Menu


Acción de Inconstitucionalidad vs la redefinición jurídica del matrimonio
Pretendemos que el matrimonio conserve su naturaleza jurídica, no solo por tutelar las relaciones entre los cónyuges, sino por los efectos que produce en relación con los hijos


Por: Uno+una=matrimonio | Fuente: Uno+una=matrimonio



Acción de Inconstitucionalidad

 2/2010.

Promovente: Procurador General de la República.

Honorables Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Presente

Con el debido respeto y en relación al expediente citado al rubro, presentamos ante Ustedes las siguientes manifestaciones.

Uno+una=matrimonio, es un movimiento pacífico de la Sociedad Civil, sin afiliación partidista ni religiosa que promueve y defiende la institución jurídica del matrimonio y propone, con fundamento en la Ley de Participación Ciudadana del Distrito Federal, a través de una iniciativa popular de Ley, mantener en nuestra entidad el concepto de matrimonio como la unión de un hombre y una mujer con las finalidades propias de esta unión: procreación y ayuda mutua.

Uno+una=matrimonio, nace con el apoyo de más de cuatrocientas instituciones de la Sociedad Civil, a partir de la reforma al artículo 146 del Código Civil para el Distrito Federal, de fecha 21 de diciembre de 2009, publicada el 29 del mismo mes y año, que redefinió la institución jurídica del matrimonio.

En Uno+una=matrimonio, pensamos que para cada realidad el derecho debe dar una determinada respuesta, que cada institución se introduce en las legislación para protegerla, generando consecuencias jurídicas propias, es decir derechos y obligaciones propios y que la mencionada reforma, al cambiar la naturaleza jurídica propia del matrimonio, destruyó la institución, por variar sustancialmente en cuanto a sujetos y finalidades, como a continuación se muestra:

Texto Del Código Civil D.F. anterior
Reformado 21 de diciembre 2009

Artículo 146.- Matrimonio es la unión libre de un hombre y una mujer para realizar la comunidad de vida, en donde ambos se procuran respeto, igualdad y ayuda mutua con la posibilidad de procrear hijos de manera libre, responsable e informada. Debe celebrarse ante el Juez del Registro Civil y con las formalidades que esta ley exige.

Texto Del Código Civil D.F. Vigente
Publicado 29 de diciembre de 2009

Artículo 146. Matrimonio es la unión libre de dos personas para realizar la comunidad de vida, en donde ambos se procuran respeto, igualdad y ayuda mutua. Debe celebrarse ante el Juez del Registro Civil y con las formalidades que esta ley exige.

En Uno+una=matrimonio, respetamos a todas las personas, no es un movimiento discriminatorio. Las parejas de personas del mismo sexo pueden vivir como ellos elijan, pero nadie tiene derecho a redefinir el concepto de matrimonio basado en la diferencia y complementariedad de sexos.

Legitimar a las uniones del mismo sexo en una ceremonia oficial compete al ámbito de las Sociedades de Convivencia y no del matrimonio por pertenecer a realidades diferentes. Así para disfrutar de las prerrogativas correspondientes, se podrá acudir a perfeccionar esta figura jurídica vigente en el Distrito federal, sin violentar al resto de la sociedad con una imposición injusta que cambió sustancialmente la naturaleza del matrimonio.

Pensamos que el derecho de igualdad tutelado en el artículo 1° de la Constitución, no significa colocar a todas las personas en todos los supuestos de derecho para lograr ciertas consecuencias jurídicas, ni significa que todas las instituciones jurídicas deben amoldarse o destruirse en aras de la igualdad.

En Uno+una=matrimonio, sostenemos que delimitar el matrimonio a la unión de un hombre y una mujer no menoscaba el ejercicio de un derecho fundamental que es contraer matrimonio, debido a que un homosexual puede casarse del mismo modo y en las mismas condiciones en las que puede hacerlo un heterosexual: es decir, con una mujer (si es hombre) o con un hombre (si es mujer). Habría discriminación, en sentido estricto, solo en el caso en que al homosexual se le impidiera radicalmente contraer matrimonio, con cualquier persona, por su orientación sexual.

Convencidos de que la institución del matrimonio entendida como la unión de un hombre y una mujer tiene una relevancia social por ser estructuralmente fecunda, pretendemos que conserve su naturaleza jurídica (reconocida por el Estado), no solo por tutelar las relaciones entre los cónyuges, sino por los efectos que produce en relación con los hijos.

En Uno+una=matrimonio, también consideramos que al reformarse el concepto de matrimonio, se modificó sustancialmente la adopción conjunta, contenida en el artículo 391 del Código Civil para el Distrito Federal sin tomarse en consideración que la adopción no es un derecho de las personas adultas en sí mismo, sino es una institución de derecho para que un menor tenga una familia, recupere lo que ha perdido: un padre y una madre y el matrimonio heterosexual garantiza el escenario óptimo para la crianza de los hijos. Este escenario se define como una familia con dos padres de diferente sexo.

Plantear la cuestión como un problema de discriminación, constituye un error. No existe un verdadero derecho a adoptar, tampoco en favor de las parejas heterosexuales. La exclusión de la adopción conjunta por homosexuales debe ser mantenida y no por una valoración negativa de las relaciones homosexuales (del mismo modo que la conveniencia de mantener la prohibición de que dos hermanos, o dos amigos, puedan adoptar no entraña valoración negativa de la fraternidad o de la amistad), sino sobre todo por ser contraria a la propia estructura y naturaleza de los vínculos que crea la adopción, y por otro lado, por ser también contraria al interés del adoptando, que es el que preside la adopción, es decir, quien tiene el derecho a ser adoptado. Así, limitar el acceso al matrimonio a las parejas de distinto sexo asegura que los niños sean criados de la manera más óptima. Proteger el bienestar de los niños debe ser una política primordial del Estado.

Para la realización de nuestro objetivo, entre otros, hemos dirigido nuestros esfuerzos en la recolección de firmas autógrafas de los ciudadanos del Distrito Federal, con credencial de elector de dicha entidad para la presentación de esta propuesta legislativa, contando al día 30 de junio del año en curso con más de 21,600 firmas, de acuerdo con la Fe de hechos realizada ante el Licenciado Marco Antonio Espinoza Rommyngth, titular de la notaría pública número 97 del Distrito Federal, que agregamos al presente como ANEXO 1.

Para ello, también construimos una página en internet www.unomasuna.mx y abrimos un sitio en facebook en el que según consta en la fe de hechos mencionada, hasta el día 30 de junio del año en curso contamos con el apoyo de 10,277 fans o adherentes.

Por lo anteriormente expuesto, solicitamos sean atendidas las consideraciones de la Sociedad Civil, específicamente del Distrito Federal, en la valoración de la acción de inconstitucionalidad citada al rubro.


México Distrito Federal, a 1 de julio de 2010


UNO + UNA = MATRIMONIO














ANEXO 1. Original del primer testimonio del acta número 41,021 de fecha 30 de junio de 2010, ante el Lic. Marco Antonio Espinoza Rommyngth, titular de la notaría pública número 97 del Distrito Federal.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |