Menu


Diálogo interreligioso: esperanza de paz y fraternidad
Comunicado del Santo Padre de la celebración en Estambul (Turquía) de la segunda edición de la Conferencia Internacional


Por: Vatican Information Service | Fuente: www.vatican.va



El Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos informa en un comunicado publicado hoy de la celebración en Estambul (Turquía) de la segunda edición de la Conferencia Internacional dedicada al tema "Paz y Tolerancia, diálogo y entendimiento en el Sudeste Europeo, el Caucaso y Asia Central".

El acontecimiento, en curso del 7 al 9 de noviembre, está promovido por el Patriarca ecuménico de Constantinopla, Su Santidad Bartolomé I y por el rabino Arthur Schneider, presidente de la Fundación "Appeal of Conscience", con sede en Nueva York (EE.UU.). Cuenta con el patrocinio del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y su objetivo es "promover la colaboración entre las tres grandes religiones monoteístas: Judaísmo, Cristianismo e Islam, para favorecer el respeto recíproco, la aceptación del otro y la convivencia pacífica en un mundo que ha sufrido tanto a causa de la guerra y de los conflictos".

Benedicto XVI ha enviado como representante suyo al cardenal Walter Kasper, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y de la Comisión de la Santa Sede para las Relaciones Religiosas con el Judaísmo. Acompañan al purpurado el secretario de esa comisión, padre Norbert Hofmann, S.D.B., y el arzobispo Antonio Maria Vegliò, secretario de la Congregación para las Iglesias Orientales.

En un mensaje dirigido al cardenal, el Santo Padre hace presentes sus mejores auspicios a los participantes en la conferencia y manifiesta su "aprecio por el compromiso en el fomento de la comprensión y la cooperación entre los seguidores de diversas religiones".

"Los temas de la paz y la tolerancia -prosigue el Papa- asumen una importancia vital en un mundo donde las posiciones rígidas dan lugar a menudo a malentendidos y sufrimiento y pueden desembocar incluso en violencia mortal. El diálogo es indispensable para encontrar soluciones a conflictos y tensiones perjudiciales para la sociedad. En el diálogo reside la esperanza de que el mundo llegue a ser un lugar de paz y fraternidad".

"Toda persona de buena voluntad y especialmente todos los creyentes tienen el deber de cooperar en la construcción de una sociedad pacífica y de superar la tentación de la confrontación, agresiva y fútil, entre culturas y grupos étnicos diferentes. Todos los pueblos del mundo tienen la responsabilidad de ofrecer su aportación particular a la paz y la armonía, poniendo su herencia cultural y espiritual y sus valores éticos al servicio de la familia humana en todo el mundo. Este objetivo se puede alcanzar si en el centro del desarrollo económico, social y cultural de cada comunidad se sitúan el respeto de la vida y la dignidad de cada uno de los seres humanos".

"Una sociedad sana promueve siempre el respeto de los derechos inviolables e inalienables de todos sus miembros", recuerda el Papa, y citando la encíclica "Evangelium vitae" afirma: "Sin una base moral objetiva, ni siquiera la democracia puede asegurar una paz estable". "En este sentido -explica-, el relativismo moral socava la labor de la democracia que, por sí misma, no es suficiente para garantizar la tolerancia y el respeto entre las personas".

Benedicto XVI subraya a continuación la importancia de educar en la verdad y de fomentar la reconciliación en caso de conflictos. "El respeto por los derechos de los demás, que se traduce en un diálogo sincero y fiel a la verdad, guiará los pasos prácticos que se deben emprender".

Después, el Papa insiste en que si este objetivo es deber de todos, asume una urgencia especial para "aquellos que reconocen en Dios al Padre de todos, que a todos ofrece su misericordia gratuita, que juzga con justicia y brinda a todos su amistad vivificante. Para los cristianos la generosidad del Creador se hace visible en (...) Cristo, nuestra paz y nuestra reconciliación verdadera".

Al final del mensaje, el Santo Padre pide al cardenal Kasper que con motivo de la conferencia "reafirme el decidido compromiso de la Iglesia Católica a trabajar incansablemente en favor de la cooperación entre los pueblos, culturas y religiones".

MESS/DIALOGO INTERRELIGIOSO/KASPER VIS 051108 (670)

CIUDAD DEL VATICANO, 8 NOV 2005 (VIS)www.vis.pcn.net





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!