Menu


La procreación en países desarrollados
Análisis de la esterilidad y la infertilidad, y de la situación ética en el mundo médico


Por: Tebelio Martin Rodriguez | Fuente: Tebelio Martin Rodriguez



Aspectos epidemiológicos y sociales de la procreación en países desarrollados

a) Inicio precoz de la actividad sexual.
b) Aumento progresivo de las decisiones de control de la fertilidad.
c) Tendencia a retrasar la edad del matrimonio y el primer embarazo (motivos personales, económicos, etc.).
d) Control exagerado de la natalidad.

Causas de esterilidad

1) Desordenes de la ovulación.- 20% al 29%.
2) Anomalías de las trompas.- 15%.
3) Endometritis.- 6 %.
4) Patología cervical.- 3%.
5) Patología seminal.- 21% al 24%.
6) Otras cusas masculinas.- 2%.
7) Desordenes de la sexualidad.- 6%.
8) Otras causas.- 18% al 28%.

Existe el perfil epidemiológico que tiene en cuenta la fertilidad, ésta es, la capacidad de reproducirse de los seres vivientes con la conservación de las características de la especie, y la esterilidad que es la falta de fertilidad, ambas se pueden investigar y se pueden definir numéricamente. Al determinar este equilibrio en los seres humanos, no sólo existen factores biológicos por ej.: la edad de la mujer, también hay factores antropológicos, sicológicos y sociales.

La esterilidad de las parejas

Desde la antigüedad la esterilidad está relacionada con el hombre, no precisamente como una enfermedad; se consideraba como una maldición divina, pérdida de sexo con sus consecuencias, y en algunas culturas es sinónimo de pérdida de valores, no poder crear familia. En nuestros tiempos, tiene una connotación muy negativa, sobre todo en las sociedades más desarrolladas, llegando a convertirse en un peligro para la unión y estabilidad de la familia.

El sufrimiento de los pacientes estériles o las parejas con deseos de tener descendencia es una realidad y motivo de consulta médica, su atención requiere de un enfoque multidisciplinario, la solución no siempre es posible, y no quiere decir que no tenga tratamiento.

La esterilidad involuntaria que en ocasiones es fruto de la aplicación de la misma tecnología en los inicios de la vida (aborto provocado) o fruto de accidentes, plantea un problema económico y social, al influir en el descenso del índice de fertilidad de las poblaciones con consecuencias en la vida y el destino de los pueblos; a mediano plazo envejece la sociedad, dificultándose el relevo generacional con merma de la población productiva, incluso pueden desaparecer los pueblos.
Una natalidad fisiológica alta expresa la energía creadora de una familia y de un pueblo, pone de manifiesto el coraje de los hombres frente a la vida, sus riesgos y dificultades, su voluntad de construir y progresar.

La situación de los esposos que no pueden tener hijos o temen traer al mundo hijos con defectos es una cuestión que los médicos deben tratar, es la expresión de vocación de paternidad y maternidad. El matrimonio no confiere a los cónyuges el derecho a tener hijos, permite el acto natural para la procreación, no existe un verdadero derecho al hijo, es un don. La atracción sexual puede convertirse en lo más entrañable del ser humano y la consecuencia del amor copulativo puede ser la procreación, pero no es su fundamento.

Los esposos que padecen de esterilidad no pueden pensar que su vida y el matrimonio ha perdido su valor. La esterilidad normal es de un 10 % de las parejas y dentro de sus causas evitables se encuentran las relacionadas con cambios de costumbres sexuales, la FIVET fue concebida para los casos de obstrucción tubárica; que el 90 % es el resultado de abortos provocados, y las enfermedades de transmisión sexual.
El uso de los dispositivos intrauterino (DIU), duplica la probabilidad de que una mujer quede estéril, solamente en EE.UU., unas 80,000 norteamericanas han quedado infértiles por esta causa.

Un estudio de esterilidad publicado en 1985, por un equipo, sobre 1145 parejas supuestamente estériles, de ellas 597 siguieron un tratamiento y 548 no, hubo tantos embarazos en el primer grupo como en el segundo. El 90 % de éstos al año siguiente de la consulta. El estudio permite distinguir las esterilidades absolutas (obstrucción total de las trompas, ausencia de espermatozoides), que son incurables y representan el 10% del total; de las esterilidades relativas que son anomalías inconstantes de la ovulación o del esperma, adherencias en las trompas o afecciones parciales de la matriz; en estos casos los resultados son iguales con tratamiento o sin él. Este mismo estudio reporta que en las esterilidades llamadas inexplicables hubo 3 embarazos con tratamiento contra 80 sin éste, la medicación en esta muestra resulto ser contraproducente.
Los datos expuestos son una llamada a profundizar en los factores que favorecen la fecundidad y a los matrimonios a tener paciencia, incluso la ansiedad por tener un hijo puede ser causa de esterilidad transitoria.

No se justifica aplicar las leyes de mercado a una pareja desesperada o aprovecharse del deseo de tener descendencia; esto no es parte de la medicina. Es ilícito complacer los caprichos de pacientes, con solicitudes mal orientadas o personas con interés de tener hijos a toda costa, “a la carta”, y en el momento que estimen.

La aplicación de la tecnología en la procreación, va en aumento en todo el mundo, con el desvío de recursos y personal humano necesario en las situaciones de salud graves. No es solidario con los que sufren, ni con los verdaderos problemas de la humanidad, se complace a unos en detrimento de otros.
La FIVET trata de resolver la esterilidad tubárica definitiva, pero intereses profesionales, científicos y económicos produjeron los llamados “embriones sobrantes” para la experimentación y la investigación.

