Menu


Celo apostólico
Son las almas, las que han de constituir la ilusión y la idea fija de vuestro apostolado


Por: Mensajes :-) | Fuente: Catholic.net



Qué duda cabe que cualquiera que sea el género de apostolado en que se desenvuelva vuestra vida, no puede de ninguna manera cambiar la naturaleza y los fines esenciales de vuestra condición de apóstoles de Cristo.

Los católicos tenemos la misión de trabajar hasta el último día de nuestra vida por la dilatación del Reino de Cristo; fórmula ésta que, reducida a su significación propia, sin revestimiento de metáforas, nos dice claramente que lo único que debe importarnos en la vida es el mantenernos en gracia y amistad con Dios para, unidos a Jesucristo en su obra de redención, darnos sin reserva alguna a la obra de la santificación y salvación de las almas.

Son ellas, las almas, las que han de constituir la ilusión y la idea fija de vuestro apostolado; y si os tocase un campo de trabajo donde las almas no apareciesen por ningún lado, a vosotros os tocaría acercároslas por medio de la fe, convencidos de que cada uno de vuestros actos, hechos con intención apostólica, han de obrar maravillas en orden a la salvación de las almas.

Y, ¿qué cabría decir cuando a lo largo del día, por una u otra razón, os veis obligados a tratar con un sinnúmero de personas de toda edad y condición? ¡Cuántas oportunidades de entablar contacto directo con las almas y de sembrar en su interior un poco de inquietud, de consuelo o de luz, según sus propias necesidades...!

No podéis permanecer tranquilos y quitados de la pena mientras se ultraje y ofenda tanto a Dios nuestro Señor.



 










Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |