Menu


Relaciones sexuales prematrimoniales (1)
La relación sexual no es una manifestación auténtica del amor en esa etapa de sus vidas.


Por: P. Jorge Loring | Fuente: Para Salvarte



Hay quien dice que son convenientes las experiencias sexuales antes del matrimonio. Dicen que conviene entrenarse antes de la boda. Esto es falso. Las relaciones sexuales prematrimoniales están prohibidas por Dios, por lo tanto ni son necesarias, ni convenientes, ni lícitas.
Dijo el Dr. López Ibor: «Las relaciones sexuales prematrimoniales no son necesarias para la futura armonía matrimonial» 1.
Si estas experiencias fueran buenas, Dios no las prohibiría. Si las prohíbe es porque no son necesarias.
Se llama fornicación « la unión carnal entre un hombre y una mujer fuera del matrimonio. Es gravemente contraria a la dignidad de las personas y de la sexualidad humana, naturalmente ordenada al bien de los esposos, así como a la generación y educación de los hijos.
»Las relaciones sexuales prematrimoniales están mal en sí mismas, y, si bien, no
puede negarse que los novios se amen, sí puede afirmarse que la relación sexual no es una manifestación auténtica del amor en esa etapa de sus vidas.
»¿Por qué? Fundamentalmente porque la "relación sexual" es la manifestación plena y exclusiva de la conyugalidad (la "conyugalidad" es la unión física, psíquica y espiritual entre personas de distinto sexo unidas en matrimonio indisoluble), y los novios carecen de la conyugalidad aunque se ordenen a ella y se estén preparando para ella. La relación sexual es la manifestación plena del amor conyugal, porque es en ella donde los esposos alcanzan la máxima unión física y, a través de ella, fomentan la máxima unidad afectiva y espiritual. Allí son "una sola carne" y mediante este acto también "un solo espíritu". Pero es también la manifestación exclusiva de la conyugalidad porque sólo dentro del matrimonio es lícito realizar la sexualidad.
»Ahora bien, la donación entre los esposos es total cuando incluye: todo cuanto se tiene (cuerpo, alma, afectividad, presente y futuro); y de modo exclusivo (es decir, a una sola persona con exclusión de todas las demás)»» 2.

Lo normal es que los matrimonios aprendan el ejercicio de la vida sexual después de la boda. Poco a poco. No es necesario precipitarse. Ni conveniente. Nada tiene de particular que al principio no salga todo a la perfección. Es más, quien desde el primer día demuestra mucha experiencia sexual, no puede causar buena impresión al otro.

Algunos dicen:
- Nos queremos y vamos a casarnos. Si no estamos ya casados, no es por culpa nuestra, sino por las circunstancias. ¿Por qué no vamos a poder hacer lo que nos pide nuestro amor?
- Porque os falta el sacramento que os da ese derecho.
Yo antes de ordenarme sacerdote también deseaba decir misa, pero no pude hacerlo hasta recibir el sacramento que me daba facultades para hacerlo. Y si lo hubiera hecho antes, hubiera sido ilícito e inválido.
Las relaciones sexuales prematrimoniales son una anticipación indebida.
Como si un seminarista se mete en un confesonario a oír confesiones antes de ser ordenado sacerdote.
«Al anticipar una experiencia sexual cuando todavía no se han obligado a una fidelidad irrevocable, se exponen a que las relaciones sexuales en la vida conyugal disten mucho de tener su verdadero sentido; pueden incluso ir levantando una barrera psicológica que les impida tener relaciones normales y sanas»» 3.
Aunque lo hayan hecho con amor, eso no excluye que también haya existido egoísmo y falta de control. La unión sexual entre un hombre y una mujer es la mayor entrega mutua que pueden darse. Esto supone un compromiso de estabilidad que sólo se da después de la boda. Por supuesto que no se da en las efímeras uniones sexuales de la promiscuidad; pero incluso los novios todavía no han adquirido un compromiso tan serio como el que da el sacramento del matrimonio» 4.

Si no es lícito el coito entre los solteros, tampoco lo son aquellos actos que lleven a él. Los solteros deben evitar todos los actos que pongan en marcha el aparato genital.
Esto es derecho exclusivo de personas casadas. Y es absurdo pretender detener una traca. Es mucho más fácil no encenderla.

El ambiente erotizado que nos ha tocado vivir, y la machacona repetición de que es necesaria la liberación sexual, ha lanzado a muchos jóvenes al libertinaje sexual de funestas consecuencias para ellos mismos.
Unos dicen que no hay que reprimirse sexualmente, dando un sentido peyorativo al dominio propio.
Sin embargo, el poder dominar los instintos es lo específico del hombre.
Cuanto más nos dominamos, más hombres; cuantos menos, más animales.
Y convertir al hombre en animal es degradarle.

Hoy algunos quieren presentar como natural toda clase de excesos sexuales. A veces se pone la etiqueta peyorativa de «represión sexual» al dominio del sexo, diciendo que es antinatural y causa de males para la salud.
Sin embargo la verdad es todo lo contrario.
La historia confirma que la «degeneración sexual ha sido el preámbulo de una generalizada degeneración social unida a graves atentados a la libertad y a la justicia»» 5.

Otros dicen que el bien y el mal dependen de la conciencia de cada uno.
Eso es falso, pues todos tenemos obligación de ajustar nuestra conciencia a la verdad objetiva.
Lo mismo en moral que en todo lo demás: valor del número _, fórmula del agua, distancia de la Tierra a la Luna, etc. No es lo que a mí me parezca. Es lo que es objetivamente. No basta ser sincero para estar en la verdad. Se puede estar sinceramente equivocado. El pensamiento subjetivo debe estar de acuerdo con la verdad objetiva.

Eso de que la libertad sexual hace a los jóvenes más maduros es una mentira. Los hace más animales y más esclavos de la lujuria.
Dice Tony Anatrella, psicoanalista y Profesor de Psicología Clínica: «Las experiencias sexuales no facilitan la madurez, al contrario, frecuentemente, la retrasan»» 6.
El libertinaje sexual «es un síntoma de inmadurez personal y desequilibrio sexual»» 7.

Las experiencias sexuales prematrimoniales causan frustraciones psicológicas. Un joven puede estar maduro genitalmente pero no psicológicamente.
Y el sexo necesita el complemento psicológico para el ejercicio de forma natural, en condiciones normales.
La actividad sexual prematura retrasa su madurez afectiva y esto lo marca para el futuro.
«Las experiencias sexuales precoces impiden la verdadera virilidad y feminidad falseando la conciencia sexual y el amor. Reducir el sexo y el amor a la genitalidad es empobrecerlo»» 8.

El gran sexólogo español Dr. Gregorio Marañón -el único español que ha pertenecido a cinco Reales Academias Españolas» 9- afirmaba que el mujeriego es un feminoide.
La maduración sexual masculina hace al hombre monógamo: hombre de una sola mujer.
El mujeriego es que no ha alcanzado la cumbre de la virilidad.
Y si es un play boy, es un «niño juguete» de las mujeres, dice el Dr. José Botella» 10.

Además, las relaciones sexuales prematrimoniales son inútiles. No garantizan el éxito en el matrimonio.
Porque el matrimonio es mucho más que armonía sexual.
La prueba es que la mayoría de los matrimonios fracasados que acuden al psiquiatra han tenido relaciones sexuales antes de casarse.
Así se lo oí decir a un psiquiatra por Radio Nacional de España en el programa Protagonistas Nosotros.

Y el 9 de marzo de 1978 a las diez y media de la mañana le oí decir en el mismo programa a D. Carlos Soler, del Tribunal de Causas Matrimoniales de Barcelona, que la gran mayoría de los matrimonios fracasados que acuden a los tribunales para deshacer su matrimonio (algunos antes del año de casados) habían practicado relaciones sexuales antes de casarse. Luego esto de nada les sirvió.

«Un estudio llevado a cabo por sociólogos de la Universidad de Wisconsin (EE.UU) sobre una muestra de 13.000 individuos de ambos sexos, ha puesto de manifiesto que las parejas que tuvieron relaciones sexuales antes del matrimonio fracasaron como cónyuges en un número muy superior al de las parejas que no las tuvieron»» 11.

 

 

 

1. Protagonistas nosotros: Radio Nacional de España, 13-ll-81, a las 11,30 de la mañana. regresar
2. MIGUEL ÁNGEL FUENTES, V.E.: Relaciones prematrimoniales.En INTERNET:Apologética. regresar
3. BERNHARD HÄRING: SHALOM: Paz, XVII, 6. Ed. Herder. Barcelona. 1998.regresar
4. BERNHARD HÄRING: SHALOM: Paz, XVII, 6. Ed. Herder. Barcelona. 1998. regresar
5. RAFAEL GÓMEZ PÉREZ: Problemas morales de la existencia humana, 4ª, VII, 4. Ed. Magisterio Español. Madrid, 1981 regresar
6. TONY ANATRELLA: El sexo olvidado, III,5. Ed. Sal Terrae. Santander. 1994 regresar
7. EDMUNDO ELBERT: Problemas actuales de psicología, 2ª, XI. Ed. Sal Terrae. Santander regresar
8. MANUEL VIERA: Vida sexual y psicología moderna, V. Ed. Mensajero. Bilbao regresar
9. JOSÉ MARÍA ALIMBAU: Vive mejor tu vida, XII,1. Ed. Planeta+Testimonio. Barcelona. 1999. regresar
10. ABC de Madrid, 6-XII-92, pg. 80 regresar
11. Diario YA, 16-VII-89, pg. 15 regresar



 

 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |