Menu


Magister. Boletín Catequistas. Año 1, No. 3
Antología de textos especializados para Catequistas. En esta edición hacemos un énfasis en el catequista como educador de la fe


Por: Catholic.net | Fuente: Catholic.net





Muy queridos catequistas:

El cumplimiento de algunas encomiendas pastorales me ha traído a una de las playas más bellas del mundo. Les escribo desde el sureste mexicano mientras contemplo la belleza de este mundo que Dios ha querido regalarnos.

Admirando el mar color turquesa que se acerca y se aleja de la playa de arena blanca, no puedo dejar de recordar que hace poco tiempo, esta zona tan bella, se veía azotada por uno de los peores huracanes de los últimos tiempos. Cuesta muchísimo creer que las impresionantes imágenes que vimos en televisión del desastre que dejó aquel huracán a su paso hayan sido captadas por las cámaras en estos mismos lugares que, son un deleite para el alma de quien, contemplándolas, logra descubrir al Dios creador de tan exuberante belleza.

En medio de estas reflexiones no puedo dejar de pensar que el catequista es, para miles de personas, como el albañil que ayuda en la reconstrucción de un desastre. Es común para el catequista encontrarse con personas cuya vida de gracia parece haber sido azotada por un huracán de gran fuerza. Todo parece perdido, algunos podrían decir que ya no hay nada por hacer y que hay que dar por perdida a esa persona pero, el catequista no. Él no se puede dar este lujo. El catequista sabe ayudar a esta alma a mirar en su interior, en medio de los escombros, para descubrir la belleza que subsiste en medio de la aparente destrucción. Ayuda a estas almas a encontrar el camino y la fuerza para, con la ayuda de la gracia, reconstruir y mostrar la imagen de Dios que hay en su interior.

Como debe querer Dios a quienes, movidos solo por el amor, se dedican, dando lo mejor de si, a esta noble tarea de restauración. Es verdad que, a través del Sacerdote, por el Sacramento de la Reconciliación, Jesucristo es el verdadero restaurador de la belleza de un alma. Sin duda que en muchos casos, el catequista juega un papel de no poca importancia al mostrar a estas almas el camino para reencontrarse con su Salvador.

Debido a esta realidad, conviene recordar que, como catequistas, no somos unos simples maestros de las ciencias teológicas. No basta para nosotros que un alma que ha perdido la gracia sepa y reconozca la importancia de reanudar su amistad con Dios. Para nosotros lo importante siempre será que esta alma, haciendo la experiencia del Hijo Pródigo, recorra realmente el camino que le lleva al maravilloso encuentro que restaure en él la belleza de un alma en amistad con Dios.

La labor del catequista tiene sentido si logra que, por el conocimiento de Jesucristo las almas se decidan a amarle y por eso a servirle, imitarle y llevarle a los demás. Es hasta este momento que podemos sentirnos satisfechos de haber cumplido la labor encomendada. Sólo ver restaurada la belleza del alma aplaca el fuego que arde en el corazón del catequista por llevar a Cristo a sus hermanos.

Con esta pequeña reflexión, desde el sureste mexicano, me despido rogando al Creador de la Belleza por cada uno de Ustedes, hermanos catequistas, que se entregan sin condiciones a la labor de ayudar a las almas mostrar la bella imagen de Dios.

Con afecto.


El catequista como educador
Desde esta perspectiva, el catequista es un educador de la fe y él mismo, en tanto hombre de fe, necesita ser permanentemente educado en la fe, necesita hacerse destinatario de la catequesis.






Cinco pasos para una evangelización eficaz
Uno de los problemas de la evangelización actual es la actitud que muchos toman después de tener su experiencia personal de conversión: quedarse donde están o callarla simplemente.






La Didaché
Documento cristiano más antiguo que habla de las comunidades cristianas más antiguas.





Estrategias Comunicacionales de la Iglesia
La comunicación posible en función de la Evangelización y de la Pastoral.






Tres condiciones de la amistad
El camino para lograr la verdadera amistad que todos desearíamos es difícil y arduo. Inicia cuando uno deja de ser el centro de su vida y empieza a girar en torno al otro.




Curso de Adultos para La Confirmación
Curso para adultos por internet- a distancia y personalizado que estudia el libro Para Salvarte, del P. Jorge Loring, y una selección de textos sobre el Espíritu Santo y el Sacramento de la Confirmación.



Curso de preparación para La Primera Comunión
Curso para catequistas –por internet- a distancia y personalizado, que utiliza el Compendio del Catecismo y una Historia Sagrada para chicos.





En esta sección encontrarás excelente material sobre la Pedagogía de la fe, Catequesis para adultos, Catequesis en la edad preescolar, Catequesis en la edad primaria y Catequesis en la edad adolescente.






Encuentra aquí maravillosos recursos, dinámicas y juegos para los niños de preescolar, primaria y para adolescentes.








* Para mayor información, visita nuestra Comunidad de Catequistas y Evangelizadores.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* ¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual

* Compártelo con otros catequistas haciendo click aquí

* Preguntas y comentarios al autor

* Preguntas, sugerencias y comentarios al editor de este boletín





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!