Menu


II. Historia de la Sábana Santa
El cuerpo de Cristo, fue envuelto de pies a cabeza y de cabeza a pies con un largo lienzo


Por: Luis Sánchez Alcántara | Fuente: Catholic.net



1.- La historia de la Sábana Santa comienza en la tarde del primer viernes santo. Mateo, Marcos y Lucas nos dicen que José de Arimatea, habiendo bajado a Cristo de la cruz, lo envolvió en una sábana; en cambio, Juan por su parte nos habla de lienzos en general, que se emplearon provisionalmente para sepultar el cuerpo de Cristo, esparcidos, con una mezcla de mirra y áloe para retardar la descomposición del cuerpo (Mt 27, 57-60; Jn 19, 40).

2.- Así pues, el cuerpo de Cristo, fue envuelto de pies a cabeza y de cabeza a pies con un largo lienzo (fig. 1). Cuando el domingo temprano fueron las mujeres a terminar los ritos de entierro, el cuerpo había desaparecido, la tumba estaba abierta y vacía, pero habían quedado los lienzos y la sábana y, en esta última, unas huellas misteriosas.

3.- A propósito del relato evangélico sobre la sepultura de Cristo, recomendamos la lectura del artículo del P.M. Balagué “La prueba de la resurrección (Jn20, 6-7)” en Estudios Bíblicos, 1966, Pp.169 – 173, artículo que, –al igual que el de otros exegetas-, nos presenta una traducción más fiel de las que estamos habitualmente acostumbrados, y en la que nos enseña la importancia que tuvo la posición de los lienzos para el evangelista San Juan, para creer en la resurrección.

Todos nos habremos hecho la misma pregunta alguna vez, sobre si la Iglesia primitiva conservaría las reliquias de la pasión de Cristo, ¿adónde habrán quedado?...¿la Sábana Santa tiene un registro continuo desde el primer siglo hasta nuestros días?...

Es indudable que, aunque no existiese un registro continuo de un objeto, éste puede ser aludido de alguna manera por la historia. En nuestro caso, la Sábana Santa durante los diez siglos, -de acuerdo a las investigaciones de arqueólogos e historiadores-, no pasó desapercibida, pues ella con sus imágenes ha servido de modelo para representar la imagen oficial de Cristo.

A Cristo en el arte paleocris-tiano se le representaba como buen pastor, como taumaturgo togado, como filósofo dedicado a enseñar... tipos todos derivados de una imagen romana.

Sólo en la segunda mitad del siglo cuarto –tras de conversión de Constantino- se produce una radical conversión en la representación de la imagen de Cristo... “con toda certeza (nos dice el profesor Egger), esas facciones corresponden a las de la imagen en la Sábana Santa”.

En la fig.2, podemos comparar las similitudes entre el rostro de la Sábana Santa y del fresco del monte Sinaí (siglo VI), en ambas podemos observar algunas similitudes: nariz bien definida, cejas bien marcadas, barba y bigote bien poblada, cabellera encuadrando el rostro, un mechoncito sobre la frente, etc.


La Sábana Santa, la antigua Siria

En el siglo VI aparece un lienzo con la imagen de Cristo llamado “Mandylion” con una imagen del rostro de Cristo no hecho por mano humana, mismo que tuvo un culto enorme en la ciudad de Eddessa, Syria. Este lienzo tenía el calificativo de “tetradiplon doblado en cuadro”, lo cual hace pensar a algunos historiadores que la sábana únicamente mostraba el rostro de Cristo.

En 944, el emperador de Constantinopla trae de Eddessa la sagrada imagen, y aquí, según las crónicas de los cruzados, es mostrada todos los viernes de pie y de manera que puede verse su imagen de frente y espaldas. Finalmente en 1204 fue robada por los hombres de la mal llamada cuarta cruzada.

En 1356 finalmente hace su aparición, ...

continúa... III. La reliquia más espléndida de la Pasión y de la Resurrección

Volver al inicio: I. La Sábana Santa, espejo del Evangelio
 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |