Menu


Me ha matado mi Madre
Hasta hoy el médico no le había dicho a mi madre que yo vivía junto a su corazón. ¡Qué contenta debe estar! ¿Estás contenta, mamá?


Por: Stefan, Cardenal Wyszynski | Fuente: Revista de las Congregaciones Marianas



5 de octubre
 
Hoy comienza mi vida. Mis padres todavía lo ignoran. Soy tan pequeña como una semilla de manzana, pero ya tengo mi vida.  Y yo voy a ser una niña. Tendré los cabellos rubios y los ojos azules. Todo está dispuesto por anticipado, incluso que me gustarán las flores.
 
19 de octubre
 
He crecido un poco, pero soy aún demasiado pequeña para poder hacer nada por mí misma. Mi madre lo hace todo por mí. Y (lo que es curioso), ella no sabe todavía que me lleva junto a su corazón y que me ayuda sion cesar y que me nutre con su sangre. Es muy buena. Algunos dicen que no soy una verdadera persona humana; que solamente existe mi madre. Pero, sin embargo, soy en realidad una persona, lo mismo que una miguita de pan. Mi madre vive realmente y yo también.
 
23 de octubre
 
Mi boca está a punto de abrirse. Pensadlo: dentro de un año más o menos yo sabré reír y un poco más tarde, hablar. Sé que mi primera palabra será: ¡Mamá!
 
28 de octubre
 
Mi corazón ha empezado a latir hoy para sí mismo. A partir de ahora continuará latiendo hasta el fin de  mi vida. Sin jamás pararse a descansar. Y pasados muchos años,se fatigará, se parará y entonces, moriré.
 
2 de noviembre
 
Crezco un poco cada día. Mis brazos y piernas empiezan a conformarse. Pero tendré que esperar bastante hasta que mis piernecitas puedan llevarme a los brazos de mi madre y antes de que estos brazos tan pequeños, sean capaces de presentarle unas flores o de besar a mi padre.
 
12 de noviembre
 
Las florecillas de mis dedos empiezan a brotar de mis manos. Es maravilloso ver lo pequeñitos que son. Seré capaz de sujetar los cabellos de mi madre con ellos. Y llevaré sus cabellos a mi boca y ella seguramente me dirá: ¡oh picarilla!
 
20 de noviembre
 
Hasta hoy el médico no le había dicho a mi madre que yo vivía junto a su corazón. ¡Qué contenta debe estar! ¿Estás contenta, mamá?
 
25 de noviembre
 
Mi padre y mi madre seguramente están pensando qué nombre me van a poner. Pero no saben siquiera que soy niña.
 
10 de diciembre
 
Mis cabellos crecen, son suaves, claros y relucientes. Yo me pregunto: ¿cómo serán los de mamá?
 
24 de diciembre
 
Me pregunto si mamá escucha el ruido de mi corazón al latir. Mi corazón es fuerte y sano. Late con regularidad... ¡tendrás una hija muy fuerte, mamá!
 
28 de diciembre
 
¡Hoy, mi madre me ha matado!
 
Stefan, Cardenal Wyszynski (+ 1981)
Primado de Polonia
(Publicado en Milicia, revista de las Congregaciones Marianas, Núms. 325-326, enero-febrero, México, 1978, p.16)
 ispam ¡gratis!
Regístrate ya - http://correo.yahoo.com.mx/





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!