Menu


La Santa Sede retira su contribución a la UNICEF
El Observador Permanente de la Santa Sede a las Naciones Unidas, Monseñor Renato Martino, anunció que no puede ofrecer ninguna contribución simbólica a la UNICEF


Por: Jean Guilfoyle | Fuente: Jean Guilfoyle




El Observador Permanente de la Santa Sede a las Naciones Unidas, Monseñor Renato Martino, anunció el 4 de noviembre de 1996, que durante 1997 la Santa Sede no puede ofrecer ninguna contribución simbólica a la UNICEF (Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas). La decisión fue el resultado de la creciente preocupación de la Santa Sede con los cambios en las actividades de la UNICEF, la cual ha comenzado a desviar algunos de sus ya escasos recursos económicos y humanos, que estaban al servicio de las necesidades más básicas de los niños, a otras áreas fuera de su misión específica.

En concreto, a la Santa Sede le preocupan:

1) El descuido de la UNICEF en dar cuenta del uso de fondos que los donantes le han otorgado para proyectos específicos e inobjetables desde el punto de vista moral, a pesar de las numerosas solicitudes que la Santa Sede le ha hecho al respecto;

2) La participación de la UNICEF en la publicación de un Manual de las Naciones Unidas que apoya la distribución de "anticonceptivos post coito";

3) La evidencia de que la UNICEF se ha involucrado en la promoción del cambio de leyes nacionales con respecto al aborto;y

4) Los informes fidedignos que han reportado que ciertos empleados de la UNICEF estaban distribuyendo anticonceptivos en varios países y aconsejando su uso. Aunque la UNICEF ha asegurado que no apoya el aborto, su propio informe sobre "El estado mundial de la infancia" presenta la "planificación familiar" (anticonceptivos y abortivos) como uno de los medios más potentes para "combatir" la pobreza. Lo peor de todo es que dicho informe cita argumentos de la IPPF para "justificar" su postura. La IPPF (Federación Internacional de Planificación de la Familia), es una de las organizaciones que más promueven la anticoncepción y el aborto en el mundo entero. Además, la UNICEF participa en la "Maternidad sin riesgos" que no es otra cosa que un título engañoso para encubrir un programa que pretende lograr la legalización del aborto. (Nota de Prensa de la Santa Sede, 4 de noviembre de 1996; UNICEF "limpia" imagen abortista, pero sigue promoviendo abortos ACI del 22 de septiembre)

El Fondo para la Infancia de la ONU (UNICEF) ha emprendido denodados esfuerzos a nivel internacional para evitar que lo identifiquen como un organismo que alienta el aborto, sin embargo no ha dejado de promover este procedimiento anti-infancia. Según la agencia informativa LifeSite, desde que el Vaticano suspendió su colaboración simbólica con UNICEF en 1996, debido al apoyo que el Fondo da al aborto, la organización ha procurado convencer a a sus donantes de que no lo hace con una "decepcionante retórica encubriendo hechos que muestran que su apoyo al aborto no sólo no ha terminado sino que ha aumentado". LifeSite explicó que su sitio web oficial "expone la mentira de que UNICEF no promueve ningún método particular de planificación familiar, no provee contraceptivos y nunca ha apoyado el aborto". Sin embargo, aclara la agencia, otros documentos en la misma web y en el sitio electrónico de la ONU demuestran la falsedad de tal declaración.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |