Menu



Lugares arqueológicos en Israel

Beit Shemesh - Ciudad bíblica en el limite entre Juda y la nacion filistea
Beit Shemesh es mencionada en la Biblia en relación a la devolución del Arca de la Alianza por parte de los filisteos, que la habían capturado en la batalla de Even-Ezer


Por: Hillel Geva | Fuente: www.mfa.gov.il



El Tel (montículo) Beit Shemesh cubre alrededor de 3 hectáreas de un monte cerca de la moderna ciudad de Beit Shemesh, a unos 20 km. al oeste de Jerusalem. Da sobre el Valle de Sorek, que se transforma aquí en un fértil valle.

El nombre Beit Shemesh (Casa del Sol) sugiere la deidad que fuera adorada por los habitantes cananeos de la antigua ciudad. La identificación del montículo con la Beit Shemesh bíblica se basa en la descripción geográfica de la Biblia, en el Onomasticón de Eusebio (siglo IV EC) y en el nombre de la aldea árabe Ein Shams, que conserva el antiguo nombre.

La Biblia menciona a Beit Shemesh al describir el límite norte de la Tribu de Judá (Josué 15:10-11) y como una ciudad levítica en el territorio de Judá (Josué 21:16). Beit Shemesh es mencionada también en relación a la devolución del Arca de la Alianza por parte de los filisteos, que la habían capturado en la batalla de Even-Ezer. El arca fue colocada en un carro tirado por vacas en la ciudad filistea de Ekrón y enviada por el Nájal Sorek a Beit Shemesh:

Y las vacas se encaminaron por el camino de Beit Shemesh, y seguían camino recto, andando y bramando, sin apartarse ni a derecha ni a izquierda; y los príncipes de los filisteos fueron tras ellas hasta el límite de Beit Shemesh.
(I Samuel 6:12)

A comienzos del siglo VIII AEC, Beit Shemesh llegó a ser estratégicamente importante porque controlaba el acceso por el oeste al reino de Judá y el camino a su capital, Jerusalem. Fue aquí que tuvo lugar la batalla entre Amasías, rey de Judá, y Joás, rey de Israel (II Reyes 14:11-13). Poco después Beit Shemesh pasó a control filisteo, pero volvió al reino de Judá bajo Ezequías. La ciudad fue destruida por Senaquerib en el año 701 AEC.

Las fuentes talmúdicas describen a Beit Shemesh como una pequeña aldea; en el período bizantino se construyó un gran monasterio fortificado en la parte sureste del tel.

Excavaciones realizadas en Beit Shemesh a comienzos del siglo XX y durante la década del 30 pusieron al descubierto grandes partes del tel, llegando hasta la roca misma. Fueron descubiertas ruinas de varias ciudades sucesivas de la Edad de Bronce y la Edad de Hierro. Pero dichas excavaciones tempranas, en parte túneles cavados a lo largo de los muros de la ciudad, no produjeron resultados claros. El objetivo de las nuevas excavaciones, iniciadas en 1990, es arrojar más luz sobre la historia de la antigua Beit Shemesh.

Las excavaciones actuales se centran en las partes norte y sur del tel, que permanecieron en gran medida intactas. Ya en la primera temporada, se descubrieron las ruinas de algunos impresionantes edificios de la Edad de Hierro, que indican la importancia de la ciudad. En los próximos años la expedición planea dejar al descubierto los restos de la ciudad cananea que precedió a la israelita.


El Periodo de los Jueces (siglos XII - XI AEC)

Restos de una gran estructura, probablemente un edificio público, fueron puestos al descubierto en la ladera del montículo. Sus murallas, construidas de grandes piedras, indican que tenía un segundo piso. Había también un gran patio empedrado rodeado por muchas habitaciones. Al este de este edificio había muchos edificios sencillos cuyo techo era sostenido por pilares de madera sobre cimientos de piedra. Grandes piedras de molienda y hornos de arcilla dan testimonio de la vida cotidiana de sus habitantes. La ciudad fue destruida (el evento se desconoce) y sus casas quedaron enterradas bajo una gruesa capa de cenizas y ladrillos.

La alfarería empleada por los habitantes de Beit Shemesh durante este período pertenece a la tradición cananea y filistea. Pero los huesos de los animales que consumían corresponden a la dieta típica de los israelitas que habitaban en una zona montañosa. Esos hallazgos indican las influencias culturales de los habitantes de esta ciudad de frontera; es difícil, sin embargo, determinar la identidad étnica específica de éstos - cananea, filistea o israelita.


El Periodo del Reino Unido y del Reino de Juda (siglos X - VII AEC)

En el siglo X AEC, probablemente durante el reinado de Salomón, Beit Shemesh fue reconstruida y sirvió al reino como centro administrativo regional. Las ruinas son evidencia de una considerable planificación e inversión financiera en los edificios. La ciudad estaba rodeada por imponentes fortificaciones y el abastecimiento de agua estaba garantizado por medio de un depósito subterráneo. En el centro de la zona residencial densamente construida había un gran edificio (250 m2) con varias salas alargadas, probablemente un almacén público.

Un elaborado sistema de fortificaciones del siglo X AEC fue descubierto en la parte noreste del tel. El principal elemento es una torre con dos muros perpendiculares muy anchos, cada uno de 1,5 metros de largo, construidos de piedras particularmente grandes. Un pasaje cubierto oculto (poterna) en el muro de la ciudad, al oeste de la torre, servía de vía de escape de la misma. Un muro de casamatas se extiende desde el lado este de la fortificación y se supone que debe haber rodeado toda la ciudad. La imponente torre estaba construida de grandes piedras y se dirigía hacia el exterior. Este muro, que quedó expuesto durante las excavaciones anteriores, se atribuyó erróneamente a la Edad de Bronce (2o milenio AEC); ahora queda en claro que formaba parte integral de las fortificaciones de la ciudad israelita.

Durante el siglo IX y comienzos del siglo VIII AEC, se construyó un puesto de guarda en el muro de la ciudad donde había estado el complejo de la fortificación israelita. Este puesto daba un acceso directo a las fuentes permanentes de agua en el Valle Sorek y a la ruta que corría por ese valle. El puesto de guarda tenía dos pares de cámaras abiertas, una frente a la otra con un pasadizo entre ambas; detrás del pasadizo se construyó un canal de agua. La parte inferior del puesto de guarda estaba construido de grandes piedras y la estructura superior de ladrillos. Dentro del portón de la ciudad había una plaza que probablemente servía como centro de la vida pública de la ciudad.

En la parte sur del lugar se descubrió una gran zona que fue usada para la actividad comercial y para el almacenamiento de las mercancías. Los edificios contenían fragmentos de numerosas vasijas de acopio destruidas en una conflagración a comienzos del siglo VIII AEC.

Durante el siglo VIII AEC, los habitantes de Beit Shemesh se dedicaron a la producción de aceite, tanto para su uso propio como para la exportación. Fueron descubiertos restos de prensas de aceite que contenían grandes cubos de piedra en los que se trituraban las aceitunas, profundos recipientes de piedra para las cestas con aceitunas trituradas y grandes pesas de piedra que colgaban de las vigas de madera para prensar el aceite de las olivas.


El sistema de agua

Detrás de la plaza en las puertas de la ciudad, los excavadores encontraron un gran reservorio subterráneo - un hallazgo único - que hasta ahora no se había encontrado en ninguno de los sistemas de agua del período bíblico.

El reservorio excavado en la roca es cruciforme, cubierto con un grueso estuco hidráulico. El largo de cada uno de sus brazos es de 9 m. y su ancho es 2 a 4 m.; tiene 6 metros de altura y una capacidad de 800 metros cúbicos. Desde la apertura superior del depósito, cerca del portón de la ciudad, uno puede descender por una ancha escalinata, hecha de grandes piedras, que da dos vueltas alrededor de la pila. En el fondo hay una angosta abertura cubierta por tres piedras grandes cortadas cuidadosamente en forma de cigarro. A través de esta abertura uno entra al brazo noroeste del depósito, que se llenaba con el agua de lluvia reunida en la plaza de arriba (que fluía por las escaleras estucadas y un canal que corría a su lado). También el canal debajo del portón de la ciudad se vaciaba en el depósito.

Beit Shemesh fue destruida por el rey asirio Senaquerib en su campaña contra Judá en el año 701 AEC, y abandonada. Pero en el siglo VII AEC algunas familias judías regresaron, restauraron el depósito y vivieron durante un tiempo en su vecindad. Muchas vasijas, que se rompieron al sacar agua, quedaron incrustadas en la gruesa capa de sedimento acumulada en el fondo del depósito. En un banco tallado en la roca a la entrada del depósito se encontraron dos jarras y una olla, que obviamente quedaron en el lugar dejados por los últimos habitantes de Beit Shemesh.

Este intento de familias judías de asentarse en Beit Shemesh nuevamente agravió a los vecinos filisteos y/o a los asirios gobernantes. Para asegurar el abandono de esta ciudad fronteriza bloquearon deliberadamente la entrada del embalse con 150 toneladas de tierra y escombros.



Las excavaciones fueron conducidas por S. Bunimovitz y Z. Lederman en nombre de la Universidad Bar-Ilán, Ramat Gan; Universidad Ben-Gurión del Néguev, Beer Sheva y la Universidad de Tel Aviv.



 

Imagen: Entrada del sistema de agua





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!