Menu


Movimiento Fermento
Somos un movimiento que busca ser los brazos de Dios en el mundo


Por: Padre Alberto Hurtado | Fuente: fermento.tk



Somos un movimiento que busca ser los brazos de Dios en el mundo, llegando al igual que el Señor a encarnarnos en la realidad de los que sufren para que desde ahí podamos llevarlos a redescubrirse como verdaderos hijos de Dios. Él ha sacado de la oscuridad a la luz del mundo su opción más fuerte. Una opción de amor que se materializara en la medida que hagamos vida el mandato de amor que el mismo Jesús nos dejo, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”

Jesús se entrego por nosotros para que comprendiéramos la profundidad del verdadero amor. No hay verdadero amor sin sacrificio, sin darse totalmente, desinteresadamente, “No hay amor más grande que este “dar la vida por los amigos”. La oportunidad de dar nuestro amor a Él en una acción viva, tras comer el pan de vida.
Para ello se hizo hambriento, desnudo, despojado: Él tiene Hambre de pan, de justicia, hambre de dignidad humana...

Estaba desnudo: desnudo de esa consideración, de esa justicia, del reconocimiento de que también él es como nosotros, creado por la misma mano amorosa de Dios para amar y ser amado.
Estaba sin hogar y me diste cobijo: poder ayudar y educar a que cada uno pueda acceder a una vivienda más digna, organizandolos, asesorándolos y fomentando una convivencia más sana en la misma familia, al estilo de las comunidades de base.

Era analfabeto y me enseñaste: procurar un acercamiento a la cultura, riqueza de todos los pueblos, esta les abrirá las perspectivas del mundo y por ende las posibilidades frente a este.

El acompañamiento debe ser sincero y autentico sobre todo para aquellos que se encuentran más solos y abandonados ellos son los más pobres de entre los pobres, la soledad el no sentirse amado es la pobreza más profunda que puede existir, aun muchísimo más dura que la material.
Desahuciado, no sólo de una casa de ladrillo, sino abatido en una fría soledad. Arrojados a la calle, no queridos, no amados, preteridos. Los leprosos, los ciegos, los inválidos.

A la hora de hablar de la pobreza, ya que los “pobres” y “marginados” son parte de todas las sociedades, superando todo tipo de fronteras locales y nacionales.

"Cada integrante de este movimiento debe ser alguien que sabe “leer los signos de los tiempos”, entiende el mensaje de la historia y discierne a la luz de la llamada de Dios.

Comprende el amor divino por esos miles y miles de hermanos que luchan por su promoción y liberación. Es preciso saber leer los “signos de los tiempos”, escuchar la voz de Dios en la historia humana, y comprender que en este servicio al “pobre”, a los miles y miles de hombres que luchan por su promoción y liberación está implicado el servir a Dios mismo.

Nuestro apostolado social, nuestra lucha por la justicia es algo muy distinto, muy superior, a cualquier tipo de promoción meramente humana y supera esencialmente cualquier concepción filantrópica, sociológica o política: porque nos mueve a ello el amor de Dios en sí mismo y el amor de Dios en los hombres, y, en ese sentido, es obra eminentemente apostólica.

Debemos tener claro que:

Jesús tiene un proyecto, este “proyecto” de Jesús es inseparable de la “persona” de Jesús hasta tal punto que no se puede entender el proyecto ni vivir el proyecto (el Reino de Dios) si no se vive la vinculación con la persona. Y, a la inversa, pretender la vinculación con, Jesús, todo lo fervoroso que se quiere, sin tener muy claro y luchar muy firmemente por su causa, que es el Reino, no pesa de ser una ilusión engañosa en la que muchas personas de buena voluntad se pasan la vida, quizá derrochando generosidad, pero también seguramente perdiendo el tiempo.

Por eso Jesús afirma solemnemente que el Reino de Dios es para los pobres (Lc 6, 20) los que se ven perseguidos, maltratados y ofendidos (Mt 5, 10-11). Porque de sobra sabemos que los pobres, los perseguidos, los que se ven difamados y privados de sus derechos, esos son, por lo general, los que más sufren en este mundo.

Visita nuestra página web en: www.fermento.tk







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |