Menu



Análisis bioético de las técnicas de reproducción artificial
Los hijos deben nacer como resultante de la unión carnal en sus condiciones fisiológicas, con las leyes naturales


Por: Tebelio Martin Rodriguez | Fuente: Tebelio Martin Rodriguez



La Bioética es una Ciencia nueva, se ocupa del estudio sistemático de la conducta humana en el campo de las ciencias de la vida y del cuidado de la salud, en cuanto que esta conducta es examinada a la luz de valores y principios morales por tanto permite en sus análisis la licitud de una forma de actuar.

Una parte de la Bioética está basada en el riesgo de la tecnificación sobre el ser humano y que ha llegado a sustituir la procreación, pasando de sujeto a objeto, de manipulador de la Naturaleza a ser manipulado por la revolución biológica, se sustituye el concepto de procreación por el de “producción en serie”. El nacimiento humano es un acto libre fruto de la unión de dos personas de sexo diferente; establecer un control de esto es frenar el futuro humano (niños por encargo con predeterminación de cualidades, etc.), la influencia en el futuro hijo viola su libertad, por la posible manipulación de los gametos en el laboratorio por quienes no son los padres, es la despersonalización de la procreación.

En las clínicas de fecundación asistida ya se selecciona el hijo por el sexo, influencia de padres y/o médicos, esto es Eugenesia y no difiere de las practicadas en las tribus salvajes donde se mataban las hembras al nacer por no ser productivas o los métodos nazis de exterminio masivo en la Segunda Guerra Mundial.Por el bien de unos miles ¿cuántos no son sacrificados?, además se aleja del principio por el que fue creada esta técnica de fecundación.La ética de la especie humana se ha reducido debido a intereses que no ayudan al desarrollo de la vida, sino que la utilizan como objeto de lucro, finalidad personal o tratamientos de complacencia a toda costa.

El análisis bioético de las técnicas de reproducción asistida, puede hacerse antes o después de éstas para obtener experiencia en conductas posteriores y decir si son lícitas o no. Los elementos para el juicio bioético son:

a) La moralidad del acto en sí misma.
b) La finalidad del acto.
c) Los medios que se empleen para ejecutarlo.
Si el fin o los medios son inadecuados no debe actuarse y debe confrontarse con la jerarquía de valores de la persona y conocer la parte técnica del acto moral que implica.

La moral de la Biomedicina debe estar entre la manipulación y la humanización, la Bioética establece los criterios para el conocimiento y juicio de lo que es lícito o no.Los criterios morales que deben ser aplicados a la Biomedicina tienen que tener presente que el hombre objeto de estudio es de doble dimensión tanto corporal como espiritual, no es tan solo un grupo de tejidos, sistemas o funciones; en esta condición se diferencia de los animales que fueron experimentados, no puede ser igualado, porque se manifiesta y expresa con su cuerpo.

Los criterios fundamentales de las técnicas de reproducción artificial son dos:
• la vida del ser humano llamado a la existencia y
• la originalidad con que esa vida es trasmitida en el matrimonio.

Implicaciones éticas

Analicemos la Fecundación In Vitro + trasferencia de Embrión (FIVET) se “fabrica” el embrión fuera de las vías fisiológicas femeninas y lo coloca nuevamente en el útero (2-3 días). Manipulación del embrión, selección, embriones supernumerarios, crió congelación, la posibilidad de accidente, cambio accidental y su empleo posterior en investigaciones.
Si analizamos los pasos de la FIVET: obtención de gametos, cultivo de los óvulos y su fertilización, transferencia del embrión al útero materno, es aquí donde ocurren los mayores fracasos porque no se implanta, no es aceptado por el útero, aumenta directamente el número de abortos; además se fecundan más de un óvulo, para reserva e implantar de 1 a 4, hay un aumento del número de fecundados, pues deben garantizar que el implantado es completamente normal (técnicamente) si no se realiza el aborto provocado. Es una forma de producción seriada, cuyo objetivo es lograr el embarazo, no importa el costo, la cantidad, ni las consecuencias que se deriven. Se trata con seres humanos o cosas.

El tipo de experimentación fisiológica y médica, a que se exponen las T.R.A., utilizan a los gametos de ambos sexos para participar de la procreación como instrumento para el llamado avance de la Ciencia, sino existen normas de control se pierde el respeto al mismo dejándolo a intereses de los profesionales. La Moral necesita de un mínimo de condiciones para una valoración positiva y debe tener como fundamento la defensa de la persona y su dignidad.

Los hijos deben nacer como resultante de la unión carnal en sus condiciones fisiológicas, con las leyes naturales fruto de la evolución, cambiar esto es alterar y ultrajar los métodos reproductivos del ser, en la Historia cada vez que el hombre ha tratado de violar las leyes naturales los resultados han sido lamentables.

Se ha logrado una marcada diferencia entre el orden moral y el legal, es decir leyes que protegen las técnicas de manipulación y no al embrión, no consideran su posterior destino y mantenimiento (situación de los embriones sobrantes); todo esto en contra de los principios éticos.

Análisis de otras corrientes

Las corrientes reduccionistas, consensuales, y utilitaristas de la Bioética contemporánea no se oponen a este tipo de técnicas, ni a sus métodos y procedimientos, tienden a anteponer el fin a los principios, basándose en la falsa autonomía del sujeto, dejando la elección ética a los cónyuges o a la mujer, que en ocasiones son manipulados con fines de lucro y desconocen los procesos a que van a ser sometidos. No se aplica correctamente el Consentimiento Informado.

Los inconvenientes e implicaciones ideológicas metafísicas se agravan cuando, en el óvulo fecundado, no participó el padre, adulterio de laboratorio, o no se implantó en el útero materno, la donación del semen no puede equipararse a la sangre u órganos somáticos. En los casos de inseminación post-mortem, nace el niño huérfano con traumas psicológicos.El ser humano tiene dignidad, es un ente individual de naturaleza racional, es fin en sí mismo, se especifica en estima, custodia y realización.

La FIVET o cualquier manipulación en la procreación que no sea por medios naturales no soporta un juicio Bioético que permita declararla como lícita.En cuanto a los “embriones sobrantes” las leyes no establecen que hacer con ellos después de logrado el hijo, permitiendo la descongelación después de los cinco años, no hay diferencias entre este método y las apotecas o expositorios junto al Taigetes en la antigua Grecia, donde eran abandonados los niños con defectos para que murieran, o las campañas de raza pura de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.


Preguntas o comentarios al autor

Si deseas consultar el documento completo:

Las técnicas de reproducción artificial


 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |