Menu


Una asamblea anual de mujeres concluye diciendo no al aborto
La Comisión sobre la Condición de la Mujer concluyó su sesión anual tras que las delegaciones definieron que el aborto quedaba fuera de una resolución sobre mortalidad materna.


Por: Samantha Singson | Fuente: C-Fam



La semana del 8 al 12 marzo 2010, la Comisión sobre la Condición de la Mujer concluyó su sesión anual tras que las delegaciones definieron que el aborto quedaba fuera de una resolución sobre mortalidad materna. En el transcurso de la sesión de este año, que se extendió durante dos semanas, los Estados Miembros de la ONU se vieron envueltos en acaloradas negociaciones sobre el lenguaje de los «derechos reproductivos», que algunos representantes creen que podría ser utilizado para promover el aborto.

La delegación de Estados Unidos presentó la resolución en la que se solicitaba una mayor voluntad política para enfrentar la mortalidad materna. El representante del mencionado país sostuvo que su resolución recalcaba la importancia de garantizar todos los derechos humanos de las mujeres, «inclusive los derechos de salud sexual y reproductiva».

Basándose en las declaraciones formuladas por la Secretaria de Estado Hillary Clinton el año pasado, la actual administración de los Estados Unidos sostuvo que «la salud reproductiva incluye el acceso al aborto».

La Comisión aprobó la resolución mediante consenso el pasado viernes, pero, en contraposición a lo que se publicó en un artículo de la Prensa Asociada, en el que se dijo que «el aborto no fue un tema importante durante las dos semanas de sesión», un número de Estados, entre ellos Chile, Santa Lucía e Irán, aclararon sus posturas para asegurarse de que los «derechos reproductivos» y otros términos relativos a los «servicios de salud» presentes en el texto no serían luego interpretados de modo tal que incluyeran el aborto.

Los grupos de presión a favor de la vida y la familia que se mantuvieron alerta fuera de las negociaciones se alegraron al presenciar otra ruptura en el seno de la Unión Europea (UE) respecto de las disposiciones sobre salud reproductiva. Diversos testigos oculares dijeron a Friday Fax haber oído cómo varios países de la UE intimidaban a la delegación de Malta para que retirara sus objeciones sobre las disposiciones del borrador del texto referidas a los «derechos reproductivos».

La ruptura dentro de la UE en torno a la cuestión del aborto tomó estado público cuando Polonia y Malta efectuaron declaraciones en las que lo rechazaron explícitamente. Polonia interpretó que «la referencia a los derechos sexuales y reproductivos en la resolución en sí no alienta el aborto». Malta expuso que no consideraba «al aborto una forma legítima de planificación familiar u otros servicios». Aún más, este país criticó el concepto de «aborto seguro» que fue incluido en la resolución, ya que «supone que los abortos podrían estar libres de riesgos físicos o psicológicos y pasa por alto los derechos de los que están por nacer».

La delegación de la Santa Sede reiteró que «no considera que el aborto o los servicios de aborto constituyan una dimensión de la salud reproductiva o de los servicios de salud reproductiva». Además, expuso que «insinuar que la salud reproductiva incluye el derecho al aborto viola explícitamente los términos de la CIPD [Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo], desafía los principios morales y legales de las comunidades locales y divide los esfuerzos tendientes a enfrentar las necesidades reales de las madres y los niños».

Muchos representantes manifestaron preocupación acerca de los precipitados procedimientos y la falta de transparencia en las rondas de negociaciones referidas a la resolución sobre mortalidad materna y también sobre otras que fueron negociadas simultáneamente. Algunas delegaciones pro-vida denunciaron que no recibían a tiempo las copias del borrador del texto para poder revisarlas antes de las negociaciones y más de una de ellas se refirió a llamadas de altos funcionarios efectuadas a escondidas desde los Estados Unidos para presionar a los países a fin de que retiraran sus objeciones a la resolución. Un experimentado observador dijo a Friday Fax: «En términos de negociaciones limpias, esta es la sesión de la Comisión más sucia que jamás haya visto».

Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano

Preguntas o comentarios





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |