Menu


Método de la acción apostólica
Energía, perseverancia y valor para emprender las obras que el Señor nos inspire y llevarlas adelante cueste lo que costare


Por: Mensajes :-) | Fuente: Catholic.net



- Preparación y formación. Oración y trabajo. Devoción sólida a Jesucristo -conocimiento, amor, imitación- y a la Santísima Virgen María. Amor personal al Papa y a la Santa Iglesia. Veneración y servicio al episcopado...

Es de notarse que la misión de la Iglesia y de cada uno de los nuestros no se funda en una necesidad transitoria, ni en ideas de actualidad, sino en la necesidad permanente de la Iglesia, según los tiempos y lugares, y en la idea eterna y celestial de la caridad de Cristo.

- Organización técnica. Adaptación a las necesidades de la Iglesia y a las circunstancias de tiempos y lugares. Prudencia y mucha caridad. Hechos consumados. Sencillez, astucia, sagacidad para vencer al enemigo. Energía, perseverancia y valor para emprender las obras que el Señor nos inspire y llevarlas adelante cueste lo que costare.

Procuremos vivir y predicar la caridad de Cristo. la caridad es la esencia de cristianismo, la caridad es el distintivo del cristiano, por lo tanto, no deben olvidar los miembros de la Iglesia que se impone la necesidad urgente e intrínseca a la misión que Cristo nos ha confiado de vivir ampliamente el espíritu de caridad y hacerlo vivir a los hombres. Todas las enfermedades de la Iglesia y del cristianismo han comenzado y se han desarrollado en la falta del espíritu de caridad y hacerlo vivir a los hombres. Todas las enfermedades de la Iglesia y del cristianismo han comenzado y se han desarrollado en la falta del espíritu de caridad, que es el de Cristo.

No debemos Perder de vista que la Iglesia está llamada a comunicar un supremo avance a los intereses del reinado de Jesucristo, tan perseguidos y menguados por inteligencias y voluntades perfectamente capacitadas y organizadas en todos los tiempos y lugares.

Para cumplir con esta misión es necesario reorganizar y renovar los métodos; no es justo que los hijos de las tinieblas nos ganen y se glorien de utilizar con exclusivismo las más modernas y mejores técnicas en contra de los intereses de Jesucristo.

Claro está que la renovación a la que nos referimos no se encamina ni al dogma ni a la moral, sino a los métodos de apostolado y a la aplicación efectiva de los principios morales de nuestra Madre la Santa Iglesia a la vida concreta de los hombres, y que esta renovación se sujete, en todos sus puntos, al juicio de la Santa Sede. Es una renovación que nos ha de llevar a hacer que todos los cristianos vivan el genuino y verdadero espíritu del cristianismo. Esta renovación tratara de lograr la unidad y la organización de todas las fuerzas de la Iglesia católica, sin destruir lo propio o lo individual de cada individuo o corporación, sino más bien ayudando para que se perfeccionen y crezcan en eficacia.

 

 

 

 



 

 

 

Suscríbete aquí
para recibir este servicio en tu e-mail

 



 

 

 

Si tienes alguna duda, conoces algún caso que quieras compartir, o quieres darnos tu opinión, te esperamos en los FOROS DE CATHOLIC.NET donde siempre encontrarás a alguien al otro lado de la pantalla, que agradecerá tus comentarios y los enriquecerá con su propia experiencia.

 

 

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |