Menu



Cine

“Astronautas”
Menos mal que este realizador pisa tierra. Y tan bien la pisa que el tema que nos presenta en este film se adecua perfectamente a cualquier ciudadano de esta sociedad consumista.


Por: Felipe Santos |



Dirección: Santi Amodeo. Guión: El mismo. Fotografía: Alex Catalán. Música: Lavadora, Lavadora, Lavadora. Intérpretes: Enrico Vecchi, Alex O´Dogherty, Julian Villagran, Nancho Novo, Teresa Hurtado de Ory, Manolo Soto, Juan Motilla, Jons Papi.


Menos mal que este realizador pisa tierra. Y tan bien la pisa que el tema que nos presenta en este film se adecua perfectamente a cualquier ciudadano de esta sociedad consumista. No hay cosas peor que encorsetar a los seres humanos, encasillarlos, etiquetarlos con modas y con los productos que anuncia cualquier medio de comunicación social.

La gran idea del film- muy bien pensada, mejor transmitida y fenomenalmente narrada, cuenta la superación de un drogadicto y su inserción en esta mundo que nos circunda.

La narrativa, en plan de fábula, todo espectador la entiende y al mismo tiempo se queda prendado de su identificación con lo que cuentan los actores y la preciosa y genial actriz de 20 años, Teresa Hurtado.

¿Somos astronautas en este universo que nos rodea o seres normales?

Esta sociedad que iguala a todo “quisque” ve a todos por el mismo rasero: le da igual que sean inadaptados o adaptados. Para ella todos son personas uniformadas.

Es más, cualquiera que se distinga o se salga de los marcos que ella indica, son considerados raros, originales.

Pasando a la parte narrativa, Amodeo ha sabido transmitir su idea de una forma tan bella que nadie se siente incómodo. Todo lo contrario, se le pasan los minutos de proyección en un santiamén.

Porque, en el fondo, sabe contar historias en las que brilla el gozo, salta a bocanadas de aire limpio la simpatía del guión, los buenos planos, la extraordinaria interpretación de los actores y actrices que han sabido dar vida a esta realidad que constituye, sin darnos cuenta, una verdadera plaga de mediocridad.

El relato está muy bien estructurado. De tal manera que llega incluso a seducir al saberse introducir en el alma de cada uno. Y, por supuesto, quien más quien menos, durante la visión piensa quién es en su propia esencia. Si es así, le sobran todos los decálogos de belleza, bienestar y mundo mejores que presentan los publicitarios.

La misma protagonista, con la excusa de ir en busca de su hermano representa en signo y símbolo a tantos y tantos millones de seres que son atrapados por la dichosa concepción de esta sociedad tan ¿”perfecta?”

En síntesis, buen cine para ver, distraerse y pensar un poco, que tampoco viene mal.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!