Menu



Cine

El Invencible
Estamos en tiempos de Hitler. Herzog, el buen director de los años 70, ha vuelto al cine con el vigor de sus antiguas producciones que tanto atrajeron la atención a los cineclubistas de ese tiempo.


Por: Felipe Santos | Fuente: www.buzoncatolico.com




Realización: Wernerg Herzog. Guión: W. H. Fotografía: Peter Zeitlinger. Música: Hans Zimmer, Klaus Badeit. Intérpretes: Tim Roth, Jouko Ahols, Anna Gourari, Marx Raabe, Jacob Wein, Udo Kier, Herbert Golder, Klaus Stiglmeier, Iveva Aleksandrova, Rudolph Herzog y Les Bubb.


Estamos en tiempos de Hitler. Herzog, el buen director de los años 70, ha vuelto al cine con el vigor de sus antiguas producciones que tanto atrajeron la atención a los cineclubistas de ese tiempo.



Con su estilo personal, nos ha contado la historia de un hombre que, al vivir en unos parámetros históricos muy concretos, tiene que soportar lo suyo para mantenerse incólume ante tanta podredumbre social , política y económica como la que él tuvo que llevar a cabo en tiempos poco favorables.

El relato, ante estas vicisitudes, lo encuentra nada más y nada menos que en el invencible campeón de los juegos. Su personalidad bien definida y la seguridad en sí i mismo, fueron suficientes para que sobre él tratara de identificar a una persona que lucha afanosamente por ser ella misma aún en medio de muchas dificultades.

Junto con este campeón de la música, aparece la pianista Anna Gourari. Ella, con la música como telón de fondo y siendo la gran obsesión del realizador, ha hecho que su papel sea un perfecto engarce entre la imagen y la música. Herzog , tanto ayer como hoy, es un auténtico descubridor de valores artísticos, clave que no ha perdido desde que se iniciara en el cine hace muchos años.

El protagonista es el clásico timador judío que no9 solamente trabaja bien , sino que encarna uno de los papeles más queridos por el director.
Su narración, típicamente personal, lleva en sus entrañas el halo de la profecía del holocausto judío y de cuento narrado a su estilo y manera personales.


Le ha querido dar el tono infantil para que desaparezca de sus imágenes todo aquello que sepa o recuerde tiempos pasados horribles. Hay , sin embargo, escenas de sueños que están tan bien tratadas, que nos recuerdan al Herzog de siempre


Buen cine y de calidad propia de un maestro.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!