Menu


Día de la familia – Día de la mujer
El 7 de marzo –primer domingo de marzo- celebramos el Día de la Familia, en México y el 8 de marzo celebramos el Día de la Mujer, fecha instituida a nivel internaciona


Por: Rodrigo Aguilar Martínez | Fuente: Catholic net



El 7 de marzo –primer domingo de marzo- celebramos el Día de la Familia, que se ha instituido en nuestro País hace algunos años. Al día siguiente, 8 de marzo, celebraremos el Día de la Mujer, fecha instituida a nivel internacional hace muchos años. En mis comentarios quiero unir brevemente ambas conmemoraciones.

Doy gracias a Dios por la mujer que es hija, especialmente cuando desde niña llena de alegría el hogar con su candor, su sonrisa, su servicialidad y esa femineidad que va brotando al estar atenta a muchos detalles que el varón con frecuencia descuida.

Doy gracias a Dios por la mujer que es esposa, compañera fiel y apoyo del marido.

Doy gracias a Dios por la mujer que es madre, abnegada y solícita, con un corazón grande para amar a todos y cada uno en la familia.

Pido a Dios por la mujer que ha sufrido marginación, maltrato, violación; por la que experimenta la tentación de suprimir la vida humana que ha empezado a crecer en su vientre; por la que se ha visto forzada a asumir la misión de madre-padre debido a la ausencia parcial o total del padre de sus hijos.

Invito a usted a agradecer a Dios por las mujeres que con su ternura y dedicación le han ayudado a crecer y madurar en la vida.

El Papa Pío XII decía: “la esposa y la madre es el sol de la familia. Es el sol con su generosidad y abnegación, con su constante prontitud, con su delicadeza vigilante y previsora en todo cuanto puede alegrar la vida a su marido y a sus hijos. Ella difunde en torno de sí luz y calor; y, si suele decirse de un matrimonio que es feliz cuando cada uno de los cónyuges, al contraerlo, se consagra a hacer feliz, no a sí mismo, sino al otro, este noble sentimiento e intención, aunque les obligue a ambos, es sin embargo virtud principal de la mujer, que le nace con las palpitaciones de madre y con la madurez del corazón; madurez que, si recibe amarguras, no quiere dar sino alegrías; si recibe humillaciones, no quiere devolver sino dignidad y respeto, semejante al sol que con sus albores alegra la nebulosa mañana, y dora las nubes con los rayos de su ocaso.”

Invito a usted a que demos gracias a Dios por la familia que nos ha concedido, la cual es don y tarea: Don que Dios nos concede para acoger con alegría y apertura de corazón; tarea para asumir en la familia nuestra responsabilidad –compartida por todos los miembros- de la mutua pertenencia, relación constante y apoyo de unos para con otros. Atentos para dar y recibir amor, perdón, comprensión; para alegrarnos con los éxitos de los demás familiares y sufrir con sus infortunios.

Encomendemos nuestra familia y todas las familias a la Familia Trinitaria –Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo- y hagámoslo por intercesión de la Sagrada Familia de Jesús, María y José. De este modo vivamos unidos una fe que se irradie en obras concretas de servicialidad solidaria, de convivencia verdaderamente humana en la paz y la justicia.


+ Rodrigo Aguilar Martínez
Obispo de Tehuacán





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |