Menu


Motivos para frenar las donaciones de esperma
El semen de un donante con un mal hereditario grave sirvió para concebir a 18 niños en Holanda, lo que confirma los cuestionamientos éticos ante las tecnicas de fertilidad que involucran donantes


Por: El Pais | Fuente: Mujer Nueva



El semen de un donante con un mal hereditario grave sirvió para concebir a 18 niños en Holanda

La fiabilidad de las donaciones de esperma ha quedado en entredicho después de que trece matrimonios holandeses hayan descubierto que los hijos que tuvieron entre 1989 y 1995 tienen un 50% de posibilidades de desarrollar una enfermedad neurológica incurable, heredada de su padre biológico.

El padre de todos ellos, donante de esperma con el que se engendraron 18 niños, descubrió que padece una forma incurable de ataxia (desorden del sistema nervioso a veces mortal que destruye el cerebelo). Después de comunicarlo al hospital holandés Jeroen Bosch, los responsables médicos han tardado tres años en decírselo a las familias, para no alarmarlas mientras debatían los aspectos éticos del caso.

La asociación nacional que reúne a los bancos de semen ha propuesto que no nazcan más de 10 hijos por cada donante. Actualmente, la cifra máxima es de 25. La próxima reforma de la Ley de Inseminación Artificial, a debatir en breve por el Parlamento, contempla además la posibilidad de desvelar la identidad de esta clase de paternidad a petición de los hijos. Los expertos temen que las donaciones se vayan a reducir por miedo a reclamaciones de cualquier tipo.

En el caso conocido ahora, la enfermedad confirmada en el donante se denomina Ataxia Cerebelar Autosómica Dominante. Es de carácter neurológico y reduce progresivamente el tamaño del cerebelo, centro nervioso del cerebro situado en la parte posterior del cráneo y encargado de regir el movimiento. Los afectados -entre uno y cinco por cada 100.000 personas- tienen problemas para andar y no aciertan a coger bien las cosas. En algunos casos hablan y ven con dificultad. Los primeros síntomas suelen aparecer entre los veinte y los cincuenta años.

“Las dolencias genéticas son una posibilidad a veces desconocida para cualquier pareja que tenga hijos. Que haya hoy tantos niños afectados es una auténtica calamidad y un hecho sin precedentes´, según Frans Croonen, presidente de la junta directiva del hospital Jeroen Bosch. A la mala noticia recibida por los padres hay que añadir el hecho de que la mayoría hubiera preferido ocultar a sus hijos las circunstancias exactas de su concepción. Un extremo que deberán desvelar pronto puesto que 9 de los 18 menores nacidos del mismo donante, y de edades comprendidas entre 7 y 13 años, podrían transmitir la ataxia a sus descendientes.

La situación ha confirmado las dificultades de analizar a fondo, desde el punto de vista clínico, las donaciones de semen. Si bien el donante debe superar un análisis de sangre y un formulario sobre su salud y la de su familia, resulta imposible asegurarse de que el donante esté ´limpio´ del todo. No sólo hay males genéticos que surgen tras la donación. Buscarlos en el laboratorio resultaría carísimo y aún así los menos frecuentes escaparían a los controles.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |