Menu


Atrapados en la red
Corea del Sur tiene a más de dos millones de adictos a Internet, y más de una cuarta parte de la población adolescente (26%) está enganchada a los juegos en red


Por: Rosa Cuervas | Fuente: Cortesía del semanario Alba/H2news



Con una población de casi 49 millones de habitantes, Corea del Sur -uno de los países más avanzados tecnológicamente- tiene entre sus ciudadanos a más de dos millones de adictos a Internet, y más de una cuarta parte de la población adolescente (26%) está enganchada a los juegos en red.

Así lo ha anunciado el Gobierno coreano, preocupado por la situación de un país que cuenta con banda ancha en el 90% de los hogares y en el que operan numerosos cibercafés que no cierran nunca.

Por eso, las autoridades han puesto en marcha medidas para prevenir y paliar estas conductas adictivas; así, han pedido a los proveedores de juegos que exijan identificación a los usuarios para cerciorarse de la edad y estudian aplicar un ‘toque de queda’ -entraría en vigor a finales de año- para que, a partir de las 12 de la noche y hasta las 8 de la mañana, los menores de 18 años no puedan conectarse a determinados juegos ‘on-line’.

Ansiedad, estrés, distorsión…

En las escuelas se cuenta ya con asesores y especialistas que enseñan a los niños cómo usar correctamente las nuevas tecnologías; y las propias compañías de juegos -la célebre Nexon, por ejemplo- trabajan en la puesta en marcha de medidas que eduquen en el uso y no el abuso del ocio tecnológico.

Y mientras que Corea del Sur o China han asumido con rapidez el problema de la adicción a Internet -calificándola incluso como asunto de salud pública- otros países como Estados Unidos -donde casi el 10% de los usuarios de Internet sufre problemas de adicción- han reaccionado más lentamente.

El pasado año la doctora Hilaire Cash y la trabajadora social Cossete Rae pusieron en marcha Restart, el primer centro estadounidense de desintoxicación de las nuevas tecnologías. Situado en Washington, tiene como objetivo recuperar las habilidades sociales y el autocontrol de quienes han entregado su voluntad a los teclados. Mediante un programa de 12 pasos y a través de terapias con animales, actividades deportivas y asistencia individual, trata de devolver una vida normal a los jóvenes y adultos afectados.

Y es que las consecuencias de la adicción a Internet, a los móviles o a los juegos de ordenador son casi igual de devastadoras que las producidas por las drogas. “Ansiedad, estrés o distorsión del pensamiento” son sólo algunos de los problemas que puede provocar la ciberadicción, asegura la psicóloga Carmen Valle, profesora de la Universidad CEU San Pablo de Madrid.

Además, las relaciones sociales se ven fuertemente alteradas: la persona se aísla, desatiende a la familia y a la pareja en el caso de adultos y desafía a los padres en el caso de niños y adolescentes. Los adictos reducen las actividades de ocio y el contacto con los amigos e incluso ponen en peligro los estudios o su puesto de trabajo.

Descuidan su higiene, cambian los hábitos de sueño y descanso y sufren irritabilidad y nerviosismo cuando no pueden realizar la actividad a la que están enganchados. “Hay jóvenes que duermen con el móvil en vibración para no perder ninguna llamada o mensaje durante la noche”, asegura el experto en adicciones digitales Juan Manuel Romero.

 

Si tienes alguna duda, escribe a nuestros Consultores

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!