Menu


Plácido Domingo Canta Inspirándose en poesías de Juan Pablo II
Producen un áblum de canciones titulado Amor infinito en el que el Maestro Plácido Domingo, canta inspirado en la obra de Juan Pablo II


Por: VIS | Fuente: Vatican.va



CIUDAD DEL VATICANO, 28 NOV 2008 (VIS).-Esta mañana en la Oficina de Prensa de la Santa Sede se presentó el Album "Amor infinito" - Canciones inspiradas en las poesías de Juan Pablo II - Karol Wojty(a (ed. Deutsche Grammophon) del Maestro Plácido Domingo.

Intervinieron en la rueda de prensa el obispo Giampaolo Crepaldi, secretario del Pontificio Consejo Justicia y Paz; el Maestro Plácido Domingo; Mons. Giuseppe A. Scotti, presidente del Consejo de Administración de la Librería Editora Vaticana; Michael Lang, presidente de la Deutsche Grammophon; Fernando Marín, presidente de Tredici S.p.A. y Adrian Berwick, Productor Ejecutivo del proyecto "Amor infinito" (Tredici, S.p.A.).

El obispo Crepaldi afirmó que "esta singular iniciativa que se presenta hoy reúne dos artes, la poesía y la música, que combinadas, han producido un álbum de canciones titulado "Amor infinito".

"La escucha de las canciones, magníficamente interpretadas por el Maestro Plácido Domingo y por la London Symphony Orchestra -dijo-, recuerdan a Juan Pablo II y toda su vida, a menudo marcada por momentos dramáticos, vivida con la pasión de Dios y del ser humano. Cuál es el secreto de esta poesía wojtyliana, traducida también en tantos textos poéticos? El punto de partida -afirmó- es este: para Juan Pablo II todo nace de un sí de Dios al ser humano, de un diseño de amor infinito de Dios. El sí de Dios al ser humano significa un sí a su dignidad, a sus auténticas necesidades. Significa un sí al mondo y a todo lo que hay de bello, de bueno, de justo en la vida".

El secretario del Pontificio Consejo Justicia y Paz subrayó que "con su sí al ser humano Dios lo toma como de la mano y lo eleva por encima de todas las cosas creadas. Le asigna un destino de eternidad. La luz del sí de Dios al ser humano ilumina, por tanto, toda su existencia, hace comprender mejor quién es y cuál es su destino. Hace entender mejor el verdadero valor de las relaciones entre los hombres: la referencia a la común filiación y fraternidad ayuda a la gramática de las relaciones humanas, de modo que se conformen a la dignidad de la persona y a su verdadero bien".

"El sí originario de Dios nos dice -continuó- que llama al ser humano amándolo, lo convoca sacrificándose, y esto es algo inaudito entre las religiones, excepto para el cristianismo. En la fuente del cristianismo no existe un sí del ser humano a Dios, sino todo lo contrario".

El obispo Crepaldi concluyó afirmando que los textos de las canciones tocan muchos temas -afectos familiares, trabajo, guerra, patria(-, pero todos se inspiran en el sí de Dios al ser humano, en el amor infinito de Dios".

A continuación monseñor Scotti explicó que "Amor infinito" es un álbum que "retoma con gran respeto las palabras de las composiciones poéticas de Karol Wojtyla para exaltarlas, llevándolas a través de la música y el canto, (...) pero en su raíz hay un encuentro. Es el encuentro de Domingo con un hombre, un creyente, un Papa, que le mostró una perspectiva de vida. De ahí que un artista, acostumbrado a descifrar personas y cosas con el prisma del arte, se haya sentido conmovido y fascinado por otro hombre, un Papa que le ha ofrecido un punto de vista verdadero y digno de atención".

"Haciéndose eco de Karol Wojtyla, Plácido Domingo nos dice con la fuerza arrolladora de su canto que "el mundo está lleno de fuerzas ocultas que valerosamente enumero y nombro" para añadir acto seguido que "este amor explica todo, este amor es todo para mí" y, sin miedo, afirmar con el mismo orgullo de Juan Pablo II que "Jesús vino a este mundo para enseñarnos el amor de Dios".

"Con este álbum de Domingo se cumplen de alguna forma -agregó monseñor Scotti- las palabras de Benedicto XVI durante la XIII sesión pública de las Academias Pontificias, el pasado 25 de noviembre: "Hay que volver a comprender la estrecha conexión que une la búsqueda de la belleza con la de la verdad y la bondad".

"El trabajo de Domingo nos hace comprender que no hemos excavado suficientemente todavía en la rica herencia humana, cultural y espiritual que Wojyla hizo entrever y que nos ayuda a entender (...) que nos han confiado el mundo y la historia y que ahora ha llegado nuestro turno de ser artífices y constructores de un futuro donde las personas y la naturaleza se reconcilien consigo mismos y con Dios, como lo confirman los trágicos acontecimientos de estos días a los que asistimos atónitos".





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |