Menu


Misioneros Oblatos de María Inmaculada
Sus Constituciones y Reglas reflejan la gracia y la sabiduría iniciales del Fundador, Eugenio de Mazenod, y manifiestan su dinamismo ante las urgencias del mundo de hoy.


Por: OMI Paraguay |




Hay muchas maneras de conocer a los Oblatos. Sus compromisos revelan lo que son.
Sus santos viven su ideal. Sus Constituciones y Reglas reflejan la gracia y la sabiduría iniciales del Fundador, Eugenio de Mazenod, y manifiestan su dinamismo ante las urgencias del mundo de hoy.

Nuestra Llamada
El llamamiento de Jesucristo, que se deja oír en la Iglesia a través de las necesidades de salvación de los hombres, congrega a los Misioneros Oblatos de María Inmaculada y los invita a seguirle y tomar parte en su misión por la palabra y por la acción.

Seguir a Jesucristo
"Escogidos para anunciar el evangelio de Dios" (Rom. 1, 1) los Oblatos lo dejan todo para seguir a Jesucristo. Para ser sus cooperadores, se sienten obligados a conocerle más íntimamente, a identificase con él y a dejarle vivir en sí mismos. Esforzándose por reproducirle en la propia vida...

Con los más abandonados
La congregación entera es misionera. Su primer servicio en la Iglesia es de anunciar a Cristo y su Reino a los más abandonados. Lleva la Buena Noticia a los Pueblos que todavía no la han recibido y les ayuda a descubrir a la luz del Evangelio los valores que poseen. Donde la Iglesia está ya implantada, los Oblatos se consagran a los grupos más alejados de ella.

Para despertar la fe.
Lo intentan todo para suscitar o despertar la fe de aquellos a quienes son enviados, haciéndoles descubrir "quién es Cristo". Están siempre dispuestos a responder a las necesidades más urgentes de la Iglesia mediante varias formas de testimonios y ministerios...

Con audacia, humildad y confianza
Siempre cerca de la gente con la que trabajan, los Oblatos prestarán constantemente atención a las aspiraciones de la misma y a los valores que posee. No temerán presentar con claridad las exigencias del Evangelio y abrirán con audacia nuevos caminos para que el mensaje de salvación llegue a todos los hombres.

De una manera radical
Como lo exige su misión, los Oblatos quieren seguir de forma radical el ejemplo de Jesús que fue casto pobre y rescató el mundo con su obediencia. Así pues, por un don del Padre, escogen el camino de los consejos evangélicos.

Una vida unificada
Los Oblatos realizan la unidad de su vida sólo en Jesucristo y por Él. Están comprometidos en tareas apostólicas muy variadas y, al mismo tiempo, cada acto de su vida es ocasión de un encuentro con Cristo que por ellos se da a los otros, y por los otros, a ellos.

Vivida como una oración
Como misioneros, alabamos al Señor según las variadas inspiraciones del Espíritu: llevamos ante Él la carga cotidiana de nuestra preocupación por aquellos a quienes somos enviados (cf. 2 cor 11, 28). Nuestra vida entera es oración para que el Reino venga a nosotros y por nosotros.

Comunidad y Misión
Cumplimos nuestra misión en y por la comunidad a la que pertenecemos. Nuestras comunidades tienen, por tanto, carácter apostólico... A medida que va creciendo nuestra comunión de espíritu y corazón, damos testimonio ante los hombres de que Jesús vive en medio de nosotros y nos mantiene unidos para enviarnos a anunciar su Reino.

Con María Inmaculada
María inmaculada es la patrona de la Congregación. Dócil al Espíritu, se consagró enteramente, como sierva humilde, a la persona y a la obra del salvador. En la Virgen que recibe a Cristo para darlo al mundo del que es única esperanza, los Oblatos reconocen el modelo de la fe de la Iglesia y de la suya propia.



Visita la página Misioneros Oblatos de María Inmaculada, Provincia de Paraguay





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!