Menu


Peter Singer y su ejército de zombis
Aquellos que aplauden y promueven las ideas de Peter Singer son como los zombis que siguen las órdenes de muerte del hechicero


Por: Marlene Gillette Ibern | Fuente: catholic.net



Los zombis‚ son muertos que andan por el mundo como si estuvieran vivos, causando gran temor y destrucción entre los seres vivientes, siguiendo las órdenes de un hechicero. Nunca se ha comprobado la veracidad de esta leyenda negra. Ahora sí.

En un artículo titulado El respeto por la santidad de la vida: hoy aquí, mañana no‚ (The Sanctity of Life: Here Today, Gone Tomorrow), fechado septiembre-octubre del 2005, publicado en la revista Foreign Policy en EEUU, el autor Peter Singer, profesor de filosofía y bioética de la Universidad de Princeton, presenta dos argumentos: 1) que el principio que sostiene el carácter sagrado de la vida humana no prevalecerá, y en su lugar surgirá un principio a favor de la calidad de la vida; y 2) que no todo ser humano es persona, lo que permite dar muerte a los seres humanos que presuntamente no son personas.

El principio de la santidad de la vida es muy anterior a las ideas de Peter Singer. Uno de sus pilares es, precisamente, la filosofía. Mediante la filosofía, se estudia la realidad de la existencia del ser humano para descubrir su identidad y su valor. El gran filósofo Aristóteles definió al concebido como un ser humano en potencia‚. Esta definición identifica a un ser humano activo, y no a un ser humano potencial‚ lo cual no existe. De la misma manera, el anciano es un ser humano viviente, y por ende, activo; sería ilógico decir que es posible que sea un ser humano, porque ya lo es. Aún cuando sus facultades no estén desplegadas en toda su fuerza, ello no permite negar la presencia de una naturaleza racional y consciente, tanto en el concebido como en el anciano. Sustituir el principio a favor de la santidad de la vida por uno de la calidad de la vida constituye una corrupción de la dignidad humana.

Todo ser humano es persona, porque todo miembro de la raza humana es un ser único e irrepetible. El término persona‚ tiene su raíz en la palabra griega prosopon, que se usaba para referirse a la máscara que utilizaban los actores en una obra teatral. Cada personaje en un drama tiene un rol único, irrepetible y entrelazado. Aún si hubiera una actriz que personificara a una mujer embarazada, el concebido tiene también un rol único dentro de la trama. Y de la misma manera, la personificación de un anciano tendrá importancia dentro del drama. En fin, cada ser humano es relevante porque cada uno tiene una razón de ser.

Aquellos que aplauden y promueven las ideas de Peter Singer son como los zombis que siguen las órdenes de muerte del hechicero. Son seres a quienes les han encadenado sus almas para que no puedan amar a los demás.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!