Menu


¿Armageddon o Nostradamus?
¡Se acaba el mundo! ¡Nostradamus lo profetizó! Sólo faltaba que películas como Armageddon fuera calentando la cabeza de la gente...


Por: Miguel Ángel Cid | Fuente: La rana perdida




El último eclipse del milenio se dio el miércoles 11 de agosto de 1999. Este simbólico evento astral ocasionó todo tipo de comentarios, pero el más escuchado fue el que lo relacionaba con el fin del mundo. ¡Se acaba el mundo! ¡Nostradamus lo profetizó! Sólo faltaba que películas como Armageddon fuera calentando la cabeza de la gente...

Así que durante los días cercanos al eclipse tuvimos que aguantar todo tipo de insensateces al respecto. ¡Hubo que soportar de todo! Hasta Paco Rabanne quiso apuntarse al show y afirmar que la estación espacial rusa Mir caería sobre París y destruiría la Ciudad Luz...

Entre los que se encantaron con estas ideas apocalípticas hubo de todo. Los más simpáticos se dieron la comilona del milenio, algunos aprovecharon para casarse el supuesto día del fin del mundo, otros organizaron programas televisivos para darse consejos sobre esos últimos segundos del planeta... Pero no faltaron quienes se pusieron en mal plan, y optaron por adelantarse a los hechos y pegarse un tiro en la cabeza... ¡Hay de todo!

Pero el problema es que el tema del fin del mundo no llegó con el dichoso eclipse. Durante los meses anteriores a la nochevieja del año 1999 se multiplicaron los grupos sectarios que hablaban de una inminente y global destrucción.

Lo peor les ha tocado a los habitantes de Jerusalén. Los pobrecitos han soportado y soportarán las más extravagantes visitas con todo este cuento. ¡Y es que Jerusalén está considerada por esos grupos como el epicentro del apocalipsis! Según advirtió el histórico americano Richard Landes, los grupos milenaristas aparecerán como hongos por esas tierras. Así que no les queda más remedio a los judíos que intensificar la vigilancia...

Por otra parte, en los Estados Unidos se multiplican las personas que esperan la catástrofe del 2000. Y, ¡venga!, a almacenar alimentos para el apocalipsis; por supuesto que no quieren afrontar el juicio final muertos de hambre... Y, ¡hasta armas compran los milenaristas! ¿Será que quieren liarse a tiros con los marcianos o qué? Hay grupos de todos los tipos y peculiaridades: los Meade Ministries fundados por Charles Meade, el movimiento Chen Tao liderado por Hon-Ming Chen, la House of Jahweh guiada por Bill Hawkins, las Twelve Tribes of Israel que profetizan una catástrofe inminente para los blancos, a la cual sobrevivirán solamente los negros, los indios y los hispanos, etc. Hay también quienes están convencidos de que la supuesta catástrofe informática Y2K del 2000 coincidirá con el día del juicio: por ejemplo el grupo Prayer Lake de Bob Rutz.

Además de la citada Armageddon, películas del estilo de Deep Impact causan verdadero impacto. Así, el grupo Wake Up America, con sede en Ohio, prevé el choque de dos asteroides en una fecha imprevista entre el 1999 y el 2017 que destruirá gran parte de los Estados Unidos; así lo asegura Lori Adaile Toye, que canaliza los Maestros ascendidos de la tradición teosófica en Payson, Arizona.

Pero Nostradamus no se quiere quedar atrás en todo este rollo del 2000 y ha anunciado a Dolores Cannon, en Arkansas, que el mundo podría terminar antes del 2000; pero no terminará si un número suficiente de personas irradian energía positiva y buena voluntad desechando al Anticristo. Menos mal que los miembros del Outer Dimensional Forces de Texas, y de los grupos Morningland y Unarius de California han previsto que vendrán unas naves espaciales a la tierra cuando se acerque la destrucción del planeta. ¡Esto sí que es un respiro...!

En realidad, todo esto del 2000 no es sino una muestra de la falta de sensatez propia de nuestro tiempo. Si estuviéramos más pendientes de las palabras de Jesús: “Mas de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los ángeles de los cielos...” (Mt 24, 36) y “Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor” (Mt 24, 42) desaparecerían muchas fantasías absurdas...



Envíe sus comentarios a Miguel Ángel Cid y compre el libro en Formación Integral.



 


Si tienes alguna duda, conoces algún caso que quieras compartir, o quieres darnos tu opinión, te esperamos en los foros de Catholic.net donde siempre encontrarás a alguien al otro lado de la pantalla, que agradecerá tus comentarios y los enriquecerá con su propia experiencia.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!