Menu


Mons. Fisichella es el nuevo Presidente de la Pontificia Academia para la Vida
Mons. Fisichella, a quien el Santo Padre ha elevado a la dignidad de Arzobispo, sucede a Mons. Elio Sgreccia, en la presidencia de la Pontificia Academia para la Vida


Por: Guillermo Juan Morado | Fuente: religionenlibertad.com



El 17 de junio de 2008 se ha hecho público el nombramiento de mons. Rino Fisichella, Rector de la Pontificia Universidad Lateranense, como Presidente de la Pontificia Academia para la Vida. Resulta obvio que, para el Papa, la defensa de la vida constituye un tema central en el programa de su pontificado. Las referencias a la vida en la enseñanza de Benedicto XVI son continuas, profundas y marcadas, podríamos decir, por un signo de urgencia. Y ha escogido a un buen teólogo, capellán del Parlamento italiano, que, con este motivo, deja de ser obispo auxiliar de Roma, al ser elevado a la dignidad arzobispal.

El alcalde de Roma, Gianni Alemanno, felicitaba al nuevo arzobispo, señalando que cada cual debería estar cada vez más comprometido en la gran obra de civilización que es la defensa de la vida en todos sus estadios, desde el inicio hasta su fin natural. Un desafío, la defensa de la vida, que interpela al mundo de la política y al mundo de la ciencia.

Mons. Fisichella sustituye en este cargo a Mons. Elio Sgreccia, un notable experto en Bioética, aunque sin la proyección pública y el “tirón mediático” de Fisichella. Conocido como teólogo a nivel internacional – su campo es la Teología Fundamental; campo cultivado, entre otros, por el Cardenal Dulles, el arzobispo Doré o, en España, Mons. González Montes - , es un hombre de Iglesia muy presente en la vida y en el debate cultural de Italia. No teme “dar razón de la fe”. Y lo hace en los libros y ante las pantallas de la televisión. Sin acobardarse ante nada ni ante nadie.

Acompañó espiritualmente a Oriana Fallaci, fue el catequista de Magdi Cristiano Allam, y – como nos decía en sus clases – “un teólogo dedicado a la Teología Fundamental no debe temer ser un poco polémico”.

Algunas de sus obras:

Dizionario di Teologia fondamentale (Assisi 1990), Commento teologico al Catechismo della Chiesa Cattolica, ed., (Casale M. 1993), Noi Crediamo. Per una teologia dell’atto di fede, (Roma 1993), Storia della Teologia vol. III (Roma-Bologna 1995), Introduzione alla Teologia fondamentale, (Casale M. 19974), La Teologia fondamentale. Convergenze per il terzo millennio, (Casale M. 1997), Quando la fede pensa, (Casale M. 19982), Commento teologico-pastorale a Fides et ratio, (Cinisello B. 1999), Il Concilio Vaticano II: ricezione e attualità alla luce del Giubileo, (Cinisello B. 2000), Gesù di Nazareth profezia del Padre, (Milano 2000), La rivelazione: evento e credibilità (Bologna 20028), La via della Verità, (Milano 2003), AA.VV., Teologia Fondamentale, Fondamenti. (Roma 2005), La fede come risposta di senso, (Milano 2005).





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |