Menu


La homosexualidad: Lineamientos de iluminación magisterial
Análisis del tema de al homosexualidad desde las perspectivas epistemológica, doctrinal, antropológica, cultural, pedagógica, pastoral


Por: Pbro. Dr. Julián A. López Amozurrutia | Fuente: Consejo de Bioética de la Conferencia del Episcopado Mexicano



La homosexualidad: Lineamientos de iluminación magisterial

El tema que nos ocupa en esta jornada de trabajo puede ser iluminado en particular por dos documentos recientes del magisterio eclesiástico:

• Congregación para la Doctrina de la Fe,Carta sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, 1 de octubre de 1986 .

• Congregación para la Doctrina de la Fe,Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales, 3 de junio de 2003.

Desde el punto de vista epistemológico

• La posición moral católica está fundamentada en la razón humana iluminada por la palabra de Dios, guiada por el intento de hacer la voluntad de Dios. Por lo mismo puede aprender de los descubrimientos científicos humanos a la vez que trascenderlos.

• La doctrina de la Iglesia corresponde a lo que es evidente a la recta razón y es ratificado por todas las grandes culturas del mundo.

• Esta posición es consciente de que la propia naturaleza es fuente de información de la voluntad de Dios sobre la creación, a la vez que de la condición caída de la misma naturaleza.

• Desde el punto de vista bíblico, la doctrina de la Iglesia no se basa en frases aisladas, sobre las que se podrían derivar argumentaciones discutibles, sino sobre el fundamento sólido de un testimonio constante, que incluye la lectura del texto sagrado al interno de la Tradición viva de la Iglesia, garantizado en su correcta interpretación magisterial por el mismo Espíritu de Dios.

Desde el punto de vista doctrinal

• Es errónea la lectura de la Escritura que pretende afirmar que en el texto sagrado no se dice nada sobre el tema, que lo aprueba o que sus prescripciones morales corresponden a una época distinta.

• El tema debe ubicarse en la teología de la creación presente en el Génesis. La bondad de Dios crea a los hombres a su imagen y semejanza como varón y hembra, llamándolos a reflejar en su complementariedad la unidad interna del Creador. Esta labor se realiza especialmente cuando cooperan con Dios en la transmisión de la vida a través de la recíproca donación esponsal.

• Esta doctrina, además, se ilumina con la teología del pecado original, donde se presenta la pérdida de conciencia del carácter de alianza que tenía la unión de las personas humanas con Dios y entre sí. El cuerpo humano conserva su significado nupcial, pero oscurecido por el pecado. Deterioro que se continúa en la historia de los hombres.

o En particular Gn 19 presenta el episodio de Sodoma, donde no cabe duda sobre el juicio moral contra las relaciones homosexuales, si bien cabe ubicarlas en el más amplio contexto del deber de la hospitalidad.
o Lv 18, 22 y 20,13 excluye a quienes tienen comportamiento homosexual de tener las condiciones para pertenecer al pueblo elegido.

• En el Nuevo Testamento es San Pablo quien desarrolla la misma doctrina, en una perspectiva escatológica y de confrontación cultural: se menciona a quien obra como homosexual entre quienes no entrarán en el reino de Dios (1Co 6,9) y se confronta el cristianismo con el paganismo de su tiempo señalando el comportamiento homosexual como ejemplo de la ceguera humana (Rm 1,18-32) y enlistando a quienes efectúan actos homosexuales entre los pecadores (1Tm 1,10).

• El designio divino de la unión entre el hombre y la mujer, unión de amor y generadora de vida, es celebrado sacramentalmente por la Iglesia en el matrimonio. Sólo en la relación conyugal es moralmente recto el uso de la facultad sexual, de modo que quien se comporta de manera homosexual obra inmoralmente, pues contradice la vocación a una existencia en la autodonación.

Desde el punto de vista antropológico

• No existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia. En las uniones homosexuales están ausentes los elementos biológicos y antropológicos del matrimonio y de la familia. No están en condiciones de asegurar la procreación y supervivencia de la especie humana. Está también ausente la dimensión conyugal que representa la forma humana y ordenada de las relaciones sexuales. La ausencia de bipolaridad sexual crea obstáculos al desarrollo normal de los niños integrados en estas uniones.

• A nivel social, se debe recordar la ley civil es siempre más limitada que la ley moral natural y debe estar en acuerdo con ésta. Una legislación que promueva la legitimidad de comportamientos homosexuales no garantiza el bien común.

