Menu



El arte de leer las Escrituras

El analfabetismo bíblico contemporáneo
Es la liturgia la que debe volver a plasmar la lectura y la comprensión de la Biblia


Por: Sandro Magister | Fuente: chiesa.espresso.repubblica.it



Casi en la mitad de su desarrollo, el sínodo de los obispos dedicado a "La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia" consultó también a la sociología. La consulta no tuvo lugar en el aula sinodal, sino un poco más lejos, en la sala de prensa de la Santa Sede. Allí, el martes 14 de octubre de 2008, el profesor Luca Diotallevi, de la Universidad de Roma Tres, ha presentado los resultados de una gran encuesta dirigida por GFK-Eurisko en 12 países del mundo: Estados Unidos, el Reino Unido, Holanda, Alemania, Francia, España, Italia, Polonia, Rusia, Hong Kong, Filipinas y Argentina.

El primer dato es que una amplia mayoría de las poblaciones adultas de estos países declara haber tenido experiencia de Dios, un Dios que "vela sobre la propia vida y la protege".

Además, una mayoría igualmente amplia dice que reza. Quiere decir entonces que la creencia en Dios no está en retroceso. Más aún, en países como Rusia y Hong Kong aparece en impetuosa reanudación.

Pero frente a esa difundida y persistente demanda de sentido religioso aparece débil la respuesta que las Iglesias y las comunidades cristianas saben darle a aquélla. En efecto, asumiendo la Biblia como medida de esta respuesta, la encuesta muestra que son pocos los que han leído al menos un fragmento de ella en los últimos doce meses.

Sobre todo en Europa, el contacto que se tiene con la Biblia es casi únicamente el que tiene lugar en el templo, con la homilía. Los únicos países en los que una amplia mayoría de la población lee la Biblia son Estados Unidos y Filipinas.

Pese a que es poco leída y conocida, de todos modos la Biblia goza de una consideración muy positiva. En su gran mayoría, los entrevistados juzgan que su contenido es “real”, “interesante”, “verdadero”, pero al mismo tiempo “difícil”, lo cual encausa de nuevo la responsabilidad de las Iglesias.

En términos sociológicos, el profesor Diotallevi ha sintetizado de este modo la lección extraída de la encuesta:

"El nivel de consumo de los ritos religiosos tiene márgenes enormes de crecimiento, pero el ofrecimiento está bien lejos de haber satisfecho toda la demanda potencial ya presente”.


El analfabetismo bíblico contemporáneo

Naturalmente, del analfabetismo bíblico contemporáneo se pueden ofrecer otras lecturas, además de la sociológica. Es lo que ha hecho, por ejemplo, Timothy Verdon en un magistral artículo publicado en "L´Osservatore Romano" del domingo 12 de octubre.

Verdon es historiador del arte. Dirige en Florencia la oficina diocesana para la catequesis a través del arte y participó en el sínodo de los obispos como experto. En este artículo él explica en clave artística, litúrgica y teológica el extravío de sentido que las Sagradas Escrituras han padecido en la edad moderna y en la época contemporánea.

La reconstrucción que Verdon hace es fascinante. Pero para comprenderla plenamente es necesario contemplar también su trasfondo.

Ésta es la gran disertación leída por Benedicto XVI en París, en el Collège des Bernardins, el pasado 12 de septiembre: "Buscar a Dios y dejarse encontrar por Él"

A continuación el artículo de Verdon en L´Osservatore Romano, del 12 de octubre de 2008: "A la búsqueda del símbolo perdido. El analfabetismo bíblico contemporáneo"

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!