Menu


¿Fuera todos?
Físicamente, sí. Espiritualmente, no: allí estaremos, con una oración, en los días de las votaciones


Por: P. Fernando Pascual | Fuente: Catholic.net



Los cardenales se reúnen, se “encierran”, para escoger al nuevo Papa. Nos viene la imagen de la Capilla Sixtina, en el Vaticano; los cardenales están sentados a los lados, y, de repente, uno grita: “Extra omnes!” (¡fuera todos!).

A lo largo de la historia la Iglesia ha emanando normas para garantizar una elección papal libre de presiones políticas, de intrigas humanas, de favoritismos, de pactos secretos. La normativa actual viene de Juan Pablo II, que publicó, en 1996, la constitución apostólica “Universi Dominici Gregis sobre la vacante de la sede apostólica y la elección del romano pontífice”.

En ella hay algunas novedades que no analizamos ahora por brevedad. Sólo nos fijamos en un “detalle”. Hasta ahora, los cardenales se reunían en algunas zonas de los aposentos pontificios y en la Capilla Sixtina los días dedicados a deliberar y escoger al obispo de Roma. Esos aposentos, sin embargo, no reúnen condiciones de alojamiento suficientes para el gran número de cardenales y para los de mayor edad o con algunas necesidades de tipo médico. Por lo mismo, en el actual cónclave se mantiene la tradición de discutir y votar en la Capilla Sixtina, pero la residencia de los cardenales se encuentra en la Casa Santa Marta (en latín Domus Sanctae Marthae), siempre dentro de los muros vaticanos.

A pesar de esta novedad, sigue en pie la idea del “encierro”: los cardenales estarán, durante los días de votaciones, aislados, sin prensa, sin teléfono, sin televisión, sin curiosos... “¡Fuera todos!”

En realidad, el “aislamiento” tiene un profundo sentido espiritual. Se trata de vivir los días de cónclave en un clima de oración, de escucha atenta al Espíritu Santo. El “¡fuera todos!” se convierte entonces en “¡pero no el Espíritu Santo!” En cierto modo, los cardenales intentan revivir la experiencia de la primera comunidad cristiana, cuando los discípulos oraban en común, junto con la Virgen María, cuando llegó, impetuoso, el Espíritu Santo (cf. Hechos de los apóstoles 1,14; 2,1-4).

En el Vaticano 115 cardenales van a vivir una intensa aventura espiritual. A ellos se unirán, en oración, 2 cardenales electores que, por enfermedad, no podrán venir a Roma. También estarán acompañados por aquellos cardenales que, por tener más de 80 años de edad, no entrarán en el cónclave, aunque muchos de ellos han podido participar en las reuniones de preparación de estos días.

En cierto modo, también los bautizados “estaremos allí”, con la oración constante que se eleva desde los distintos rincones del planeta. Con la confianza que nos viene de saber que Cristo seguirá con nosotros “hasta el fin del mundo” (Mt 28,20). Con la seguridad de que, unidos en la oración con María, la Madre de Jesús, el Espíritu Santo soplará fuerte dentro de una Capilla en la que han sido elegidos los últimos Papas. Con la certeza de que un hombre, débil, frágil, pero generoso, dará su “sí”.

Desde ese momento el nuevo Papa se convertirá en servidor de sus hermanos. Toda su vida estará dedicada a promover la unidad de la fe y de la caridad entre quienes han recibido un mismo bautismo y un mismo Espíritu. Como lo han hecho tantos obispos de Roma. Como lo ha hecho, hasta el último aliento de su vida, Juan Pablo II.

¿Fuera todos? Físicamente, sí. Espiritualmente, no: allí estaremos, con una oración, en los días de las votaciones. Y también en el día del anuncio público, alegre, que llegará al mundo entero: “Habemus Papam!” (¡Tenemos Papa!).


Información sobre el desarrollo del Cónclave 2005

El pasado sábado 16 de abril, durante un encuentro con los periodistas, el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Joaquín Navarro-Valls, informó acerca del desarrollo del cónclave.

"El lunes que viene -dijo-, 115 cardenales de 52 países, que representan a los cinco continentes, iniciarán el primer cónclave del III Milenio para elegir al 264 sucesor de Pedro, es decir, al 265 Papa de la historia de la Iglesia católica.

"Los cardenales se trasladarán a la Domus Sanctae Marthae mañana domingo, 17 de abril por la tarde, donde cenarán todos juntos.

"Como ya se anunció, el lunes a las 10,00, en la basílica vaticana, se celebrará la Santa Misa "para la elección del Romano Pontífice".

"El lunes a las 16,30, comenzará la procesión de los cardenales electores, que saliendo del Aula de las Bendiciones llegará a la Capilla Sixtina. Podréis seguir este rito en directo por televisión.

"El juramento de todos los cardenales electores tendrá lugar en la Capilla Sixtina. El cardenal decano leerá la fórmula de juramento, y posteriormente, cada cardenal pronunciará su nombre y poniendo la mano sobre el Evangelio, dirá: "Prometo, me obligo y juro". Estos días se ha hablado con frecuencia del vínculo de secreto para la elección del Papa. De todos modos, recuerdo que esta es solo una parte del juramento. Antes que nada se jura observar lo prescrito en la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis y después se jura -y leo- "que quien por disposición divina, sea elegido Romano Pontífice, se comprometerá a desempeñar fielmente el "munus Petrinum" de Pastor de la Iglesia universal".

"Después del juramento, el Maestro de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias intima el "extra omnes" y quien no participa en el cónclave abandona la Capilla Sixtina. Solo se quedan el Maestro de las Celebraciones Litúrgicas y el cardenal Tomas Spidlik, para la meditación, y una vez terminada, también ellos dejarán la Sixtina.

"Durante el cónclave, los cardenales seguirán el siguiente horario:

"A las 7,30 de la mañana, celebración o concelebración de la Santa Misa en la Domus Sanctae Marthae. A las 9,00 se encontrarán ya en la Capilla Sixtina. Allí rezarán las laudes de la Liturgia de las Horas e inmediatamente después tendrán lugar las votaciones según el ritual prescrito (dos votaciones por la mañana y dos por la tarde). Por la tarde las votaciones comenzarán a las 16,00. Al final de la segunda votación se rezarán las vísperas.

"Después de las dos votaciones de la mañana y de las dos votaciones vespertinas, las papeletas y los eventuales apuntes de los cardenales se quemarán en la estufa preparada dentro de la Capilla Sixtina. Por tanto, como horario puramente indicativo, las fumatas podrían tener lugar hacia las 12 y hacia las 19 horas (siempre que la elección del Papa no tenga lugar durante el primer escrutinio de la mañana o de la tarde, caso en que la fumata se anticiparía). De todas formas, está previsto que al mismo tiempo que la fumata blanca señala la elección, toquen también las campanas de San Pedro.

"Conocéis muy bien las "indicaciones de la constitución apostólica Universi Dominici Gregis por lo que se refiere a las votaciones. El "quorum" válido para la elección del Papa, es inicialmente de dos tercios. Después de tres días de votación sin elección, habrá una jornada sin votaciones dedicada a la reflexión y la oración. Pasado ese día se reanudarán las votaciones a lo largo de siete escrutinios eventuales a los que seguirán otra jornada de reflexión, otros siete escrutinios, otra pausa y otros siete escrutinios. Después de lo cual se decidirá , por mayoría absoluta, cómo proseguir, o sea por sufragio con mayoría absoluta o con el balotaje entre dos candidatos. Esto siempre que se llegue al 33 o 34 escrutinio sin resultados positivos.

"Por lo que se refiere a la primera votación, se decidirá después de la entrada en el cónclave, si es el caso de efectuarla ya en la misma tarde del lunes 18 de abril.

"El ámbito del cónclave comprende la Domus Sanctae Marthae y la Capilla Sixtina.

"Los cardenales podrán recorrer a pie, o si alguno lo prefiere en autobús el trayecto que costea el camino detrás de la basílica vaticana. Naturalmente no habrá personas a lo largo del recorrido. Los accesos al patio de San Dámaso se precintarán.

"Esos días los turistas no podrán subir a la cúpula de la basílica ni entrar en los jardines vaticanos.

"En cambio los peregrinos podrán visitar la tumba de Juan Pablo II durante el horario de apertura de las grutas vaticanas.

"Hoy acaban las congregaciones generales de los cardenales. Hago dos observaciones al final de estos encuentros: el clima de las congregaciones ha sido de gran familiaridad. Quizá era la expresión de la gran responsabilidad que todos los cardenales sienten en estos momentos. Se ha podido así llegar a un consenso muy amplio sobre los temas generales afrontados en las discusiones.

"Confirmo también que no se ha hablado de nombres en ninguna congregación".
OP/CONCLAVE/NAVARRO-VALLS VIS 050416 (820)


Datos el Cónclave 2005
 

  • Los Cardenales electores
  • que participarán en el cónclave serán 115




  •  
  • Dos Cardenales Electores no estarán disponibles para participar en el cónclave por razones de salud:



  •  
  • -

Cardenal Jaime Lachica Sin. Arzobispo emérito de Manila, Filipinas
- Cardenal Adolfo Antonio Suárez Rivera. Arzobispo emérito de Monterrey, México

 

 

 



  • Todos los Cardenale Electores excepto tres fueron nombrados por el Papa Juan Pablo II: Estos tres Cardenales, nombrados por el Papa Pablo VI, son:



  •  
  • -

 

 

 

Cardenal William Wakefield Baum. Penitenciario Mayor emérito de la Penitenciería Apostólica
- Cardenal Joseph Ratzinger. Prefecto emérito Congregación para la Doctrina de la Fe
- Cardenal Jaime Lachica Sin. Arzobispo emérito de Manila, Filipinas (ver nota arriba)

 

 



 


Envíe sus comentarios al P. Fernando Pascual

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Suscríbete a la Newsletter de Catholic.net
para recibir este servicio en tu e-mail

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si tienes alguna duda, conoces algún caso que quieras compartir, o quieres darnos tu opinión, te esperamos en los FOROS DE CATHOLIC NET donde siempre encontrarás a alguien al otro lado de la pantalla, que agradecerá tus comentarios y los enriquecerá con su propia experiencia.

 

 

 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!