Menu


¿Es importante leer el Evangelio?
Un cristiano no puede vivir sin el Evangelio. El Evangelio es la mayor herencia que jamás te hayan dejado


Por: P. Clemente González |



Cierra los ojos. Pero apriétalos bien. Luego, vete a un lugar desconocido y empieza a correr sin abrirlos. Eso es la vida sin el Evangelio. ¿No lo pensabas así? Pues quita el Evangelio y el alma se te seca, la vida se apaga y la esperanza queda en números rojos. Sin el evangelio el alma es ciega y la vida un ascensor sin cable. Un cristiano no puede vivir sin el Evangelio. Pretender vivir una vida plena y feliz rechazando el Evangelio es como querer terminar un puzzle con las piezas de otro o ir al cine cuando ya terminó la película.

De hecho, en este estado de confusión y desencanto estaba el mundo en tiempos de Juan Bautista. Pero vino Jesucristo y lo remedió. Jesús sazonó el mundo. Trajo la vida, trajo la luz, el agua, la sal y el alimento para el alma. Y cuando hubo arreglado todo... lanzó un mensaje. Pidió que sus amigos y discípulos lo predicaran esperando que algún día llegara hasta ti. Les decía; “Anunciad el... ¡el Evangelio!”. Y lo hicieron. Primero lo vivieron con él, luego lo predicaron y, un poco más tarde, también lo escribieron. Por eso el Evangelio es en realidad el mensaje de Jesús. Mensaje que te llega de oídas, a través de otros (tradición), pero también lo puedes leer (aunque en el fondo, los evangelios no son ni para leer ni para escuchar, ¡son para “vivir”!).

Porque esto es el Evangelio. Dios estaba cansado de que no le encontrásemos y se reveló. Se acabó el juego del escondite. Dios se hizo conocer, tocar, amar (y también odiar), en Jesús. Dijo todo lo que tenía que decir y se aseguró de que quedase por escrito escogiendo él mismo a sus discípulos. Así que cuando abres el Evangelio aprendes cómo es Dios contigo, qué espera de ti, cómo te ha salvado y, también, por qué lo hizo. Pero también aprendes cómo eres tú, cómo puedes responderle a Dios, qué espera Él de ti y para qué te ha puesto sobre esta tierra. El Evangelio no es un libro de referencia ni un manual de instrucciones. El Evangelio es la mayor herencia que jamás te hayan dejado (quizás aún por estrenar y descubrir). Pero ante todo el Evangelio es Cristo, Cristo mismo que alarga sus brazos hasta tocarte para dejar en tu corazón una carta de amor escrita por quien mejor te conoce, y firmada con la sangre de un enamorado... la del mismo Dios. ¿Puede esto no ser importante?

El Evangelio debe ser un punto de referencia constante pues en él Cristo nos da ejemplo de como vivir nuestra vida cristiana y además en él se encuentran todas sus enseñanzas, mandatos y palabras. Otro punto es que es allí donde conocemos a Cristo: su persona y su doctrina.


 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!