Menu


El precepto moral: no hay amor sin "reglas"
El compromiso de amor es justamente aquello que le da sentido a la libertad.


Por: Antoni Carol y Enric Cases | Fuente: M&M Euroeditors



El trabajo y el "trabajo de los trabajos" de los hijos de Dios

En definitiva, ¿en qué se concreta este "sacerdocio de la creación"? Después de bendecir al hombre y a la mujer, el Creador les dijo: "Creced, multiplicaos, llenad la tierra y sometedla" (Gn 1, 28). Esta indicación se complementa con otra que encontramos un poco más adelante: "El Señor Dios tomó al hombre y lo colocó en el jardín de Edén para que lo trabajara y lo guardara" (Gn 2, 15). Conservar y desarrollar la creación: he aquí la misión de los hijos de Dios. Más aun: perfeccionarnos como hijos de Dios mediante el perfeccionamiento de la creación; trabajando libremente en la obra del Padre, hacernos hijos de Él.

Es todo un reto. Así lo ha expresado Juan Pablo II: "La creación ha sido dada y confiada como tarea al hombre con el fin de que constituya para él no una fuente de sufrimientos, sino para que sea el fundamento de una existencia creativa en el mundo (...). Hay un gran reto para perfeccionar todo lo que ha sido creado, tanto a uno mismo como al mundo" 5. El gran valor de la creación "alcanza su culmen después de la creación del hombre" (AG 12.IX.79, 5). El relato del Génesis lo expresa de un modo sencillo, ya que, al término de los primeros días, la Biblia dice que "vio Dios que era bueno" (Gn 1, 10.12.18.25), mientras que, cuando termina el día sexto, el Creador manifiesta su gozo diciendo que "vio Dios todo lo que había hecho; y he aquí que era muy bueno" (Gn 1, 31).

A Dios gracias, el trabajo ha adquirido una relevancia cultural en los últimos años como nunca antes había tenido. El trabajo ya no es concebido a manera de un castigo como consecuencia del pecado original; ya no es un mal menor que han de soportar los que no son ricos (porque la riqueza era entendida como la posibilidad de poder encargar trabajo a los otros). Desde un punto de vista social, el trabajo es reconocido como medio de autorealización básico e, incluso, como ámbito para la vivencia de la solidaridad con los otros. La teología también ha reaccionado y el Magisterio ve en el trabajo "una de las características que distinguen al hombre del resto de las criaturas" (LE, saludo), más aun, en la realización del mandamiento de someter y dominar la creación, "el hombre, todo ser humano, refleja la acción misma del Creador del universo" (LE 4)6.

Es decir, el hombre debe "hablar de Dios" y hablar con Dios por medio del trabajo ("Dominad la tierra") y también mediante el "trabajo de los trabajos" ("Multiplicaos y llenad la tierra"), esto es, la familia y el crecimiento de la familia humana a través de la donación en el matrimonio. Con esta expresión, el "trabajo de los trabajos", queremos remarcar la importancia que tiene la dedicación a la familia, ya que es en el ámbito familiar donde tiene lugar el tramo fundamental de la formación de los futuros profesionales.

La referencia al "trabajo de los trabajos" es una observación importante, ya que hay "trabajos" (mejor, estilos de trabajo) que "matan" a la familia. El estilo o la perspectiva con la que trabajamos es una cuestión decisiva. Trabajar no puede significar dominar o transformar la tierra de cualquier manera ni por cualquier motivo: trabajamos para Dios. Lo dice claramente el Catecismo: "Dios creó todo para el hombre, pero el hombre fue creado para servir y amar a Dios y para ofrecerle toda la creación" (CIC 358). Sin esta perspectiva, el hombre corre el riesgo de enclaustrarse en su "trabajo" y dejar de amar.

Lo ilustraremos con una explicación gráfica. Cuentan que, en cierta ocasión, había tres hombres trabajando en el pináculo de un gran edificio. Los entrevistaron sucesivamente, preguntándoles qué era lo que estaban haciendo. El primero respondió simplemente que estaba picando piedra. El segundo llegó un poco más lejos diciendo que se estaba procurando el sostenimiento de su familia. Finalmente, el tercero afirmó que estaba construyendo una catedral. Evidentemente, físicamente hablando, los tres picaban piedra, pero -interiormente, ¡cosa fundamental!- sólo uno estaba construyendo una catedral, y éste -con toda certeza- mantenía el horizonte más amplio y la motivación más elevada para tener una familia y para picar piedra con la mejor pericia posible.

¡El mundo está lleno de "picapedreros"!: cuántos abandonos familiares por "culpa del "trabajo"; cuántas injusticias, fraudes y malos tratos de los otros con ocasión del "trabajo"... Desde siempre, el hombre ha mantenido pendientes de resolución/superación dos problemas relacionados con la actividad transformadora del mundo: la falta de coherencia (o de unidad) de vida y el desprendimiento. Da la impresión de que al hombre le cuesta hacer compatible el progreso material con el progreso espiritual. La perspectiva de que somos hijos de Dios -y de que según esta condición hemos de amar- es la que permite combinar ambos tipos de progreso. Muchas veces se ha procurado resolver la aparente incompatibilidad manifestando un recelo por lo que es actividad temporal y prosperidad material, pero, precisamente, el Creador nos mandó "dominar" la tierra. La clave del tema está en el hecho de "señorear" la tierra: en lugar de esclavos, hemos de ser señores de las cosas materiales; tener no es malo, pero sí que es nocivo buscar el tener más sin pensar en el ser más.

Dicen que el orden de los factores no altera el producto. En este caso, como si se tratara de la excepción que confirma la regla, el orden de los factores (de las prioridades) sí que altera el resultado: nos va el tener o no tener la disponibilidad necesaria para ser libres de verdad. Sí, libres de verdad, porque hay muchas maneras de intentar ser libres, pero sólo la libertad según la verdad es la que nos permite amar con un amor que no mata.

El precepto moral: no hay amor sin "reglas"

Lo que acabamos de decir, por lo que parece, no es fácil de entender, y menos aún en nuestra cultura occidental. En todo caso, es muy significativo que el Creador, a la vez que la "invitación" al trabajo, dirigiera al hombre el precepto moral: "El Señor Dios tomó al hombre y lo colocó en el jardín de Edén para que lo trabajara y lo guardara; y el Señor Dios impuso al hombre este mandamiento: ´De todos lo árboles del jardín podrás comer; pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que comas de él, morirás´" (Gn 2, 15-17). El Creador advierte al hombre que tiene plena libertad para actuar (´De todos los árboles del jardín podrás comer´), pero con una condición: que siempre actúe por amor. Con todo, esta "condición" -en realidad- no es una condición en sentido restrictivo, ya que la libertad sirve precisamente para amar, para darse voluntariamente (no se puede amar obligadamente).

Ciertamente, el tema de la ley moral es controvertido. Difícilmente encontraríamos alguien que se definiera como "a-moral" (sin moral), pero sí que es frecuente escuchar expresiones como, por ejemplo, ´es mi moral´, ´según mi verdad´, etc. Entramos en el pantanoso terreno del relativismo moral: todo el mundo se apunta al amor, pero, ¿de qué "amor" estamos hablando? Tal como se escribió en otro lugar, "hay que saber qué es amor; hay que descubrirlo -que no es lo mismo que inventarlo- porque con frecuencia se confunde el amor con cualquier tipo de "des-amor". Hay "amores" que matan: no todo es amor. El amor es algo muy concreto, muy preciso, muy delicado: en una "obra de ingeniería""7. Y, de hecho, el corazón con mirada concupiscente "con frecuencia aparece disfrazado y se hace llamar "amor", aunque cambie su auténtico perfil y se oscurezca la limpieza del donen la mutua entrega personal" (AG 23.VII.80, 3).
En todo caso, el Creador indica al hombre el mal que él puede provocarse a sí mismo si osaba manosear la ley moral, es decir, las "reglas del amor". Pero, ¿el amor tiene un "reglamento" y una "normativa"? Pues, sí. Como todo juego, también el "juego de amar" tiene unas reglas. Más aún, esta normativa (la ley moral) -que no es arbitraria, sino que refleja las exigencias de la naturaleza humana- hace posible amar; esta ley no es para él una amenaza, sino que indica el camino por el cual el hombre deviene hombre. Por eso, "al escuchar las palabras de Dios-Yahveh, el hombre debería haber entendido que el árbol de la ciencia tenía hundidas sus raíces no sólo en el "jardín en Edén", sino también en su humanidad" (AG 31.X.79, 3).

De la misma manera -salvando las distancias-, existe el fútbol (o cualquier otro deporte) porque lo define un reglamento. Si cada uno quisiera inventarse el reglamento del fútbol (según su verdad), sencillamente, no podríamos jugar a fútbol.

Probemos siquiera imaginarnos, pongamos por caso, la ridícula situación que se plantearía si un jugador de un equipo de fútbol decidiera por su cuenta tomar la pelota con la mano y ponerse a correr, llevándose el balón entre las manos. Lógicamente, el árbitro (= la Iglesia) hará sonar el silbato para denunciar la infracción del reglamento. ¿Podríamos concebir que el jugador se encarara con el árbitro (= la Iglesia), diciéndole que él ya es suficientemente mayor como para poder jugar como le parezca y que nadie tiene que decirle nada, y menos todavía "imponerle" un reglamento de juego? "Disculpe -diría el árbitro- (= la Iglesia)-, pero yo no hago más que recordarle el reglamento establecido por la Federación Internacional de Fútbol (= el Creador) y velar por su cumplimiento. Si yo no lo hiciera así y permitiera que cada uno se inventara el reglamento según su capricho, entonces usted no podría siquiera disputar este partido. Si a usted le gusta jugar con las manos, puede practicar el handbol, por ejemplo, pero no el football, ya que lo que define este juego es, precisamente, jugar el balón con los pies, tal como lo indica su propio nombre".

En fin, uno es bien libre de jugar o no jugar al football, pero si decide competir en ese deporte, deberá hacerlo con los pies (en caso contrario, estaría automáticamente jugando otro juego) y, además, deberá respetar el reglamento. Y esta normativa no restringe la libertad de jugar, sino que la protege: sin reglamento no hay juego.
No faltan aquellos para quienes la ley moral no sería más que un convencionalismo o una arbitraria imposición, como si Dios (o la Iglesia, o la sociedad, o la pareja) pudiera decidir que aquello que antes era pecado ahora ya no lo es. Entonces todo sería una simple cuestión de etiquetas, como también podríamos decidir que jugar con la pelota con las manos a partir de ahora, en vez de llamarse handball, se comenzara a denominar football. Ahora bien, esta manera de pensar comienza ya a forzar la naturaleza de las cosas, y por este camino acabaríamos irremediablemente abocados a una total confusión. Y no se trata de una simple posibilidad teórica; hay quien, como ejemplo de eufemismo, hable de as mujeres "ligeramente embarazadas" (¿?) y de otras cosas por el estilo.

El último de todos los peligros es, justamente, el de pensar que nosotros podemos cambiar la naturaleza de las cosas. Pero, como ya hemos dicho, la naturaleza no se deja manipular fácilmente y no perdona nunca. Seamos honestos: una mujer se encuentra embarazada o no se encuentra embarazada, pero nunca medio o ligeramente embarazada; y en la misma línea, se puede demostrar que el matrimonio es indisoluble, pero no existe razonamiento objetivo posible para demostrar que es indisoluble en general, pero -simultáneamente- disoluble en algunos casos excepcionales o particulares (que acaban siendo siempre la excepción que a uno personalmente le interesa o le afecta). Más aún, el concepto de matrimonio en sí mismo excluye la idea de disolución (excepción hecha del caso de defunción), porque -por definición- es una alianza para toda la vida. Pero nuestra capacidad de forzar la naturaleza de las cosas y de engañarnos es tal que ya resulta normal reclamar, juntamente con el matrimonio "clásico" (indisoluble), otro tipo de matrimonio que contemple la posibilidad del divorcio. Llegados a este punto, en el que ya no nombramos las cosas por su nombre, entonces se produce una enorme confusión.

El Creador advirtió las consecuencias y riesgos de forzar la naturaleza de las cosas: "El día que comas de él [el árbol de la ciencia del bien y del mal], morirás". Parece una afirmación exagerada. De hecho, tal como veremos al comentar el tercer capítulo del Génesis, el Diablo se lo hizo creer así a Eva. ¡Una exageración! ¡Pues no lo es! Sería realmente milagroso que, en un país como el nuestro en el que -amparados por la ley- se puede eliminar la vida del no nacido (pronto también la del enfermo o la del anciano), a la vez, se respirara paz y tranquilidad en las casas y en la calle. No nos engañemos: o nos avenimos a respetar escrupulosamente la vida humana siempre, o no nos lamentemos si -después de suspirar por el aborto y la eutanasia- aparecen personas que deciden que también se pueden eliminar vidas humanas por otros motivos (los que a ellos les parezca). "El día que comas de él, morirás": advertidos estamos desde hace tiempo.

Si quieres consultar el libro completo:

El encanto original de la mujer y la dignidad del hombre

Si deseas comprar el libro:
El encanto original de la mujer y la dignidad del hombre, M&M Euroeditors

5JUAN PABLO II, Cruzando el umbral de la esperanza, o.c., p. 42. regresar

6Así, el trabajo "no ha surgido como una secuela del pecado original, ni se reduce a un hallazgo de los tiempos modernos. Se trata de un medio necesario que Dios nos confía aquí en la tierra, dilatando nuestros días y haciéndonos partícipes de su poder creador, para que nos ganemos el sustento y simultáneamente recojamos frutos para la vida eterna" (ESCRIVÁ DE BALAGUER, J., Amigos de Dios, Rialp (10ª edición), Madrid 1985, pp. 100-101). regresar

7 Ingeniería del amor(Apuntes sobre el amor conyugal), M&M Euroeditors, Sabadell 1997, p. 4. regresar





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!