guíe y nos revele la verdad. Así es como comenzamos a encontrar discrepancias adicionales entre la teología adventista y la Biblia. Estas son algunas de las razones que nos motivaron a salir de la iglesia adventista:
 
Algunos hospitales adventistas realizan abortos a pedido. Al menos uno que he investigado personalmente hace abortos de nacimiento parcial. En 2000, yo convoqué a la Conferencia General sobre el tema del aborto. La oficina de Jan Paulsen me dirigió al Dr. George Reid para obtener la política oficial de la iglesia. Reid declaró que la iglesia es partidaria de la elección y que estaba decepcionado de que el "Hospital Adventista de Washington se haya convertido en una fábrica de abortos". Arthur y yo hemos estado involucrados con Adventists for Life desde 1985. Hemos visto engaño de parte de nuestros líderes y deliberados encubrimientos que intentan parecer neutrales en este tema, mientras que las instituciones adventistas son activamente pro-vida. No detallaré más sobre este tema, ya que es demasiado extenso para hablar sobre ello. Sin embargo, el asesinato de niños inocentes no puede ser barrido bajo la alfombra de nuestras conciencias como un pequeño pecado.
 
El adventismo en teoría cree en la rectitud por la fe. Sin embargo, en la práctica, enseña la justicia al guardar el sábado, comer carnes limpias, etc.
 
Una iglesia que dice ser el único remanente fomenta el orgullo y la exclusividad. Esto ha manifestado actitudes de condena y arrogancia hacia otras denominaciones. Cristo llamó a sus discípulos a la unidad. "Ellos sabrán que son mis discípulos por su amor uno por el otro". 
 
Los escritos de Elena G. de White siempre nos dejaron confundidos. Algunas de ellos son muy inspiradores y otros pueden dejarte en la desesperación, sabiendo que nunca estarás a la altura de sus expectativas. El mensaje es un poco esquizofrénico. Algunas de sus enseñanzas son extremos opuestos a las Escrituras.

La Biblia Clear Word (Biblia de la Palabra Clara) se promueve como una paráfrasis de la Biblia y se usa ampliamente en todas las clases adventistas para reemplazar una verdadera traducción. Esto es muy inquietante teniendo en cuenta que elimina pasajes, agrega pasajes e inserta las palabras de Elena G. de White en el texto sin comillas, como si fuera parte de la Biblia original. Si la Biblia es la palabra de Dios, no debe ser manipulada de esta manera. Este es un error serio y ya lo advierten las siguientes escrituras: "No agregarás a la Palabra que te he mandado, ni tomarás nada de ella". Deut 4, 2 ó "Toda palabra de Dios es pura. No aumentes sus palabras, no sea que te reprenda" Proverbios 30,5

La iglesia Adventista del Séptimo Día surgió del movimiento millenarista de principios del siglo XIX. William Miller predicó que Dios vendría en 1844. Esto no sucedió. Fue una profecía falsa. La Biblia dice que ningún hombre sabe la hora del regreso de Cristo. A su vez, los primeros adventistas basaron su fe en una profecía falsa. Lo que los condujo a la creencia no bíblica del Juicio Investigativo, que a su vez los llevó a la teoría de la "puerta cerrada". Para aquellos de ustedes que no están familiarizados con la teoría de la puerta cerrada, es cuando los primeros adventistas, incluido el matrimonio White, predicaron hasta 1851 que solo aquellos que creían en el movimiento Millenarista serían salvados y ya no predicaban a nadie que hubiera rechazado el Mensaje del juicio investigativo.

Ingresando en la Iglesia Católica 

Con ayuda de foros de Internet consiguió ver debates entre católicos y protestantes, que la convencieron de la superior formación de los primeros, que utilizaban la Escritura, historia de la Iglesia y argumentos lógicos. Con cierta resistencia, fue a una parroquia a ver si esto era concordante con la realidad de la Iglesia.

A partir de ahí comienza a asistir catequesis para adultos y a leer la Biblia más cuidadosamente para pasar a notar cuestiones como la Eucaristía y la importancia de María.
 
Desde su conversión hasta el día de hoy Teresa se dedica evangelizar a través de la Apologética. Junto a su esposo, escribió un libro llamado "It's OK not to be a Seventh Day Adventist " que en español significa "Es bueno no ser un adventista del séptimo día”.

Un poco de historia y creencias del Adventismo del Séptimo Día

Los adventistas tienen muchas ramas y reformas, hay 20 millones de miembros y están aumentando, sobre todo en Latinoemárica. La mayoría de los nuevos integrantes son bautistas y católicos.  Muchos adventistas no tuvieron sus ideas confrontadas con la realidad, y por eso no dejan la secta. Viven en barrios privados (en Estados Unidos: Texas, California y Michigan). Tienen escuelas y universidades, editoriales con las que difunden sus creencias y su versión de la historia. 

Elena G. White fue una "profetisa" del S. XIX, parte del movimiento millenarista en los Estados Unidos. Las enseñanzas que difundió constituyen la base de la doctrina adventista. En esa época, las mujeres y los jóvenes eran vistos como más cercanos a la santidad. Ella reunía ambas condiciones y declaró haber tenido visiones a los 18 años, entre ellas:

1. Una larga visión en la cual al final de los tiempos, los verdaderos y falsos cristianos, serán reconocidos de acuerdo a su consideración del sábado como día del Señor, siguiendo la enseñanza judía. Si la persona no se arrepiente de ir a la Iglesia el día domingo, tendrán la marca del diablo a la hora de la Segunda venida de Cristo. 

2. Otra visión en la que las tablas de la Alianza descenderán del Cielo, y el mandamiento acerca del sábado será indicado con un halo de santidad. Su teología sostiene que ya están salvos pero, para las generaciones más conservadoras, la forma de rechazar la salvación es no mantener este precepto. 

Creen en la Trinidad como resultado de un gran debate, parte de los primeros miembros no adherían a este dogma de fe. Además, sostienen que el Arcángel Miguel es Jesús.

La doctrina de los adventistas del séptimo día se fue liberalizando con el tiempo.  Según sus creencias, la Iglesia Católica lidera un movimiento ecuménico que los persigue para capturarlos, torturarlos y matarlos por su adherencia al postulado de que el sábado es el día santo.  Dado esto, tienen especial miedo de los católicos y creen que hemos sido engañados, por eso nos quieren convertir.  Toda persona que profese otro credo es engañada por el anticristo, remontándose incluso a los sucesores de los apóstoles.

Las creencias pueden manipularse. Por ejemplo, para adoptar una postura respecto del aborto, sea que estén en contra o a favor.  Los hospitales que poseen no tienen necesidad de ajustarse a ellas, por lo que pueden realizar abortos de todo tipo, incluso los de nacimiento parcial. Pero esto es algo que sus seguidores no saben.

Tienen un compendio de la Biblia que incluye textos redactados por White. Lo tratan como si fuese la Sagrada Escritura sin alterar. En la edición, no hay indicaciones que permitan al lector reconocer de dónde proviene lo que se está citando. Es una paráfrasis que llaman “la Palabra clara”.

Estudian mucho las Escrituras de acuerdo a estas enseñanzas Consideran que es una gracia que el Señor les da para ver lo que los textos realmente dicen. White decía tener la autoridad de la interpretación bíblica conferida por un ángel que le explicaba los pasajes de difícil comprensión.  Los adventistas no reconocen que esas visiones no están fundamentadas en la Escritura, o son contradictorias, y aceptan estos postulados sin mayor debate, incluso cuando las generaciones jóvenes suelen decir que no están enteramente de acuerdo con ellas, a la hora de defenderlas, lo harán sin dudar.  En vez de considerarlos escritos con autoridad divina, dirán que son escritos inspirados y sostendrán que ninguna persona que asista a la Iglesia en domingo será salva.

También suscriben a ciertas leyes del Levítico con respecto  impureza de determinados alimentos (mariscos y cerdo). Tienen una prohibición de comer carne en general.  No pueden consumir cafeína.  Hacen una selección de las leyes deuteronómicas a seguir, enfatizando el diezmo, el sábado y las reglas alimenticias e ignorando puntos como el sacerdocio. No pueden usar joyas, pero pueden usar relojes Rolex, por ejemplo.

1. Pocos Sacramentos. La Iglesia Católica reconoce siete sacramentos, a saber: Bautismo, Comunión, Confirmación, Matrimonio, Reconciliación o Confesión, Unción de los Enfermos y Orden Sagrado. Los adventistas tienen dos sacramentos que comparten con el resto de los protestantes: el Bautismo y la Cena del Señor, que consideran de carácter simbólico.

El modo en que esta última es celebrada por los adventistas difiere de otras sectas por el hecho de incluyen el lavado de los pies. Primero se realiza esto, y luego se consumen el vino y la hostia.  Debido a que no tienen permitido consumir alcohol, sus especialistas en griego argumentan que Jesús “bebió jugo de uva”.

2.No reconocen la autoridad de la Iglesia, que se refleja en el Evangelio de San Mateo y el de San Juan, con el envío del Espíritu Santo.
 
3. La unidad de la Iglesia en el Evangelio de San Juan. No la preservan, ya que tan pronto como se presenta un desacuerdo doctrinal, se dividen.
 
4.Para los adventistas, la veneración de los santos es considerada idolatría
 
Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos:
Testimonio traducido por Mariela Carrizo de uno de los programas en inglés
de “The Journey Home” de EWTN con Marcus Grodi
ReligionEnLibertad.com