Menu


Obispo del Episcopado mexicano reitera doctrina católica sobre homosexualidad
El Obispo de Toluca y Responsable de la Dimensión Episcopal de Familia de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Mons. Francisco Javier Chavolla, reiteró en una carta a ACI Prensa la doctrina católica sobre la homosexualidad


Por: Aciprensa | Fuente: Aciprensa.com



El Obispo de Toluca y Responsable de la Dimensión Episcopal de Familia de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Mons. Francisco Javier Chavolla, reiteró en una carta a ACI Prensa la doctrina católica sobre la homosexualidad.

Explicó que si bien la Iglesia acoge con misericordia y comprensión a las personas homosexuales, también sostiene que el acto homosexual es intrínsecamente contrario a la ley natural y es además un desorden moral o pecado grave.

A continuación presentamos el texto íntegro del documento preparado por Mons. Chavolla en respuesta a varias preguntas planteadas por ACI Prensa y remitido el 13 de mayo a nuestra redacción:

"A través de estas líneas, quiero dar respuesta a las inquietudes que me ha manifestado acerca de la doctrina de la Iglesia Católica con respecto a las personas que tienen preferencias homosexuales y la atención pastoral que la Iglesia les ofrece.

Por principio, basados en la sola ley natural, el acto homosexual no produce complementariedad genital ni está ordenado a la procreación de la especie humana, como sucede en las relaciones heterosexuales. En consecuencia, es intrínsecamente contrario a la ley natural.

Ahora bien, es oportuno distinguir entre la inclinación homosexual u homosexualidad, como tendencia, y la actividad homosexual u homosexualismo de hecho. Si bien es cierto que la causa de la atracción entre personas del mismo sexo es discutible, la sola inclinación no constituye en sí misma un desorden moral. Sin embargo, el acto homosexual es considerado como un desorden moral o pecado objetivamente grave.

Por otra parte, la Iglesia, siguiendo el ejemplo y la enseñanza de Jesucristo, acoge con misericordia y comprensión a las personas homosexuales activas o no, reconociendo su dignidad humana personal y de hijos de Dios, por sobre todo. Y les invita a pedir al Espíritu Santo el don de la castidad y a procurarla mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, apoyándose en la oración, en la penitencia y en la gracia sacramental, ya que todos los cristianos estamos llamados a la santidad. En consecuencia, las personas homosexuales deben también ser atendidas en la acción pastoral, con respeto, comprensión y esperanza. Todos estamos llamados a cumplir la voluntad de Dios en nuestra vida incluidos los homosexuales.

El hecho de que la Iglesia se pronuncie en repetidas ocasiones en contra de las uniones homosexuales no representa en modo alguno una forma de discriminación contra las personas de ¨preferencias sexuales¨ diversas, sino que la Iglesia tiene el deber de velar por la institución matrimonial y por la familia, fundada en la ley natural y en el plan de Dios. Los Obispos estamos convencidos que la familia, fundada en el matrimonio entre un varón y una mujer, debe ser protegida y promovida como factor esencial de la existencia, estabilidad y paz social, en una amplia visión de futuro del interés común de la sociedad, de cara a la actual crisis de identidad que se vive.

En resumen, no existe por parte de la Iglesia duda alguna acerca del juicio moral respecto a las relaciones homosexuales. Y la Santa Sede defiende este derecho a la libertad de expresión.

Ahora bien, la pastoral que la Iglesia realiza incluye normalmente a todos los bautizados, sin que necesariamente se especifiquen algunos sectores o individuos en razón de su sexo, edad, estado civil o condición. La situación moral del bautizado es privada y el sacerdote esta obligado a guardar el sigilo sacramental o la prudencia en caso de una consulta, tal es el caso de algunos homosexuales que se acercan a la Iglesia. Como sea, la Iglesia no hará excepción de personas y buscará acompañarlos en su vida espiritual.

Es probable que una pastoral específicamente dirigida a las personas homosexuales pudiera poner en evidencia a una persona que ha querido mantener en privado su lucha interior, pero a los que públicamente se manifiestan como tal, la Iglesia les acompaña en su situación.

El magisterio de la Iglesia, compendiado en el Catecismo de la Iglesia Católica, contiene muchos principios y criterios antropológicos, bíblicos y teológicos que pueden inspirar e iluminar toda pastoral en la vida de la Iglesia, pero es preciso profundizarlos y adaptarlos a las circunstancias concretas de las personas, comunidades y su cultura".

La diócesis de Saltillo

Las respuestas de Mons. Chavolla contrastan con la controvertida postura del Obispo Raúl Vera López en la diócesis de Santillo, quien ha expresado repetidamente su apoyo a la unión civil entre personas del mismo sexo y promueve al grupo gay San Elredo, que sostiene principios contrarios a la doctrina católica.

En marzo de este año Mons. Vera, a través de su sitio web, expresó su apoyo al 4º Foro de Diversidad Sexual, Familiar y Religioso, organizado por el grupo San Elredo, en el que se promovía, entre otras conductas contrarias a la Iglesia Católica, el activismo gay, la sexualidad activa de parejas homosexuales y la adopción de niños por parte de estas parejas.

Al ser contactado telefónicamente por ACI Prensa, el P. Robert Coogan, asesor espiritual del grupo San Elredo, señaló que a las personas homosexuales "la única respuesta que ofrece el Catecismo es decirles que vivan el celibato y eso no es adecuado".

El sacerdote, que también expresó su apoyo a la legalización de la unión de personas del mismo sexo y a la adopción de niños por parte de ellas, manifestó que "tenemos un apoyo firme del Obispo" Raúl Vera.

Noé Ruiz, coordinador del grupo San Elredo, confirmó a ACI Prensa que el propósito de los foros que organiza este grupo, como el realizado en marzo, es "que la gente conozca que entre dos mujeres, dos hombres, pueden criar un hijo y viven de lo más normal y de lo más común".

ACI Prensa también recogió la preocupación de diversos grupos pro-familia de Saltillo para quienes el accionar del grupo San Elredo es dañino para ellos mismos y para la sociedad.

En palabras de Natalia Niño, presidenta de la Asociación Familias Mundi en Saltillo "no estamos de acuerdo con la formación de familias entre personas del mismo sexo porque una familia nace de un matrimonio, y un matrimonio es una vocación que se da entre dos personas de sexo opuesto, porque así es complementario".

ACI Prensa entrevistó también al P. Leopoldo Sánchez, quien se desempeñó hasta hace unos meses como asesor espiritual en México de Courage Latino, institución que realiza un ministerio pastoral con personas homosexuales en fidelidad a la doctrina católica.

En dicha entrevista el sacerdote explicó que "el camino es el amor, este amor, la Iglesia nos recuerda, tiene la peculiaridad que es un amor que se vive en la castidad", a la que "estamos llamados absolutamente todos los cristianos, tengan la atracción al mismo sexo o no la tengan".

La enseñanza de la Iglesia sobre la Homosexualidad

La enseñanza católica respecto de la homosexualidad está resumida en tres artículos del Catecismo de la Iglesia Católica; 2357, 2358 y 2359. En estos artículos la Iglesia enseña que:

Los homosexuales "deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta".

La homosexualidad, como tendencia es "objetivamente desordenada", que "constituye para la mayoría de ellos (los homosexuales) una auténtica prueba".

Apoyado en la Sagrada Escritura "la Tradición ha declarado siempre que "los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados", "no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual" y por tanto "no pueden recibir aprobación en ningún caso".

"Las personas homosexuales están llamadas a la castidad" y "mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana".





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |