Menu



Relación de los ángeles con el lugar
Ahora hay que tratar lo referente al lugar del ángel


Por: Santo tomás de Aquino | Fuente: http://www.almudi.org/Recursospredicacion/STh.zip/a/c52.asp



CUESTIÓN 52
Relación de los ángeles con el lugar

Ahora hay que tratar lo referente al lugar del ángel. Esta cuestión plantea y exige respuesta a tres problemas:

1._El ángel, ¿ocupa o no ocupa lugar?

2._El ángel, ¿puede o no puede estar en muchos lugares a la vez?

3._¿Pueden o no pueden muchos ángeles estar en un mismo lugar?


ARTíCULO 1

El ángel, ¿ocupa o no ocupa lugar?
Objeciones por las que parece que el ángel no ocupa lugar:
1. Dice Boecio en el libro De Hebd. : Entre los sabios, es principio comúnmente admitido que lo incorpóreo no ocupa lugar. Y Aristóteles en IV De Physic. dice: No todo lo que existe está en un lugar, sino sólo el cuerpo móvil. Pero el ángel no es cuerpo, como quedó demostrado anteriormente (q.50 a.1). Por lo tanto, el ángel no ocupa lugar.
2. El lugar es una cantidad situada. Por lo tanto, todo lo que está en un lugar ocupa sitio. Pero ocupar sitio no le corresponde al ángel, puesto que su sustancia está exenta de cantidad, cuya diferencia propia consiste en estar situada. Por lo tanto, el ángel no ocupa lugar.
3. Ocupar lugar es estar delimitado y contenido en el lugar, como nos consta por el Filósofo en IV Physic. Pero el ángel no puede estar delimitado y contenido en un lugar porque, como se dice en IV Physic., el continente es más formal que el contenido, como lo es el aire con respecto al agua. Por lo tanto, el ángel no ocupa lugar.
Contra esto: está lo que se dice en la colecta : Tus ángeles santos, que habitan en ella, nos guarden en la paz.
Respondo: Al ángel le corresponde ocupar un lugar. Sin embargo, se dice equívocamente que el ángel y el cuerpo ocupan un lugar. El cuerpo ocupa un lugar debido a que está unido al lugar por contacto de su cantidad dimensiva. Esta no se da en el ángel, que sí tiene, en cambio, la cantidad virtual. Así, pues, se debe a la aplicación de la virtud angélica a un lugar, por lo que se dice que el ángel ocupa un lugar corpóreo.
De este modo resulta evidente que no es necesario decir que el ángel es delimitado por el lugar, ni que ocupa un sitio en el espacio. Esto le corresponde específicamente al cuerpo situado, en cuanto que tiene cantidad dimensiva. Igualmente, tampoco es necesario decir que está contenido por el lugar. Pues la sustancia incorpórea que se pone en contacto con lo corpóreo por su virtud, la contiene sin estar contenida por ella. Así es como el alma está en el cuerpo como continente y no como contenido. Igualmente, se dice que el ángel ocupa un lugar corpóreo, no como contenido, sino como el que de algún modo lo contiene.
A las objeciones: Está incluida en lo dicho.

ARTíCULO 2

El ángel, ¿puede o no puede estar en muchos lugares a la vez?
Objeciones por las que parece que el ángel puede estar en muchos lugares a la vez:
1. El poder del ángel no es menor que el del alma. Pero el alma está simultáneamente en muchos lugares, porque está totalmente en cualquier parte del cuerpo como dice Agustín. Por lo tanto, el ángel puede estar en muchos lugares a la vez.
2. El ángel está en el cuerpo asumido; y como quiera que toma cuerpo continuo, parece que debe estar en cada una de las partes. Pero distintas partes forman distintos lugares. Por lo tanto, el ángel está en muchos lugares a la vez.
3. El Damasceno dice : Donde el ángel obra, allí está. Pero a veces obra a la vez en muchos lugares, como el ángel que destruyó Sodoma (Gn 19, 25). Por lo tanto, el ángel puede estar en muchos lugares a la vez.
Contra esto: está lo que dice el Damasceno : Los ángeles, mientras están en el cielo, no están en la tierra.
Respondo: El ángel es de esencia y poder finitos. Puesto que la esencia y el poder de Dios son infinitos y causa universal de todas las cosas; con su poder llega a todas, no solamente en muchos lugares, sino en todas partes. Por su parte, el poder del ángel, porque es finito, no llega a todo, sino a una sola cosa concreta. Pues resulta necesario que todo lo que se relaciona con algún poder, se relacione con él como uno. Así, pues, como la universalidad de todos los seres constituye un único todo con respecto al poder universal de Dios, así también un ser particular constituye un único todo con respecto al poder del ángel. Por eso, como el ángel está en un lugar por la aplicación de su virtud en aquel lugar, hay que concluir que no está en todas partes, ni en muchos lugares, sino solamente en uno.
Sin embargo, con respecto a esta cuestión algunos se han equivocado. Unos, incapaces de superar la simple imaginación, concibieron la indivisibilidad del ángel como la indivisibilidad del punto, deduciendo que no puede estar más que en un punto geométrico. Evidentemente, se equivocaron. Pues el punto es algo indivisible que tiene sitio, y el ángel, en cambio, es un ser indivisible al margen de todo sitio y cantidad. Por eso, no es necesario asignarle un lugar indivisible como sitio, sino uno, divisible o indivisible, mayor o menor, según que el ángel aplique voluntariamente su virtud a un cuerpo grande o pequeño. Así, todo el cuerpo al que se aplica por su virtud, le corresponde como un solo lugar.
Sin embargo, no por eso hay que deducir que si algún ángel mueve todo el cielo está en todas partes. Primero, porque su virtud no se aplica más que a aquello que primeramente es movido por él; y hay una parte en el cielo, la oriental, en donde empieza el movimiento. Por eso, el Filósofo en VIII Physic., ubica la fuerza motriz de los cielos en la parte oriental. Segundo, porque los filósofos no sostienen que sea una sola la sustancia separada que mueve directamente todas las esferas. Consecuentemente, no es necesario que esté en todas partes.
Así, pues, resulta evidente que estar en un lugar le corresponde de distinta manera al cuerpo, al ángel y a Dios. El cuerpo está en un lugar circunscribiéndose a él, ya que sus dimensiones se adaptan al lugar. El ángel no se circunscribe al lugar, ya que sus dimensiones no se adaptan al lugar, sino que se delimita a él, puesto que está en un lugar de tal modo que no está en otro. Dios no está ni circunscrito ni delimitado, porque está en todas partes.
A las objeciones: Resulta fácil la respuesta. Porque todo aquello a lo que se aplica directamente la virtud del ángel, para él es un solo lugar aunque sea extenso.

ARTíCULO 3

Muchos ángeles, ¿pueden o no pueden estar en un mismo lugar a la vez?
Objeciones por las que parece que muchos ángeles pueden estar en un mismo lugar a la vez:
1. Muchos cuerpos no pueden estar simultáneamente en el mismo lugar porque llenan el lugar. Pero los ángeles no llenan el lugar, ya que sólo el cuerpo llena el lugar para que no esté vacío, como demuestra el Filósofo en IV Physic. Por lo tanto, muchos ángeles pueden estar en un mismo lugar.
2. Hay más diferencia entre el ángel y el cuerpo que entre dos ángeles. Pero el ángel y el cuerpo están simultáneamente en el mismo lugar, porque no hay ningún lugar que no esté ocupado por algún cuerpo sensible, como se prueba en IV Physic. Por lo tanto, con mucha mayor razón dos ángeles pueden estar simultáneamente en el mismo lugar.
3. Según Agustín, el alma está en cualquier parte del cuerpo. Pero los demonios, aun cuando no puedan penetrar en el alma, sin embargo, a veces penetran en los cuerpos. De este modo, el alma y el demonio están simultáneamente en el mismo lugar. Por lo tanto, y por lo mismo, también lo puede estar cualquier otra sustancia espiritual.
Contra esto: dos almas no están en el mismo cuerpo. Por lo tanto, y por lo mismo, tampoco dos ángeles están en el mismo lugar.
Respondo: Dos ángeles no pueden estar a la vez en un mismo lugar. El porqué de esto radica en que es imposible que se den dos causas perfectas y directas de un mismo efecto. Esto es comprobable analizando cualquier género de causa. Una es la forma próxima de cada ser, e igualmente uno solo su motor próximo, si bien puede haber muchos motores remotos. No hay por qué traer al caso el ejemplo del barco remolcado por muchos, porque ninguno de ellos es motor perfecto, puesto que la fuerza de cada uno es insuficiente para el remolque, sino que todos juntos constituyen un solo motor en cuanto que sus fuerzas se aunan para producir un mismo movimiento. Por eso, como quiera que se dice que el ángel está en un lugar porque su virtud contacta directamente con un lugar como continente perfecto, según dijimos (a.1), en un lugar no puede haber más que un solo ángel.
A las objeciones:
1. Muchos ángeles no puedan estar en un mismo lugar no se debe a que lo llenen, sino a otra causa, como se indicó .
2. El ángel y el cuerpo no están en el mismo lugar del mismo modo. Consecuentemente, no hay paridad.
3. Ni el demonio ni el alma se relacionan con el cuerpo con relación causal, puesto que el alma es forma del cuerpo; el demonio, no. Consecuentemente, no hay paridad.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |