Menu


¿Sexo seguro? Las estadísticas hablan.
La continua insistencia de estos programas revela un compromiso con ideologías políticas y una ceguera científica.


Por: Dr. Francisco Javier Páez Jimenez | Fuente: nataldoc



El concepto de sexo seguro es aplicado desde hace más de una década por las campañas de publicidad dirigidas a disminuir la incidencia de enfermedades sexualmente transmisibles y embarazos inesperados. Estas campañas están basadas en la transmisión del concepto de una actividad sexual irrestricta, con la seguridad de que no ocurrirán eventos indeseables.

La actividad sexual lleva implícita una acción unitiva y procreativa; la consecuencia procreativa de la actividad sexual fue la motivación inicial para la creación de técnicas y métodos de anticoncepción, entre ellos el preservativo o condón. En estudios posteriores se encontró que la utilización de preservativos podría disminuir la frecuencia de transmisión de enfermedades sexualmente transmisibles, por lo que su utilización y difusión se extendió de inmediato a todo el mundo.

En las últimas dos décadas, los jóvenes y adolescentes inician su actividad sexual en etapas más tempranas y con un mayor número de parejas sexuales durante su vida; estos dos eventos, sumados al hecho de que la posibilidad de contagio de enfermedades sexuales es mayor en jóvenes que en adultos, motivó a la creación de campañas masivas dirigidas hacia los jóvenes, presentando el preservativo como el cinturón de seguridad que permitiría tener sexo seguro.

En los últimos años, después de acumular las experiencias de décadas, las estadísticas de enfermedades sexualmente transmisibles y de embarazos inesperados entre adolescentes demuestran la ineficiencia de las campañas de sexo seguro como han sido manejadas hasta hoy. Las estadísticas hablan por sí solas, después de intensas campañas en este sentido en los Estados Unidos, el 10 por ciento de las mujeres entre los 15 y 19 años de edad, están embarazadas; una de cada ocho adolescentes adquiere una enfermedad sexualmente transmisible cada año. Aunque los expertos encontraron que muchos de estos adolescentes no utilizan preservativos en forma continua, uno de los problemas es que es publicitada la idea de que el sexo es seguro, y con esto aumenta el número de actividad sexual de riesgo.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, reporta que la utilización del preservativo disminuyó del 49 por ciento, en 1995, al 33 por ciento en 1990????, en mujeres adolescentes, y del 61 al 39 por ciento en hombres adolescentes. Esta disminución de la utilización del preservativo no está relacionada con una disminución de la actividad sexual de riesgo entre los jóvenes; de hecho, el problema ha adquirido características de epidemia mundial.

El Instituto de Medicina lo ha calificado como La Epidemia Escondida, millones de dólares y el esfuerzo de agencias de salud públicas, médicos y otros profesionales de la salud han realizado enormes e infructuosos esfuerzos para controlar esta epidemia.

La continua insistencia de estos programas revela un compromiso con ideologías políticas y una ceguera científica. La objetividad debe gobernar los esfuerzos futuros para disminuir las infecciones sexualmente transmisibles, los clínicos informados por la investigación científica debemos tomar el liderazgo y rescribir este paradigma clínico.

En 1997, el Instituto de Comités Médicos para la Prevención y Control de las Enfermedades Sexualmente Transmisibles, publicó un reporte titulado La Epidemia Escondida - Confrontando las Enfermedades Sexualmente Transmisibles; en resumen, las conclusiones son las siguientes:

1) Más de 12 millones de estadounidenses, tres millones de los cuales son adolescentes, están infectados con enfermedades sexualmente transmisibles (EST).

2) Las EST suman el 87 por ciento de todos los casos reportados entre las 10 enfermedades más frecuentes de los Estados Unidos.

3) En los últimos 20 años, fueron descubiertos ocho agentes patógenos sexuales nuevos (virus, bacterias, entre otros).

4) Las mujeres y los adolescentes son infectados de EST, en forma desproporcionada, y las consecuencias y complicaciones son mayores.

5) Los factores de riesgo para las EST y el SIDA son los mismos por lo que, al disminuir las EST, disminuye la transmisión de SIDA

En un estudio más reciente, The American Social Health Asociation, reporta que, cada año, 15 millones de estadounidenses adquieren una enfermedad de transmisión sexual. Los estudios y estadísticas realizados entre universitarios de diferentes países, demuestran claramente que las campañas que, buscando disminuir las EST presentan al preservativo como la solución a todos los problemas, han fracasado rotundamente y, en la actualidad, después de 20 años y millones de dólares gastados, el problema es aún mayor.

El hacer sentir a nuestros jóvenes que inician una vida sexual y que la utilización del preservativo elimina las consecuencias procreativas de la actividad sexual, ha incrementado el número de embarazos inesperados; el ofrecer que la utilización correcta de un preservativo evitará las EST es un error que ha ocasionado un incremento de las cifras del SIDA a niveles insospechados y alterado profundamente la sexualidad de nuestras futuras generaciones.

Es vital que nuestros jóvenes sepan que aunque el uso correcto del preservativo disminuye considerablemente la tasa de transmisión (90%), pero aún con el ejercicio de este sexo seguro les expone a un 10 por ciento de posibilidad de contagio de SIDA.

Considerar que nuestros jóvenes son incapaces de entender estos conceptos, de ejercer un pleno control de su voluntad en el ejercicio de su sexualidad y convertir al preservativo como una solución por encima de la educación en sexualidad, es perder la oportunidad de formar una sociedad que entienda el valor de nuestros semejantes, y pasar por alto las cicatrices que deja este tipo de comportamiento no solo a nivel físico, sino también psicológico y espiritual.

 

 

Si deseas obtener más información sobre el tema, puedes consultar Nataldoc
 

 



 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |