Menu


Premio Nobel de Medicina otorgado al creador de la fecundación in-vitro
Este premio ha generado muchisima alegría en ciertos sectores quienes celebran a los casi 4 millones de bebés nacidos en los últimos 32 años y muchisima preocupación en otros que ven en esto la celebración de la destrucción de millones de vidas


Por: Eloisa Wolf | Fuente: Catholic.net



En días pasados el premio Nobel de Medicina fue otorgado al creador de la Fecundación In-vitro, un médico inglés que luego de años de investigación logró que naciera en 1978 el primer bebé in-vitro.

Este premio ha generado muchisima alegría en ciertos sectores quienes celebran a los casi 4 millones de bebés nacidos en los últimos 32 años y muchisima preocupación en otros que ven en esto la celebración de la destrucción de millones de vidas (estimaciones conservadoras calculan más de 24 millones) y complejisimos problemas éticos generados por ésta. Son dos caras de la moneda que vale mucho la pena analizar. También ha generado grandes preguntas sobre si existen opciones reales, además de la fecundación in vitro , para los millones que padecen la infertilidad. Pareciera por la mayoría de los medios que no.

Debemos de tener razones para cuando nos pregunten o bien nos enfrentemos al problema de la infertilidad o de la salud ginecológica para poder tomar decisiones con toda la información.

En ningún caso quiere esto decir que nos crucemos de brazos sin hacer nada, este es uno de los más grandes sufrimientos que una pareja puede experimentar, sino más bien que se busquen las opciones reales de curación que la mayoría de las veces son mucho más eficaces. Es una gran pena que en estos días solo se hable de un lado de la moneda de la fecundación in-vitro y no de otras opciones. Quisiera poder aqui mostrarles parte de esta otra cara de la moneda que recabé de varios artículos escritos por expertos y también una, de muchas, opciones altamente efectivas poco conocidas.

Lo que se ha dicho positivo sobre este premio Nobel:

Reconocer que la infertilidad verdaderamente es un problema mundial que afecta a milones de personas (se dice que más de 15 % de las parejas en edad reproductiva la padecen, tan solo en Estados Unidos son 9.5 millones de mujeres) lo cual es cierto.

También que significa un gran avance científico lo cual también es cierto, pero no siempre la ciencia trae "avances" que realmente signifiquen un verdadero bien para la humanidad.

La realidad de la fecundación in-vitro

Casi nunca existe un diagnóstico completo del problema médico que al final es la causa real de la infertilidad.
El cuerpo humano está hecho para la fertilidad, todos sus sistemas están preparados para esto y cuando no se da existe un problema real de medicina.

La causa subyacente no se cura, sino se busca "pasar" el problema y "crear" vida fuera del contexto del matrimonio. Las parejas siempre tendrán que usar la fecundación in-vitro ya que el problema seguirá existiendo o bien seguirán sufriendo del problema de salud.

Se crean, en casi todos los casos, embriones en exceso los cuales son deshechados o congelados. En algunos casos son donados para otras parejas creando complejísimos problemas éticos. En México no existe regulación al respecto por lo cual no es raro escuchar de más de 10 embriones deshechados por pareja. Es considerado por muchos como el mayor Holocausto de los tiempos modernos fuera del aborto. Por cada bebé nacido de fecundación in-vitro se calculan que mueren 6 embriones como minímo (estas son estadísticas de la misma industria del In-vitro). Si han nacido 4 millones de bebés como resultado de la fecundación in-vitro esto habla de más de 24 millones de embriones sacrificados, siendo estas estadísticas extremadamente conservadoras.

Participa un tercero en la "elección" de quien debe vivir o morir. Se selecciona al más apto. En el mejor de los casos y luego de varios intentos (tomando en cuenta que las clínicas en muchas ocasiones solo toman a los pacientes más jovenes y sanos para mantener sus estadísticas) solo se tiene un éxito del 30 %.

El premio Nobel está celebrando a un científico que con su investigación ha logrado esto.

¿No hubiera sido mejor que el dinero invertido en la fecundación in-vitro se usara para encontrar una verdadera cura?

Como alguien que ha sufrido de la infertilidad sé que no es suficiente decirle a las parejas no lo hagan, sino hay que ofrecer opciones reales a ellas.

El sufrimiento de la infertilidad es real, muy profundo y con grandes secuelas y merece ser tratado como lo que es, un problema médico.

Existen opciones, pero casi no son conocidas, porque no generan las grandes cantidades de dinero de la fecundación In-vitro. Es una batalla de David contra Goliath, pero poco a poco se van dando a conocer.

Una de ellas es Naprotechnology , seguramente no es la única pero si la que mejor conozco y por lo tanto de la cual puedo hablar.

Naprotechnology busca

Diagnosticar: 95% de los casos tienen un diagnóstico claro. Casi siempre multifactorial y muchas veces subclinico.

Curar: Se trata la causa subyacente de la infertilidad en todos los casos buscando reestablecer la salud.

El médico tiene la función de médico. Diagnosticar y curar, no generar vida, ni seleccionarla.

Con tasas de éxito desde el 40 al 80% dependiendo de la causa. Ya en algunos casos como ovarios poliquísiticos la tasa de éxito es del 85%. Estas tasas son de bebés sanos nacidos, no de embarazos que son muchas veces son lo que las clínicas de fecundación In-vitro reportan, no llegando muchos de ellos a término.

Es cierto, toma tiempo buscar el problema y luego el balance natural del cuerpo, pero estas estadísticas son reales con estudios independientes en países como Inglaterra, Irlanda y USA.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |