Menu


México y la CEDAW: 25 años de diálogo
Las últimas recomendaciones de la CEDAW a México en 2006 están muy claras en materia de aborto y muestra por dónde quiere que avance el país en estos temas


Por: Construye | Fuente: Construye



Este trabajo se propone mostrar la interacción entre la CEDAW y México a lo largo de 25 años de existencia del CEDAW. El objetivo es ver las recomendaciones que el Comité de CEDAW ha dado y cómo éstas fueron moldeando políticas públicas en México durante más de dos décadas. Queda en evidencia que el desarrollo histórico de los derechos de las mujeres en México fue ampliamente marcado por los lineamientos de la CEDAW. El último reporte realizado en 2006 y sus consecuentes recomendaciones del Comité de la CEDAW, marca las pautas para las futuras políticas públicas en el tema de la mujer.

Introducción

El 18 de diciembre de 1979, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, y entró en vigor como tratado internacional el 3 de septiembre de 1981 tras su ratificación por 20 países. Desde 1989, décimo aniversario de la Convención, casi 100 naciones habían declarado que se consideraban obligadas por sus disposiciones. Para el 2007, la cantidad de países que se sumaron a dicho tratado internacional era de 185.

La Convención fue la culminación de más de 30 años de trabajo de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, órgano creado en 1946 para seguir de cerca la situación de la mujer y promover sus derechos. En sus orígenes, la labor de la Comisión fue diseñada para coadyuvar a “poner de manifiesto todas las esferas en que a la mujer se le niega la igualdad con el hombre”. En este sentido, el esfuerzo más destacado se ve reflejado en la CEDAW por ser el documento fundamental y más amplio.

La Convención define el significado de la igualdad e indica cómo lograrla. En este sentido, la Convención establece no sólo una declaración internacional de derechos para la mujer, sino también un programa de acción para que los Estados Partes garanticen el goce de esos derechos. La condición jurídica y social de la mujer recibe la más amplia atención.

El tercer cometido general de la Convención es el de ampliar la interpretación del concepto de los derechos humanos mediante el reconocimiento formal del papel desempeñado por la cultura y la tradición en la limitación del ejercicio por la mujer de sus derechos fundamentales. La cultura y la tradición se manifiestan en estereotipos, hábitos y normas que originan las múltiples limitaciones jurídicas, políticas y económicas al adelanto de la mujer.

El Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer se encarga de velar por la aplicación de la Convención. El mandato del Comité y la aplicación del tratado se definen en los artículos 17 a 30 de la Convención. El Comité está compuesto de 23 expertos "de gran prestigio moral y competencia en la esfera abarcada par la Convención", nombrados por sus gobiernos y elegidos por los Estados Partes a título personal.
Esta previsto que los Estados Partes presenten al Comité, por lo menos cada cuatro años, un informe sobre las medidas que hayan adoptado para hacer efectivas las disposiciones de la Convención. Durante su período anual de sesiones los miembros del Comité examinan esos informes con los representantes de los gobiernos y consideran las esferas que requieren nuevas medidas nacionales. El Comité también hace recomendaciones de carácter general a los Estados Partes sobre aspectos relativos a la eliminación de la discriminación contra la mujer. El Comité recibe información y se beneficia de los insumos que le proporciona la sociedad civil.

A lo largo de su historia, el Comité ha analizado el progreso de 154 países.

II. Recomendaciones del Comité para México después del informe de 1983

Informe 1983


México ratificó la CEDAW y consideró que no existían bases jurídicas que discriminaran a la mujer. Destacó que la crisis económica del momento afectaba en mayor parte a las mujeres, acentuándose la vulnerabilidad económica en las zonas rurales. El Plan Nacional de Desarrollo tenía el cometido de luchar por la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres. México afirmó que las limitaciones que tenían para la implementación de la Convención eran con motivo de la falta de recursos financieros, pues el Estado estaba muy afectado por la crisis. México señaló que la integración de la mujer tardaría mucho tiempo y que forzosamente iba de la mano con el desarrollo social y económico. México mencionó que se habían logrado avances en la incorporación de la mujer al trabajo y la alfabetización de las mujeres.

México planteó que una forma de dar voz a las mujeres era a través de organizaciones para mujeres y a través de campañas publicitarias pagadas con recursos del Estado. Señaló que todavía no se podía obligar a las mujeres a aceptar métodos de planificación familiar, aunque se habían dado grandes pasos en la materia.

El representante de México señaló que la limitación económica estaba acompañada de factores psicológicos y culturales mujeres eran las culpables de reproducir prejuicios. Por su parte, el gobierno estaba levantado voluntad política y apoyo para el tema de la igualdad entre hombres y mujeres. La discriminación contra la mujer en México se había eliminado de jure, no de facto.

Respuesta del Comité:

En primer lugar, el Comité consideró su análisis como muy limitado por la escasa información estadística que no les permitía ver la realidad de la mujer y su condición, por lo que requirió que de ese momento en adelante, todo informe del país fuera acompañado de información estadística y datos empíricos.

Preguntó qué se había trabajado jurídicamente a fin de tener formas legales para castigar a las personas que discriminaran a las mujeres. Señaló que no había ninguna institución que asistiera a las mujeres o que las defendiera para que lograran ejercer sus derechos. Asimismo, notó que no había un sistema legal que facilitara a las mujeres el uso de las cortes para remediar sus problemas.

Señaló que el informe no presentaba información sobre el rol de la mujer en la familia, sobre la responsabilidad compartida entre esposo y esposa, o sobre planificación familiar.

Referente a los derechos políticos y civiles de las mujeres, el Comité preguntó si había libertad para la participación política.
Aunque el informe hablaba de la existencia de costumbres y prácticas, los valores tradicionales, los roles de las personas según su sexo, pero no hablaba de cuáles eran estos o cómo planeaba modificarlos. El Comité cuestionó cuáles eran las percepciones de las mujeres en estos temas, y cómo éstos se agudizaban en las mujeres indígenas y campesinas. De igual manera, criticaban la falta de estrategias y acciones propuestas por el gobierno de México para cambiar la situación.

El Comité preguntó si México tenía reservas a la Convención y cuáles eran estas reservas, a lo que México contestó que sí pero solo en la sección financiera.

Informe 1990
México reportó que por primera vez tenía un apartado especial en su Plan Nacional de Desarrollo referente a la promoción de la participación de la mujer. Los esfuerzos se habían concentrado en la promoción de la planificación familiar y en recabar información estadística. Sin embargo, resaltaba que la crisis económica les obstaculizaba en su avance para cumplir los compromisos asumidos con la CEDAW.

Reportó que la difusión de CEDAW se había hecho en seminarios y publicaciones así como la distribución de United Nations information kit on the Convention. Además se elaboraron campañas en medios de comunicación para enfatizar la necesidad de compartir las responsabilidades en la familia y de combatir la deserción escolar. Se reconocía la necesidad de cambio y se empezaron a analizar los libros de texto a fin de detectar si propagaban los roles y estereotipos de mujeres y hombres.

En materia legal, se había modificado el Código Civil del Distrito Federal en cuanto a divorcio voluntario, domicilio conyugal, y las donaciones conyugales. Además, se habían establecido ciertas agencias para tratar crímenes basados en el sexo.

Reportó que el problema central era la deserción escolar en mujeres y niñas. Existían además diferencias en cuanto a salud y bienestar social de las mujeres y problemas de prostitución, alcoholismo, y adición a las drogas. No había números o estadísticas que mostraran esta realidad pero se esperaba que el censo de 1990 arrojara datos empíricos y por vez primera tomaría en cuenta a la mujer como dato desagregado.
Para avanzar en el tema, se estableció la Comisión Nacional para la Mujer en 1985 a fin de ser un grupo de presión para salvaguardar los derechos de las mujeres en los campos de empleo, salud y derecho familiar.

En cuanto a creencias que obstaculizaban el avance de la mujer, México reportó que existían creencias en contra del aborto y que estaba relacionado al tema de la conciencia que dividía fuertemente a la población fuera en contra o a favor.
Respecto a la fuerza laboral, México reportó que había aumentado la cantidad de mujeres, en parte como resultado a la grave crisis económica.

En cuanto a salud, las principales causas de muertes y enfermedades en mujeres eran por cáncer cervico-uterino y cáncer de mama.
La expectativa a los datos que encontraría el censo de 1990 era muy alta pues no había forma de conocer los porcentajes poblacionales de varios temas cruciales para la Convención como son la participación política, laboral, económica, salud y educación.

Respuesta del Comité

Notó y exhortó a México a continuar con los avances que en comparación con el primer informe eran muy significativos. Además, añadió que el reporte en cuestión reflejaba un elemento de sinceridad.

Preguntaron sobre la valoración del trabajo de la mujer, ya fuese informal o bien el trabajo en casa. Señalaron que los medios de comunicación podrían hacer más para trabajar en la reconstrucción de los roles y estereotipos asignados a las mujeres.

Señalaron que la capacitación era una herramienta muy importante no sólo para difundir sino para entrenar a las mujeres sobre todo las de ámbitos rurales.

Informe 1998

Se creó una oficina dentro de la Secretaria de Gobernación a fin de concentrar los esfuerzos a favor de los derechos de la mujer.
Se establecieron cuotas para motivar la participación de la mujer en puestos políticos.
Se pasaron leyes referentes a la violencia contra la mujer y se abrieron centros de atención para mujeres víctimas de violencia.
Las mujeres siguen siendo minoría en la educación superior por lo que se hicieron esfuerzos para promover la no deserción así como la educación de adultos.

La mortalidad materna a pesar de haberse reducido, aún persistía relacionado con cáncer Cerviño-uterino y de mama. La fertilidad también había disminuido en razón del aumento del uso de anticonceptivos.

Los hogares encabezados por mujeres fueron los que presentaron mayores índices de pobreza. En las zonas rurales, para gran parte de las mujeres persistía la falta de acceso a servicios de salud y educación.

Reportó que el mayor problema era la actitud y los valores que estaban profundamente arraigados en la mentalidad, y no cambiarían a menos de que hubiera fuerte voluntad política y procesos de largo plazo.

Respuesta del Comité

Felicitó a México por los avances. Reconoció que el informe había sido elaborado con transparencia y que reflejaba la situación de la mujer en México. Señaló que el elevado número de participantes en la delegación mexicana reflejaba la importancia reconocida al tema. Asimismo, señaló con gusto que era evidente que la CEDAW le había proporcionaba el marco jurídico de acción para el diseño de las políticas nacionales.
Expresó satisfacción a que México había aceptado sin reservas el Protocolo de Acción de Beijing y sus compromisos.

Aplaudió la decisión de hacer obligatoria la educación primaria y secundaria.
Reconoció los avances en materia de violencia contra la mujer, estableciendo por primera vez la violación conyugal.
Reconoció los programas de acción afirmativa para dar más espacios a las mujeres tanto a nivel político como laboral.
Aplaudió los avances en materia de salud reproductiva y planificación familiar.

Manifestó su preocupación porque los avances no habían alcanzado las zonas rurales y sobretodo a las mujeres indígenas que siguen presentando índices de educación, salud y empleo muy por debajo que los promedios nacionales.
Reconoció que la situación económica es un obstáculo que desalienta la igualdad y perjudica en particular a la mujer.

El Comité señaló que la demanda por anticonceptivos es altísima y no se ha logrado cumplir, pues en especial las mujeres pobres, indígenas y adolescentes tienen mucha necesidad de acceder a estos medios anticonceptivos.

Criticó que el aborto todavía no es fácil o rápido o accesible y lo relacionó con el alto índice de embarazos en adolescentes.
Mencionó que empieza a manifestarse un problema en cuanto a tráfico de mujeres.
La falta de acceso a servicios de salud afecta especialmente a adultos mayores y niños.
El Comité criticó que las políticas para promover la igualdad en la familia por ser insuficientes dado que los roles que ven al hombre como superior aun existen y se reproducen en la familia.
Llamó a continuar los esfuerzos para facilitar la creación y acción de grupos de mujeres.
Recomendó revisar la legislación que criminaliza el aborto y sugirió la posibilidad de autorizar la RU486 en vista de que es efectiva y rápida.

Asimismo, recomendó desarrollar programas de entrenamiento para los trabajadores de salud para que puedan instruir a las mujeres sobre métodos anticonceptivos y ellas puedan decidir libremente y sin ser presionadas.
Sugirió no discriminar a las prostitutas y revisar la legislación para estudiar su legalización.
Sugirió tomar acción en contra de los que discriminen contra mujeres por estar embarazadas.
Preguntó si la homosexualidad está castigada o no en algún código civil.

Remarcó la importancia de la educación de las mujeres en todo el contenido de la CEDAW, llamándolas a tomar conciencia de sus derechos económicos, políticos, culturales y civiles.
Recomendó, finalmente, que en todos los estados de la República Mexicana se revisara la legislación para cuando sea necesario garantizar el acceso rápido y fácil al aborto.

Informe de 2002

México:
Reportó la creación del INMUJERES con la encomienda a la lucha por la equidad de género y de su programa sexenal PROEQUIDAD.
Declaró que treinta leyes referentes a derechos, salud, hostigamiento sexual, participación política, seguridad social, discriminación laboral, violencia y desarrollo social fueron elaboradas.
Se ratificó en 2002 el Plan de Acción de Beijing y en consecuencia se implementaron programas para eliminar los estereotipos de género, así como se establecieron cuotas políticas para asegurar la participación de la mujer, y de igual modo se lanzaron nuevos programas para prevenir la deserción escolar.

Se crearon alianzas con al sociedad civil y se brindó especial atención a la población indígena a fin de construir una relación sólida y positiva con ambas poblaciones.
Se realizaron esfuerzos para combatir el tráfico y erradicar la explotación sexual de menores.
Se creó la policía cibernética y se cambiaron leyes a nivel federal a fin de proteger a lis niños y adolescentes, y estos esfuerzos se sumaron a los de programas especiales para erradicar la pornografía infantil.

En cuanto a violencia doméstica, en 15 estados se pasó legislación en donde se penalizan los delitos y esto fue acompañado de campañas publicitarias y programas de prevención.
Las tareas pendientes son diseñar más políticas de acción afirmativa, modernizar la legislación laboral, promover programas compensatorios para las mujeres, asegurar el acceso a la educación y la salud a nivel municipal, y finalmente cambiar las actitudes y valores en donde persiste y se manifiesta el sexismo y la discriminación.

Comité

Felicitó a México por la creación del INMUJERES y de PROEQUIDAD.
Aplaudió la ratificación de CEDAW así como la modificación constitucional en 2001 que incorpora una claúsula en donde se prohibe la discriminación basado en sexo.
Reconoció los esfuerzos para mantener a las niñas en la escuela y evitar la deserción.

Llama al país a luchar en contra de la pobreza pues es un obstáculo enorme para el goce de los derechos de las mujeres.
Expresó su preocupación sobre el aumento de los fenómenos de tráfico de niñas y mujeres, por la explotación a prostitutas y la pornografía infantil. Llamó a analizar las causas y a estudiar la problemática con estadísticas desagregadas por sexo.
Expresó su preocupación por la violencia de mujeres manifestada en su caso más agudo en Ciudad Juárez.

Llamó a modificar la legislación laboral para mujeres que sigue discriminando en una serie de formas y en particular afecta a trabajadoras de maquiladoras y el trabajo informal.
Propone que se fortalezca la capacidad y el alcance de INMUJERES a fin de poder ser efectivos en sus labores y luchar por los derechos laborales de la mujer.

Llamó a desarollar programas de capacitación especiales para mujeres para informar sobre la importancia de su participación en todos los niveles de la toma de decisiones.
Señaló que el alto nivel de mortalidad materna como resultado de abortos en adolescentes y por falta de educación es una realidad y recomendó que se atendiera con la adecuada capacitación, distribución de anticonceptivos, sobretodo a adolescentes y a mujeres de zonas rurales. Además notó con alarma el alto crecimiento de personas infectadas por VIH-SIDA, y nota que los infectados son en su mayoría adolescentes.

En calidad de urgente, recomendó que se estudiara la problemática de la población adolescente y darle acceso a servicios de salud sexual y reproductivos, diseñando políticas concretas según las necesidades informativas de los adolescentes. Recomienda que se aumente el conocimiento de los métodos anticonceptivos y su acceso, así como difundir ampliamente el mensaje que la planificación familiar corresponde a las dos personas y no a uno sólo. Llama a México a implementar nuevos planes de educación sexual a fin de aumentar la prevención de enfermedades así como la eliminación del VIH- SIDA.

El Comité recomienda diseñar investigación desagregada por sexo a fin de poder conocer mejor la realidad estadística y el impacto de los programas, pues aunque en su diseño parecen ser efectivos, se necesitan datos duros para verificar el impacto y alcance.
Recomendó aumentar la edad mínima para contraer matrimonio por considerar que 16 es una edad muy menor.

Informe de 2006

El Comité felicitó a México por la ley de igualdad adoptada en 2006 y expresó su agrado a que la presidenta del INMUJERES fuera ascendida a nivel ministerial, exhortando los trabajos de esta institución.
Aplaude el esfuerzo federal por la obtención de datos desagregados por género.

El problema más evidente, según el Comité, es la falta de armonización jurídica entre las herramientas y los diversos mecanismos federales, estatales y locales. Señaló con preocupación que aún persisten leyes discriminatorias en algunas regiones y estados. Recomendó que el contenido de la CEDAW fuera revisado e implementado meticulosamente para guiar la armonización jurídica y homologar las leyes.
Señaló con preocupación que no hay mecanismos de coordinación o interacción entre los estados y municipios y lo que se hace a niveles más altos no logra pernear. Además, existen propuestas y enmiendas de ley que se quedan atoradas y siguen pendientes. Recomendó fijar fechas límites y ejercer presión a fin de pasar dichas leyes.

El Comité recomendó que se implementen todas las medidas necesarias para eliminar la violencia contra la mujer ya sea que el responsable sea una persona física, una empresa, una organización o quien sea. El comité propone tipificar el delito de feminicidio y hacer vigente la ley que trata sobre el acceso a una vida libre de violencia. Puntualizó que las medidas deben ser en el campo de la prevención, atención y castigo. Señaló que para cambiar las actitudes y valores que son la raíz del problema de la violencia y perpetúan la violencia contra la mujer. Para ello recomendó hacer campañas masivas, educación pública y esfuerzos coordinados.

Criticó la falta de claridad en el uso de equidad pues la traducción que debe ser es la de igualdad. Expresó su preocupación a que la perspectiva de género no se logra en su plenitud si se aspira a una equidad en vez de igualdad. Llamó a reemplazar dicho término por el de “igualdad”.
Señaló que no se sabe si se ha logrado transversalizar una perspectiva de género ya que no hay suficiente información. Además, falta información sobre el impacto femenino de las políticas macro económicas.

El Comité dijo que no hay una consistencia en cuanto a los castigos por crímenes de tráfico de mujeres y además no existen mecanismos para proteger a las víctimas de este problema. Se deben hacer campañas en esta materia para alertar a la sociedad sobre los derechos humanos.
Manifestó su preocupación ante la poca cantidad de mujeres en puestos de alto nivel.
Señaló que se deben tomar medidas a fin de terminar con la explotación sexual de niñas y mujeres, con la pornografía infantil y se deben diseñar medidas para reintegrar a la sociedad a las víctimas.

Reiteró que la situación de las mujeres en maquiladoras es injusta y llamó a considerar las provisiones que marca la CEDAW para poner fin a la discriminación y a las pruebas de embarazo solicitadas a las empleadas.

Expresó su preocupación ante la falta de acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, e instó a promover ampliamente los medios anticonceptivos accesibles a través de campañas educativas y especialmente dirigidas a los adolescentes- El Comité requiere que los estados armonizen la legislación actual en materia del aborto, a fin de garantizar acceso a aborto seguro y a una variedad de métodos de contracepción incluyendo la de emergencia.

Señaló que las mujeres indígenas continúan presentando índices de pobreza muy altos y esto se traduce en distintas formas de discriminación. El Comité llama al estado a luchar por el logro de los Objetivos del Milenio y a integrar la perspectiva de género en todos los sectores del gobierno y reportan sobre estos avances en el próximo período.

El Comité llama urgentemente a México a seguir todas las obligaciones de la CEDAW, la declaración de Beijing y la Plataforma de Acción. Pide se difunda ampliamente el mensaje contenido en estos tres documentos que procuran los derechos humanos de las mujeres en todos los aspectos de la vida.










 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |