Menu



Cine

“Kill Bill” (Volumen I)
Hay que situarse en el día de la boda de la protagonista. Fecha inolvidable para ella porque sufre todo tipo de vejaciones y un maltrato tan terrible que pasará tiempo para recuperarse del estado en el que la han dejado.


Por: Felipe Santos | Fuente: www.buzoncatolico.com



Dirección: Quentin Tarantino. Guión: El mismo. Fotografía: Robert Ricchardson. Música: VV.AA. Intérpretes: Uma Thurman, Lucy Liu, Daryl Hannath, Julie Dreyfus, David Carradine, Vivina A. Fox, Michael Madsen.


Hay que situarse en el día de la boda de la protagonista. Fecha inolvidable para ella porque sufre todo tipo de vejaciones y un maltrato tan terrible que pasará tiempo para recuperarse del estado en el que la han dejado.

Tarantino, acudiendo a las artes marciales- una especie de western- nos ofrece un film lleno de talento, visualización, música atronadora, un magnífico rodaje y la construcción de un guión que, en todo momento, se centra en dos elementos claves: la protagonista tiene que consumar la venganza de que fue objeto en ese día y de culminar y acabar con los hombres que le maltrataron. Su ajuste de cuentas lo lleva con frialdad.

Con tanta frialdad que el film es una continuo río de sangre de plano a plano. Gracias a la intuición de Tarantino, el film da respiros de vez en cuando mediante ciertos recuerdos o flash backs (vueltas atrás en el tiempo) que rememoran películas de los años anteriores, sobre todo las de Sergio Leone, Kurosawa y Yimou.

La narración abusa un poco de la violencia en algunos momentos que, en verdad, no son para tanto. Pero para los fans de este realizador constituye un film más sencillo de seguir que Pulp Fiction, por ejemplo, ya que el espacio y el tiempo son fáciles de seguir sin perderse en idas y vueltas.

Para los que no son tan fieles, el estilo- sin lugar a dudas- resulta bastante violento, aunque – también es cierto- que ha buscado la violencia exagerada en plan de parodia.

La banda sonora resalta sobremanera en esta cinta por su perfección y empuje en los momentos de combate, sobre todo las escenas finales que transcurren el jardín japonés con la nieve y la canción que le acompaña.

La parodia se centra principalmente en los film- numerosos- del King Fu. Y, a mi modo de ver, el film contiene instantes de verdadera inspiración poética en su ironía y parte cómica.

En síntesis, los que tengan la sensibilidad a flor de piel, no vayan porque se van a encontrar con un film fuerte en sangre y en violencia. Los que sepan traspasar este aspecto visual y adentrarse en los otros aspectos que acabo de enumerar, lo pasarán bien porque se encontrarán con el Tarantino de siempre pero en mejor.






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!