Menu



La ética, la religión y los trasplantes
Avanzar hacia adelante en su camino de progresos, no solamente desde el punto de vista técnico y científico, sino sobre todo humano, a fin de disminuir el sufrimiento de la humanidad.


Por: Radio Vaticano | Fuente: Radio Vaticano



La ética, la religión y los trasplantes

El 10 de septiembre del 2000, se transcribió en "Los Tiempos" , un artículo titulado "Etica y Ciencia: 60 años de un agrio debate" y se mostró la fotografía de un trasplante renal indicando que este tipo de cirugías tambien habría sido motivo de debate. El Presidente de la Sociedad Boliviana de Trasplantes de Organos y Tejidos, habiendo asistido al XVI Congreso Internacional de la Transplantation Society, cuestionó el título de la publicación y lo mencionado al pie de la fotografía en los siguientes términos:

Los trasplantes de órganos permiten devolver y mejorar la calidad de vida a miles de pacientes en el mundo entero.

A lo largo de los últimos 60 años, los trasplantes de órganos han alcanzado un grado de madurez insospechado, salvando no sólo la vida de cientos de miles de pacientes considerados antes como terminales sino devolviéndoles además una excelente calidad de vida. Por lo tanto, no hay nada más alejado de la realidad que hablar de "agrios debates" entre la ética científica, social y religiosa y menos aún hablar de debate ante la realización de un trasplante de riñon. Al contrario, ahora más que nunca, se ha llegado a un grado de concenso tal entre la ética científica, social y religiosa y los trasplantes, que vale la pena destacar los puntos de acuerdo a los que se llegó en el mencionado Congreso entre la Iglesia Católica y la comunidad científica internacional vinculada a la practica de los trasplantes.

Importancia de la participación activa de la Iglesia en los trasplantes.

El Congreso tuvo lugar en Roma entre el 27 de agosto y el 2 de septiembre, como parte del Jubileo 2000 y fué considerado como el evento científico de mayor trascendencia mundial en el año, agrupando a 4500 profesionales procedentes de 63 países, que discutieron los aspectos básicos, clínicos, quirúrgicos, éticos, sociales, económicos y organizativos de los trasplantes, una terapeútica considerada por el Papa Juan Pablo II como "terapeutica maravillosa".

La inauguración oficial tuvo lugar en la Basílica de San Pedro, con una Misa concelebrada entre otros, por Monseñor Elio Sgreccia, Vice Presidente de la Academia Pontificia de la Vida y cuya activa participación a lo largo de los seis días que duró el Congreso ha sido apreciada por toda la comunidad científica internacional relacionada con la práctica de los trasplantes.

Lo más destacado sin embargo, fué la presencia de Su Santidad Juan Pablo II en el seno mismo del Congreso, hecho considerado por la prensa internacional como un ejemplo memorable que debería ser seguido por otros lideres del mundo y por los gobernantes de los diferentes paises, a fin de tomar conciencia acerca de las grandes implicaciones éticas, sociales, económicas y organizativas de los trasplantes de organos y tejidos y que solo pueden ser resueltas en base al concenso social y a una decidida voluntad política.

La bendición del Papa Juan Pablo II a los participantes en el Congreso, fué un estímulo para que la Transplantation Society continúe avanzando hacia adelante en su camino de progresos, no solamente desde el punto de vista técnico y científico, sino sobre todo humano, a fin de disminuir el sufrimiento de la humanidad.

El factor limitante más importante es la escaces de donantes:


El Papa leyó un mensaje escuchado en el mundo entero através de la RAI y destacó el interés de la comunidad médica y científica internacional en seguir las enseñanzas morales de la Iglesia, señalando que la Iglesia a lo largo de la historia ha seguido muy de cerca todos los avances de la ciencia y de la técnica en el campo de los trasplantes y reconociendo que los trasplantes de órganos y tejidos, constituyen el más vivo ejemplo del servicio de la medicina en favor de la humanidad. El Papa, insistió en la necesidad crear una cultura universal a favor de la vida humana, invocando a la donación de organos, siempre que esta se realice de una manera ética y aceptable , como la mejor forma de ofrecer una alternativa de vida a los miles de enfermos que de otro modo no tienen otra posibilidad de sobrevivir.

Aportes potenciales de la ingeniería genética en los trasplantes y necesidad de concensar criterios en relación a la obtención del material genético:

El Profesor Nicole Suciu Foca de la Universidad de la Sapienza en Roma, señaló que el sueño de todos los científicos que desde siempre han trabajado en el campo de los trasplantes, es lograr una tolerancia inmunológica que permita evitar el rechazo de los órganos trasplantados y protejer de este modo a los pacientes de los efectos colaterales de las drogas inmunosupresoras actualmente utilizadas. El Profesor Suciu Foca indicó que con las actuales técnicas de ingeniería genética, lograr esta tolerancia inmunológica ya es posible y lejos de ser un sueño, ya es una realidad. El beneficio y el aporte de la ingeniería genética a la sociedad, supondría entre otras cosas la creación de animales transgénicos -cerdos a quienes se les implantan uno o más genes procedentes del hombre y responsables de regular la respuesta inmune, evitando las reacciones que llevan al rechazo- pudiendo posteriormente sus organos ser implantados en los seres humanos sin llegar a ser rechazados y resolviendo de este modo la escaces de organos para trasplante.

Ian Wilmut, uno de los investigadores que intervino en la clonación de la oveja Dolly, mostró por su parte los beneficios potenciales de la ingeniería genética en el campo de los trasplantes a partir de la clonación de Dolly, pero tambien reconoció que existen controversias desde el punto ético y social que deben ser primero resueltas, con una participación amplia de la sociedad en su conjunto y no solo de los científicos, la industria farmaceútica o los pacientes.

El Profesor Rafaello Cortesini, Presidente del Congreso, señaló que el debate ético en el campo de la ingeniería genética y los trasplantes, se limita a la obtención del material genético y a su procedencia, debiendo por ahora deshecharse la posibilidad de sacrificar embriones humanos como fuente de células estaminales con este fin . Esta misma opinión fué compartida por Monseñor Elio Sgreccia, quien también reconoció el enorme potencial de la ingeniería genética en beneficio de la humanidad. Concluyó Ian Wilmut señalando en que el debate debe ser público, pero llevado con mucha seriedad y responsabilidad, no en base a consultas populares ni referendums, sino en las Cámaras Legislativas y en el Parlamento de todos y cada uno de los paises, como ya ocurrió recientemente en Inglaterra.

En conclusión, no hay nada más alejado de la realidad que hablar de "agrios debates" entre la etica científica, social y religiosa ya que por el contrario, ahora más que nunca, se ha llegado a un grado de concenso tal que vale la pena ser tomado en cuenta.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |