Menu


Dios nos habla
Dios y Personajes Biblia

Nos habla de mil modos, no lo escuchamos porque llevamos dentro un poco o mucho de ruido interior.


Por: P. Fernando Pascual LC | Fuente: Catholic.net



A veces nos quejamos del silencio de Dios. Parece que calla, que se esconde, lejano, tras el cielo. Sentimos que no va a nuestro lado mientras recorremos el camino de la vida, como si no se interesase por nuestras cosas, como si no ofreciese ninguna palabra de consuelo o de esperanza.

En realidad, Dios nos habla de mil modos. No lo escuchamos porque llevamos dentro un poco (a veces mucho) de ruido interior. Melodías o problemas, planes o dolores, palabras que decir a un amigo o silencios llenos de nosotros mismos. Una multitud de voces llenan el corazón. Para la voz de Dios apenas queda algún espacio fugaz, entre las mil cosas que nos llenan la cabeza.

¿Cómo nos habla Dios? Nos habla en el hecho mismo de existir: soy un deseo, un sueño de Dios. He salido de sus manos, vivo gracias a su aliento, sueño porque Él me sueña primero. Cada latido de mi corazón, cada movimiento de mis pulmones, cada reflexión que pasa por mi alma, son posibles desde ese inmenso, misterioso, paterno, amor de Dios.

Nos habla desde el Hijo. Jesús de Nazaret es la Voz, mejor, es la Palabra del Padre. Cada página de su Evangelio nos abre nuevos horizontes, nos ofrece misericordia, nos anima a la esperanza. De un modo misterioso, podemos tocarlo en la Eucaristía: en el silencio elocuente del Sagrario; en cada misa, cuando unidos, como comunidad, asistimos al milagro. Podemos servirle en el hermano: “cuantas veces lo hicisteis... a mí me lo hicisteis” (cf. Mt 25,40).

Nos habla en los hechos de la vida. Desde una nube de verano que presagia esa esperada y refrescante lluvia. Desde el zumbido de una abeja que busca su botín entre las flores. Desde las olas en la playa, con sus bulliciosos y constante deseos de conquista y de regreso a casa.

Nos habla desde quienes viven a nuestro lado. Cada ser querido nos recuerda el Amor de Dios. También él vive en cuanto es amado. También él espera un poco de amor y de consuelo.

Nos habla, aunque no siempre lo comprendamos, desde el dolor, en medio de las pruebas. Un accidente, una enfermedad, la pérdida de un ser querido: no son casualidades, no son hechos sin sentido. Detrás de cada prueba podemos sentir que Dios nos invita a mirar al cielo, nos recuerda que no tenemos aquí abajo una ciudad eterna (Hb 13,14). Nos susurra que si el jilguero no muere sin su permiso, entonces es que nada ocurre como fruto de la fatalidad o la fortuna. Todo tiene un sentido, un valor, que hemos de descubrir, que nos lleva a confiar y a caminar hacia horizontes nuevos.

Dios nos habla. Hoy me ha dicho tantas cosas. Seguirá susurrando cada día, cada hora, con mil gestos de cariño. Tal vez ahora puedo pedirle, con humildad, con sencillez, que me enseñe a orar, que me conceda un corazón atento, capaz de descubrirlo en la belleza de una rosa y en el misterio de esa espina que se hunde, poco a poco, en mi carne enferma...







Compartir en Google+




Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz S�¡nchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |