Menu


Sociedad Misionera de Cristo Rey
"Cuyo fin es, procurar intensamente la santificación del prójimo en cualquier parte del mundo".


Fuente: Sociedad Misionera de Cristo Rey




Es un hecho doloroso que la mayor parte de los hombres viven hoy alejados de Dios y de la Iglesia. Casi toda la manera de pensar y vivir y la vida pública se separan cada vez más de la fe cristiana. En muchos lugares se ha llegado a la apostasía general, incluso a la subversión completa del orden natural y de la ley natural impresa por Dios en la naturaleza humana.

En esta situación del mundo contemporáneo, tan necesitado de evangelización, nace la Sociedad Misionera de Cristo Rey. Esta Sociedad Misionera no tiene otro deseo que trabajar con todas sus fuerzas para que de nuevo la vida privada y pública vuelva a conformarse con el Evangelio y que todos los hombres, llamados a la vida divina, vuelvan a Cristo como miembros vivos de la Santa Iglesia.

Por ese motivo la Sociedad Misionera de Cristo Rey quiere consagrarse a la evangelización y recristianización de los hombres, de las familias, de toda la sociedad humana, con un afán universal, ya que el bien cuanto más universal es más divino. No está circunscrita en su apostolado a una diócesis, región o nación, sino que su fin es el de la Iglesia universal. Su espíritu misionero la lleva a seguir la voz del Papa y de la Jerarquía católica, para trabajar en cualquier parte del mundo donde sea más necesario su apostolado. El Papa actual acaba de repetirnos en el domingo de Pentecostés: "El empeño misionero no tiene plazos e implica a todos los miembros de la comunidad cristiana, hoy como en los comienzos de la Iglesia".

La Sociedad Misionera de Cristo Rey desearía ser para nuestro tiempo como un don del Corazón misionero de Jesús. La regla primera que define su espíritu dice así: "El fin de nuestra Sociedad Misionera es, no solamente atender a la propia perfección cristiana sino con la misma gracia divina, procurar intensamente la santificación del prójimo en cualquiera parte del mundo donde se espera más servicio de Dios".

¿Quénes la integran?

La Sociedad Misionera de Cristo Rey es una Sociedad sacerdotal de vida apostólica, pero admite también a miembros seglares que busquen la perfección evangélica, según el espíritu de la Sociedad, vivan su mismo fin misionero y colaboren con la Sociedad en su apostolado, conforme a sus reglas particulares y bajo su obediencia.

¿Qué apostolados ejerce en la actualidad la Sociedad Misionera de Cristo Rey?

Nuestros sacerdotes trabajan en la actualidad en:


  • Catorce parroquias en la serranía de Cuenca y tres parroquias en la Mancha, de la misma diócesis conquense.


  • Una Escuela Apostólica para la formación y el fomento de vocaciones misioneras. En ella completan los candidatos los estudios de enseñanza media y los estudios de Filosofía y Espiritualidad. Los estudios de Teología los realizan en los seminarios diocesanos o en las universidades eclesiásticas según las indicaciones de los señores obispos.


  • Un Colegio de enseñanza, gestionado por la Fundación Padre Piulachs que depende de la Sociedad Misionera, cuyo nombre es el de Corazón Inmaculado de María. Se imparten en él desde los estudios primarios hasta el ingreso en la universidad o el mundo del trabajo. Los alumnos matriculados son 500. (Tanto la Escuela Apostólica como el Colegio, están situados en pleno campo, en la villa de Sentmenat muy próxima a Barcelona).


  • La Asociación Unión Seglar de San Antonio María Claret, para familias. Asociación Juvenil San Luis Gonzaga y congregación mariana "María Reina y Madre" para jóvenes.


  • Catorce turnos de Adoración Nocturna, misiones populares y ejercicios espirituales, catequesis...


  • Colonias infantiles y campamentos durante el verano.


  • La revista AVE MARÍA, que es la revista mensual mariana de mayor difusión en lengua española.


  • Visita la página de

Sociedad Misionera de Cristo Rey






 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!