Menu



Dios y Personajes Biblia

Cada día es una caricia del amor de Dios
Despierta a éste nuevo día y estrénalo, porque realmente es un nuevo día con toda su grandeza.


Por: P. Idar Hidalgo | Fuente: Catholic.net



Dios, hasta hoy nos ha permitido despertar cada día, es decir, abrimos los ojos, volvemos a la conciencia de estar en este mundo, al despertar se nos abren nuevamente los sentidos y podemos contemplar todas las maravillas que Dios nos da para que podamos ser felices.

Pero quizá no siempre ni todos los días despertamos al amor de Dios, porque nos quedamos enfrascados en los remordimientos, en los sufrimientos tanto del pasado como del futuro, o el miedo a lo que vendrá, pero la vida se nos da como el maná, solo para cada día.

Despertar cada día es tomar conciencia de ese presente, de ese instante en que somos amados por Dios, que nos ama con amor eterno, y descubrimos que todo es don de Dios, que todo es una caricia de su amor.

Despertar cada día es conectar nuestra alma a lo trascendente, conectarse con Dios, y percibir lo relativo de la criatura, lo pasajero que es este mundo.

Despertar cada día es saber que estamos en el mundo pero que no somos de este mundo, que estamos de viaje, que somos peregrinos, que somos forasteros en patria extraña. Despertar cada día es conocer desde la fe mi pequeñez y la grandeza del amor de Dios.

Despierta a éste nuevo día y estrénalo, porque realmente es un nuevo día con toda su grandeza, con todo su esplendor, descubriendo en las próximas horas la caricia de Dios y el milagro que es estar vivo.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!