• A nivel personal:

o Distinción entre tendencia o condición homosexual y actos homosexuales.
o Condición homosexual no es pecado pero implica una tendencia a un comportamiento intrínsecamente desordenado.
o Los actos homosexuales están privados de su finalidad esencial, son intrínsecamente desordenados y no pueden aprobarse.
o Una persona homosexual puede ser muy generosa, pero en la actividad homosexual refuerza la inclinación desordenada en sí misma. Como en todo desorden moral, se impide la propia realización y felicidad por ser contraria a la sabiduría creadora de Dios.
o Si bien es cierto que pueden existir circunstancias que reducen culpabilidad en un individuo, sería desconocer la misma libertad y dignidad humana el no reconocer la capacidad de sanar, canalizar y sublimar la tendencia desordenada. Un determinismo homosexual es inaceptable.
o La persona no se agota en su orientación sexual. Todo ser humano tiene problemas y oportunidades. Caracterizar la totalidad de su ser a partir de su orientación sexual sería un grave reduccionismo.

• El rechazo a doctrinas erróneas sobre la homosexualidad no limita sino defiende la libertad y dignidad de la persona.

Desde el punto de vista cultural

• Objeto de debate público, debate propiciado y presionado ideológicamente por grupos interesados en la aceptación de la homosexualidad como una condición humana normal, una opción viable para la realización personal.

• Aún dentro de la Iglesia se encuentra una presión para aceptar la condición homosexual como si no fuera desordenada y a legitimar los actos homosexuales. Frecuentemente ligados a grupos de presión exteriores que manifiestan ideología materialista e inmanentista.

• Argumento falaz que se suele manejar: discriminación, no respetar pretendidos derechos. Se esconde lo dañino como inocuo. Exigencia beligerante de «tolerancia».

• Presión ha llevado a cambios en la legislación civil.

Desde el punto de vista pedagógico:

• Incorporar el tema de manera prudente en la formación de la conciencia, siguiendo los cuatro principios presentados por Sexualidad humana: verdad y significado (principio doctrinal, principio de oportunidad, principio de decencia y principio de respeto).

• El modo de vivir esta condición es, como la de todo cristiano, la castidad, dinamizada por el seguimiento del Señor. Una persona homosexual que busca seguir al Señor está llamada, como toda otra, a realizar la voluntad de Dios en su vida, uniendo a la cruz del Señor todo sufrimiento y dificultad que experimenten por su condición. Sacrificio fructuoso y redentor. No inútil esfuerzo de autorenuncia, sino abandono en la voluntad del Señor que hace brotar vida y posibilita la práctica de la virtud contra el vicio. El Misterio pascual es la clave para entender y vivir una autodonación que puede salvar a la persona homosexual de una forma de vida que amenaza continuamente con destruirla. Mediante las virtudes y el dominio de sí está llamado a educar la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, está llamado a acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.

Desde el punto de vista pastoral

• El carácter desordenado de la homosexualidad debe anunciarse claramente. Es derecho de los fieles y deber de la Iglesia hacerlo. El silencio como pretexto para ofrecer un cuidado pasterial no es forma de atención válida. Sólo lo verdadero es también pastoral.

• Ante la complejidad del problema, se requiere de los ministros de la Iglesia un estudio atento, un compromiso concreto y una reflexión honesta y teológicamente equilibrada. Los obispos deben garantizar que sus colaboradores en el ministerio estén bien informados y dispuestos a comunicar íntregra la doctrina de la Iglesia. Cuidado en la selección de ministros adecuados para la tarea de esta atención, con fidelidad al magisterio y alto grado de madurez espiritual y psicológica.

• Personas con tendencia homosexual deben ser objeto de particular solicitud pastoral. Se debe promover una pastoral que esté de acuerdo con la enseñanza de la Iglesia, que incluya la oportuna catequesis. Un programa incluirá todos los niveles de vida espiritual y hará visible la exigencia humana de ser ayudado para alcanzar su propia plenitud.

• Deber de comprender la condición homosexual y de recordar que la culpabilidad de los actos se ha de juzgar con prudencia.

• La solicitud pastoral no implica la aceptación de la bondad de la tendencia ni de los actos homosexuales.

• Mantener el principio de acogida del pecador y rechazo del pecado.

• Deber de colaborar en la acción pastoral misma para que la inclinación producto de la tendencia no se convierta en actos intrínsecamente desordenados. Ayudar a evitar ocasiones próximas de pecado.

• Necesidad de condenar que las personas homosexuales sean objeto de expresiones malévolas y acciones violentas, sin por ello derivar la afirmación de que la condición homosexual no sea desordenada.

• Deber de vigilar ante programas de presión que intentan que la Iglesia cambie su doctrina. Atención a declaraciones públicas o compromisos ambiguos.

• Procurar que opiniones difundidas y opuestas a la enseñanza de la Iglesia no confundan a los fieles y sirvan a la manipulación para otros fines.

• Respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales

Preguntas o comentarios al autor
 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |