Menu



Cine

En la ciudad
Se puede decir que la comedia es el género preferido por este director catalán. En su tercer largometraje aborda con elegancia estilística y profundidad en el estudio de los personajes, la vida de unos jóvenes que andan por los treinta años.


Por: Felipe Santos | Fuente: www.buzoncatolico.com




Dirección: Cesc Gay. Guión: Cesc Gay y Tomás Aragay. Fotografía: Andreu Rebés. Intérpretes: Eduard Fernández, Alex Brendemühl, Vicenta N´Dongo, Chisco Amado, María Pujalte, Mónica López, Leonor Watling, Carme Pla, Jordi Sánchez, Miranda Makaroff, Aurea Márquez.




Se puede decir que la comedia es el género preferido por este director catalán. En su tercer largometraje aborda con elegancia estilística y profundidad en el estudio de los personajes, la vida de unos jóvenes que andan por los treinta años.

Aunque haya realizado tan sólo tres películas, se le va viendo un estilo personal y una temática en la que abunda en los sentimientos emocionales, en los problemas que acucian a una parte de esta sociedad que vive en los cruciales años des u existencia.

No viven ajenos a lo que ocurre en la sociedad. Por esta razón no paran de hacerse preguntas fundamentales que les den un sentido y una respuesta a sus dudas.

Y perciben que el mundo que les circunda no puede darles las contestaciones que ellos anhelan con toda su alma. Han de vivirlas cada uno. Aunque aparentemente vivan bien y se lo monten mejor, sin embargo hay algo personal e intransferible: la propia intimidad, sus sentimientos y preocupaciones internas.

En el fondo de ellos late el deseo de formar una familia para que les dé estabilidad emocional y un sentido a sus vidas.

El realizador, con mucha habilidad narrativa, se adentrar en cada uno de ellos en medio de esta sociedad medio costumbrista y cómica por la que pululan con sus problemas de mayor o menor trascendencia.

El guión los amarra bien para que muestren en sus respectivos personajes el drama que sienten ante el nerviosismo, la incomprensión, la falta de comunicación, la hipocresía de risas aparentes pero no auténticas.

Todos sus sueños de matrimonio estable los ven como algo irrealizable, dada la debilidad y fragilidad de sus sentimientos inmaduros a sus treinta años.

Los diálogos van calando en cada uno de los personajes, acompañados de una buena puesta en escena que logran que, sin duda alguna, el mismo espectador no asista impasible ante lo que ven sus ojos, sino que todo lo contrario, participan de las realidades que sufren los personajes.

Otra característica que embellece el cine de Cecs es la importancia que le da a la actuación coral. Con sus miradas, silencios y gestos bastan muchas veces para hacer pensar en lo variable del ser humano cuando todavía no ha madurado en esta sociedad acosada por el consumo.

Esta visión coral hace que emerja el mundo de la amistad, la falta de compromiso y la infidelidad, azote de mucha gente que vive en pareja.

Pero las situaciones por las que pasan, consiguen que la comedia se deslice con gracia inteligente.

Una buen película de un director catalán que promete mucho a juzgar por las tres obras que ha realizado hasta el momento.

Todo un verdadero estudio de comportamiento humanos en una gran ciudad, como es Barcelona.






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!