Las posibles soluciones a los casos de infertilidad que no se han resuelto con métodos naturales o éticamente aceptados pueden ser la adopción, el trabajo en labores educativas principalmente en barrios marginales donde existe abandono de menores, prestando ayuda a familias pobres o con problemas reproductivos y el trabajo con minusválidos.
Los científicos deben trabajar para prevenir y remediar las causas de esterilidad, cuidando la dignidad de la procreación humana.

Cuestiones deontológicas

El desconocimiento de los Códigos de Ética y Deontología Médica por los médicos es frecuente en todo el mundo, por lo tanto no pueden ser aplicados ni respetados, además no son los mismos en todos los países y en muchos no existen. Los Códigos evitan caer en errores, ayudan a vivir ideales éticos dando un crecimiento profesional y humano, unen a la clase médica en su trabajo diario y ayudan a tratar a los pacientes con respeto y compasión.

La deontología Médica se entiende por el conjunto de principios y reglas que deben inspirar y guiar la conducta profesional del médico, sus deberes obligan a los médicos a su cumplimiento.
Es necesario aclarar algunos principios deontológicos que no son respetados ni siquiera por los defensores de las Técnicas de Reproducción Artificial.

Lo primero a señalar es que, estas técnicas, no deben ser empleadas fuera de una finalidad terapéutica reconocida y bien definida, teniendo en cuenta criterios como las indicaciones, contraindicaciones, condiciones que lo permiten y consentimiento informado de la pareja (verbal y escrito).
Deben ser utilizadas después de haber agotado las vías tradicionales de reparación anatomo-funcional del daño o de estimulación de la función residual por un tiempo adecuado.
También deberían ser elegidas utilizando la que permite mayor éxito con mínimo riesgo, valorando cada caso.
El personal que trabaja en estos centros debe ser abierto, conciente de su trabajo, racional en su obra, preparado para evitar toda manipulación: experimentos, desvío o cambio de gametos u óvulos fecundados, insistencia terapéutica y deben tener la posibilidad de la objeción de conciencia.
Manipular o destruir a un embrión humano antes de la implantación en el útero (14 días), tiene una responsabilidad ética, se trabaja con una vida humana. Los que tienen gran interés en esto tratan de desposeer al embrión de todo valor ontológico que esta vida humana tiene, pudiendo de esta forma actuar sin responsabilidad ética, y para ello se apoyan en la indefinición semántica.

El término de pre embrión, dado por la Comisión Warnock (Gran Bretaña 1987), que no es más que el embrión antes de implantarse en el útero, es una manipulación a nivel de gobierno, no existe diferencia en cuanto a su realidad biológica entre un embrión de 14 días u otro de más. Este informe es parcial porque no habla de las causas de infertilidad, no permitiendo hacer una política social de salud para su prevención y tratamiento.

En el año 2000, la Comisión Donaldson recomendó al gobierno británico la clonación terapéutica y al embrión no implantado le denominó “hemocitoblasto”, nombre que tiene el embrión en su etapa inicial, 12 células aproximadamente, término que confunde a los padres que tienen que dar su consentimiento, ocultándoseles la real naturaleza humana de su hijo.
Esta forma de manipulación semántica ya ha sido utilizada con éxito antes, recordemos que al aborto se la ha denominado: “interrupción voluntaria del embarazo”, a la píldora abortiva RU-486, “reguladora de la menstruación”, a los embriones que se fecundan en exceso como una serie de piezas para equipos, “embriones sobrantes” de esta forma ya se establece que se destruyen o se experimenta con ellos. Se maneja desde hace años empleando modismos atrayentes de difícil interpretación. Toda esta nomenclatura llena de imprecisiones, permite el uso instrumental de seres humanos; son términos confusos que ocultan las reales acciones y sus consecuencias. De esta forma se eliminan palabras que establecen un debate ético, para enmascarar el verdadero significado de la naturaleza del acto que se realiza, evitando el juicio ético. Es la manipulación de las fuentes de la vida por medio del lenguaje, eliminándose la opción de opinar cambiándola por el sentir, de esta forma la lógica, la opinión que es un estado de la mente ante la realidad y manifestación del pensamiento, se anula. Cambiando adjetivos, desaparece la moral, y por medio de la manipulación se confunde lo bueno de lo malo, se borran los sentimientos y siendo llevados por los instintos, nos acercan a los animales, permitiendo la aceptación de una tecnología sin cuestionamientos.

Otra forma de manipulación es con el lenguaje técnico, se produce cuando en los medios de difusión masiva o la prensa se emplean términos no bien definidos como: “células madre” y no se expresa su procedencia, en realidad se debe decir “células madre adultas o embrionarias”, las primeras tomadas de tejidos desarrollados que no ofrecen dilemas éticos, no sucediendo con las segundas que implican la muerte de un ser vivo, sólo con suprimir una palabra, se elimina el cuestionamiento ético.
Cuando los padres consienten las intervenciones en sus hijos menores sólo puede ser para bienestar de éstos y cuando se pide el consentimiento para destruirlo se asume que es una propiedad. Estos no tienen ningún derecho a permitir la muerte de sus hijos, nacidos o no.

Muchas regulaciones igualan o son menos exigentes en el uso de embriones humanos que los requisitos exigidos en los experimentos con animales, violando acuerdos, principios, recomendaciones de organismos internacionales, fundamentos bioéticos, códigos de ética y hasta la propia constitución de los países.

Preguntas o comentarios al autor

Si deseas consultar el documento completo:

Las técnicas de reproducción artificial



 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |