Menu


Testimonio sobre la defensa de la vida y baby match
Cargo sobre mis hombros todavía el dolor de no haber podido salvar ese bebé


Por: Claudia Zaragoza | Fuente: Catholic.net



Mi nombre es Claudia Zaragoza y soy lectora asidua de Catholic net. Nunca he enviado comentarios a los autores de los textos, aunque siempre los comparto con mi esposo y amigos. Esta vez es diferente.

Los católicos de México estamos muy dolidos por esta nueva ley, no podemos creer que un país que tradicionalmente cuida y respeta a la familia, esté empeñado en destruirla. La idea de "baby-match" me parece excelente, sin embargo, creo conveniente acompañarla de estrategias de convencimiento para las mujeres que desean abortar.

Me explico: cuando yo estaba esperando a mi tercer bebé me enteré de otro matrimonio que también estaban embarazados de su tercer hijo. Ella no quería tenerlo y anunció que lo abortaría. Él no podía creer que su mujer quisiera abortar a su hijo, pero la apoyó porque ella tenía derecho a decidir sobre su "propio cuerpo". Yo supliqué miles de veces que no lo abortaran, que me lo dieran, que lo criaría junto con mi bebé como si fueran gemelos, que a ese bebé no le faltaría amor ni una familia, que podrían verlo cuando quisieran, que podrían verlo crecer...

Finalmente, el argumento "un aborto sale más barato que mantener un hijo", ganó. Cargo sobre mis hombros todavía el dolor de no haber podido salvar ese bebé. Estaría por cumplir un año. No hubo modo de convencer a esa mujer de que ese bebé no era su cuerpo. Ella escogió ser asesina y hacer de su esposo su cómplice.

Lo cierto es que hay mujeres que son capaces de matar con tal de "quedar bien" o de no enfrentar su responsabilidad. Hay jóvenes que prefieren abortar antes de decirles a sus padres que están embarazadas, sin darles la oportunidad de demostrarles que las aman y que las apoyarán a pesar de todo.

Hay mujeres que prefieren matar a sus bebés antes de que sus maridos se den cuenta que les fueron infieles. Hay mujeres que son capaces de convertirse en asesinas antes de perder posición económica.

Estas mujeres no quieren que el mundo sepa que están embarazadas, por ello no creo que terminarían un embarazo para dar en adopción a sus bebés. ¿Cómo las convencemos de que digan sí a la vida?

Yo sé que no todo es pesimismo, de hecho, logré convencer a otra joven de no abortar y ahora dice que su niña es lo mejor que le ha pasado. Pero realmente creo que es importante dotarnos de una buena estrategia de convencimiento. Me queda claro que finalmente es su decisión, pero muchas vidas se pierden todos los días.

Preguntas o comentarios al autor





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!